El síndrome de Frégoli

sindromeAcabas de tener un problema con tu jefe; de camino a casa, vas en el transporte público y al voltear te das cuenta de que tu jefe está ahí, tratas de evitarlo y sales huyendo. Al tomar las escaleras eléctricas para salir, te das cuenta de que lo tienes justo atrás de ti, pero está vestido de forma distinta, está de vestido de mujer, ¿Real? Sales de la estación y te das cuenta que todas las personas que transitan por la calle tienen la cara de tu jefe. La señora que vende dulces, el del puesto de tacos, el que vende periódico y hasta la que te pide dinero para donar a una ONG.

Esto que acabo de describir es lo que le sucede a las personas que sufren el síndrome de Frégoli. Es un síndrome que además de sonar “curioso”, es en demasía perturbador para quién lo sufre y para los que lo rodean. Las personas extrañas al que lo padece adquieren el rostro de la misma persona, todo aquel que se cruce en su camino tendrá la misma cara. Este síndrome se descubrió en 1927. Cuando P. Courbon y G. Fall intentaron tratar a una joven londinense que afirmaba ser perseguida por dos actores que había visto en el teatro. Pocos días después, no dejaba de decir que todo el mundo había adquirido la forma de aquellas dos caras.

El nombre para este trastorno se tomó de una persona real, de un actor italiano llamado Leopoldo Frégoli, que tenía la habilidad de hacer rapidísimos cambios de apariencia en medio del teatro. En un abrir y cerrar de ojos, se cambiaba de atuendo y adquiría una nueva personalidad. Algo llamativo que encajaba muy bien con este problema no muy frecuente, pero sí realmente trágico para las personas que lo experimentan.

La desesperación viene sobretodo porque tienen la seguridad de que todo el mundo quiere burlarse de él o ella, que se disfrazan con la intención de torturarlos adquiriendo el rostro de esas personas conocidas. Muchos pacientes describen, por ejemplo, que ven a su padre en todos los sitios. Auténticas mareas humanas  de individuos con atuendos diferentes, pero con una misma cara: la de su familiar.

¿A qué se debe?

Se habla de un trauma cerebral grave en las zonas temporoparietales, un problema que origina serios delirios paranoicos y alucinaciones. También podría haber déficits en la memoria visual e incluso suele asociarse también con problemas epilépticos. En cuanto al tratamiento, cabe decir que todo depende de cada caso y de la realidad de cada persona, pero por lo general se recurre a los antipsicóticos, antidepresivos e incluso hasta los anticonvulsivos.

Es un síndrome raro que la ciencia aún debe desentrañar y comprender con más profundidad. De momento, y más allá de la simple curiosidad, no podemos dejar de comprender la compleja pesadilla en la que deben vivir estos pacientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s