¿Qué somos?

Y ahí estás… En medio de la nada preguntándote a ti misma… ¿Qué somos? Sí, llevas un tiempo saliendo con él, se divierten, se entienden, conoces a sus amigos él conoce a los tuyos, el sexo es increíble y no pasa un sólo día en el que no sepas de él. Pero… ¿Qué son? ¿Amigos, novios, amantes? Hacer esta pregunta puede resultar difícil, más aún si temes que la respuesta sea negativa, quizá alguno de los dos si quiera algo serio y el otro no, y muchas veces la omites por temor a que él salga huyendo o a que cambie algo entre ustedes.

Hoy en día las relaciones de pareja se han vuelto complicadas y la etapa de “nos estamos conociendo” se ha vuelto casi eterna, digo, no es que las etiquetas importen mucho; sin embargo, es bueno definir (desde un principio) lo que uno quiere con el otro para así evitar que alguno de los dos salga lastimado. Si antes de comenzar la “relación” establecieron y aceptaron los “términos y condiciones” -sí, esos que casi nunca lees o no les prestas atención y sólo aceptas con tal de que todo inicie-, no tienes ningún problema. No obstante, las “reglas” pueden cambiar dependiendo de cómo se ha desarrollado la relación entre ambos.

Lo primero y más importante que tienes que hacer es ir directo con él. Olvídate de acudir a sus amistades o de adivinar señales donde quizá no las hay. Platiquen y definan qué es lo que quiere cada uno del otro, sus planes a corto y largo plazo y, si ambos están en el mismo canal, adelante. Si no, piensen si a pesar de no estar conectados quieren seguir con la relación. Ejerzan la sinceridad al momento de exponer sus sentimientos, que no te de miedo hacerle saber que tus emociones cambiaron hacia él, no importa cuál sea su reacción, lo importante es que dependiendo de ésta, sabrás si quieres seguir o no. Redefinan los “términos y condiciones”, si uno de los dos ya no está de acuerdo lo mejor es alejarse.

Quítate el miedo de encima y atrévete a preguntarle, tal vez él también esté pasando por la misma situación y el resultado será lo que esperabas. Si no es así, te servirá para definir de una vez por todas a dónde quieres llevar la relación y sobre todo, a frenar las ilusiones que empezaban a formarse. Si ambos no definen bien lo que quieren pero desean continuar con la relación, dejen que todo fluya y el tiempo decida, la mayoría de los vínculos más fuertes comienzan así.

¡Nos vemos en el próximo artículo de Love affairs!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s