Eyaculación femenina. ¡Squirt!

mujerr

¡Squirt, squirt, squirt!

De acuerdo al tantra, las mujeres son capaces de eyacular, esto se consigue con la estimulación del punto G; también llamado “próstata femenina”. Alrededor de ella, se encuentran las glándulas skene que producen el líquido eyaculatorio. El fluido se transporta a través de canales que pasan por la uretra.

Existen casos en los cuales las mujeres confunden el líquido eyaculatorio con la orina y en parte eso es cierto. Estudios han revelado que contiene glucosa y una enzima llamada fosfatasa ácida prostática, componente del semen. También incluye urea y creatinina que son componentes de la orina, obviamente en cantidades pequeñas que se agregan durante el camino a la uretra y son expulsados durante la eyaculación.

¿Cómo identificar este líquido?

Es un fluido transparente que posee un olor dulce y tiene la misma consistencia que la orina. El olor y el sabor son iguales en todas las mujeres; a diferencia de la lubricación que suele ser más acuosa y el sabor varía dependiendo de la dieta que se lleve o a la fase del ciclo menstrual.

¿Cómo provocar la eyaculación?

Lo primero es que dejes a un lado las creencias que eyacular trae consigo, olvídate de que te vas a hacer pipí, que mojarás todo, o lo que pensará tu pareja de ti. Simplemente déjate llevar y entrégate al placer que este tipo de orgasmo te ofrece; además, será el orgasmo de mayor intensidad que podrás experimentar.

  • Localiza el punto G para estimularlo tú misma y después, poder enseñarle a tu pareja.
  • Recuéstate boca arriba con las piernas abiertas. Introduce los dedos anular y medio en dirección al ombligo.
  • A unos pocos centímetros de profundidad, justo atrás del hueso del pubis encontrarás el punto G. Podrás identificarlo por su textura distinta al de la pared vaginal y porque al estimularlo sentirás ganas de orinar. -Tranquilízate, no lo harás, relaja el cuerpo.-
  • Masajea suavemente de arriba hacia abajo sin despegar los dedos del punto G. Puedes incrementar el ritmo pero no la fuerza, ya que esta zona es tan sensible que con suavidad podrás lograr sentir rico, no necesitas más. Si haces otro tipo de estimulación, resultará molesto, arderá o dejará la zona muy sensible al grado de sentirte incómoda.
  • Es importante mencionar que tal vez no eyacules la primera vez que lo hagas, más no significa que no seas capaz de hacerlo. Inténtalo hasta que salga -literal-.
  • Es esencial que te enfoques también en la respiración que resulta benéfica para llegar al orgasmo. Inhala y exhala únicamente por la nariz y permite que el placer entre en cada célula de tu cuerpo.
  • Si de plano no ocurre nada, puedes acudir a un especialista para que te oriente e identifique que es lo que sucede.

No puedes saber lo que te gusta y cómo te gusta si no te permites vivir la experiencia. ¡Tócate, tócate, tócate! Los organismos del punto G resultan ser muy intensos. ¿Ready? ¡Go!

¡Próximamente un artículo con más sobre la eyaculación femenina!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s