¿Selfiar o vapear?

¿Selfiar-o-vapear

La palabra que definió al año 2013 fue “selfie” según el diccionario Oxford. Era obvio de que antes de que Oxford lo dijera al mundo, ya teníamos miles de auto retratos en todos los lugares que visitábamos, solos o con amigos. La palabra selfie la hemos acuñado como parte de nuestro vocabulario y vida cotidiana, ¡hasta canción tiene! Aún sigue estando de moda y en práctica, aunque la euforia ha bajado un poco.

Por otro lado, la palabra que definió al 2014 fue “vaping”, en español es “vapear o vaporear”, significa fumar a través de aparatos electrónicos que no generan humo ni olores, sino vapor y  tienen nicotina. En pocas palabras, cigarros electrónicos. Estamos en 2015 y eh visto a personas que consumen este tipo de aparatos; sin embargo, en México se ha prohibido su venta y utilización.

El año pasado, la Comisión Federal contra la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) determinó que la importación, distribución y venta de cigarrillos electrónicos o dispositivos para vapear (checa aquí el video) están prohibidos en el país hasta que no se determine que éstos no son dañinos o que verdaderamente ayudan a dejar el hábito de fumar (y que no sólo trasladan a otro dispositivo la adicción a la nicotina).

Por ejemplo, en la Unión Europea y Estados Unidos ha habido intentos por legislar estos dispositivos e incluso sacarle provecho al ponerles un impuesto de hasta 95% del costo; en otros países, se discute si clasificarlos como medicamento para dejar de fumar, mientras que en otros más se trabaja en acotar su uso a ciertos espacios públicos y edades.

Hace unos días, científicos de la Universidad Estatal de Portland presentaron un nuevo estudio acerca de si el vaping es más dañino que fumar, en el cual se determinó que el vapear a alto voltaje o temperatura (los dispositivos tienen una válvula reguladora) sí genera  altos niveles de formaldehido y eleva las posibilidades de desarrollar cáncer, en comparación con un cigarrillo común. Sin embargo, esto sucede sólo si se hace a altos voltajes, lo cual nadie acostumbra porque, dicen los que saben, el sabor sería horrible. El debate otra vez salió a la luz en los medios porque algunos de ellos malinterpretaron el estudio (a decir de los mismos científicos) al afirmar que vapear era más cancerígeno que fumar.

El caso es que en esos mismos días, en México la Cofepris decomisó 10,000 cigarrillos electrónicos en tiendas de Interlomas y Las Lomas, y las clausuró por violar la legislación vigente.

Keep calm and take a selfie

Aún no sabemos hacia dónde se inclinará la industria. Parece que está en pleno proceso de modernización, pero hay muchos agentes con intereses de por medio. Por el lado de los organismos de salud, el miedo radica en que el acto de fumar se vuelva nuevamente glamoroso a través del vaping, después de años de haber realizado inversiones millonarias para hacerlo ver como algo feo y dañino.

Por lo pronto, las grandes tabacaleras han comprado participaciones en empresas productoras de cigarrillos electrónicos, por si el asunto se flexibiliza y el mercado se dispara.

visto en http://www.estoespurpura.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s