Adicción a las series de televisión

adiccionalasseriesdetelevisionLas series de TV nunca faltan en las cenas o conversaciones de sobremesa, y es que todos tenemos una que es nuestra favorita. Y si no la tienes, estás out, por lo menos en las pláticas con los amigos. Estar enganchada a una serie está de moda. Culebrones 3.0, sal y pimienta, chile y limón de las reuniones.

Hablar de series parece una competencia interminable. Una carrera contra el tiempo que nunca se gana porque siempre salen nuevos títulos, nuevos capítulos o temporadas completas que hay que devorar antes que los otros porque, recuerden esto: más vale ser spoiler que ser spoileado. O como dijo Frank Underwood en House of Cards, ”solo hay una regla: cazar o ser cazado”.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Texas en Austin, publicada muy recientemente por el Daily Mail, ver series compulsivamente está muy relacionado con la depresión, la obesidad y la soledad. Por ejemplo, “cuando un capítulo de una serie termina en Netflix, 15 segundos después se inicia automáticamente el siguiente episodio”, algo que a los espectadores se les hace difícil resistir, refiere el estudio.

Cortas o largas, las series requieren dejar atrás valiosas horas de vida social, de sueño, de lectura y de actividad física; lo que, por supuesto, nos aleja de nuestro entorno familiar, nos evade de la realidad y nos deja de regalo unos kilitos más.

¡Lo sabía, no tenía que venir a decírmelo la Universidad de Texas! Sólo un forever alone puede saber casi de memoria decenas de frases o capítulos, o echarse en una o dos noches todos los episodios de la última temporada (sin ánimos de ofender a nadie), lo cual me deja más tranquila a la hora de no poder competir en la conversación con el amigo que ya las vio todas.

Zombies y lo que falta…

No sé si las redes sociales han contribuido a expandir el furor por las series, pero lo que sí es que hay un parteaguas con la llegada de Netflix, donde las temporadas completas están disponibles a la hora que se nos antoje. ¡Y nuestras noches de insomnio lo saben! El negocio de producir estas historias fuera de los grandes estudios y transmitirlas vía streaming es ya en sí algo innovador en la industria. Para darles una idea, el año pasado, esa empresa cerró con 54 millones de clientes y aún va para mucho más.

Por lo pronto, febrero se ve rudo para los adictos a las series. Por un lado, ya empezó la quinta temporada de The Walking Dead y se estrenó Better Call Saul, que es una especie de precuela de Breaking Bad. Pero el evento más relevante (al menos para mí) es la reaparición, después de un año, de la pareja presidencial de sangre fría Francis-Claire, sujetos de todos nuestros odios y admiraciones, en la tercera temporada de House of Cards.

El final de Mad Men y el estreno de la nueva temporada de Games of Thrones están en la lista para los próximos meses, y seguramente otras historias más de las cuales ya estaremos reflexionando en la mesa con nuestros cuates. Algunas de estas historias se sirven con vino y otras con chelas, pero no se vayan a emocionar y se sirvan la meta azul de Breaking Bad.

Mejor díganme, ¿ustedes qué serie se toman?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s