Porducción de energía eléctrica con gas natural: cogeneración

En la actualidad el consumo de energía en nuestro país va en aumento, provocando que las capas de la atmósfera sigan dañándose por los gases contaminantes que expulsan la quema de carburantes para la producción de energía eléctrica. La cogeneración es la producción simultánea de calor y electricidad mediante el suministro de gas natural, siendo ésta una solución para detener un poco el deterioro terrestre. Lo sobre saliente del sistema de cogeneración es que produce energía eléctrica y calorífica con un alto rendimiento energético, empleando una materia prima como lo es el gas natural.

Al generar de forma simultánea electricidad y calor, hay un incremento en la eficiencia energética y con ello una disminución de pérdidas eléctricas por transmisión; ya que las centrales de producción que llevan a cabo este proceso, se encuentran cerca de las centrales de consumo.

¿Porqué gas natural?

La producción de energía por medio de gas natural, hace que ésta se vuelva más económica, viable y transitoria hacía las aún nada costeables energías renovables en nuestro país. Su sistema basado en células de combustible de óxido sólido, puede producir energía eléctrica a partir de combustible sin quemarlo. No se requiere de tecnologías innovadoras; ya que puede combinarse con una nueva configuración de componentes tecnológicos ya existentes o que están en una etapa madura de desarrollo.

El gas natural es considerado una fuente de combustible relativamente abundante; por lo que, con las reservas globales que existen se espera que dure aproximadamente 60 años, si se mantiene el ritmo de consumo actual. Hoy en día las centrales eléctricas que consumen gas natural producen un promedio de media tonelada de dióxido de carbono por cada hora de electricidad producida, y la mitad de un tercio de las emisiones centrales eléctricas alimentadas con carbón dependiendo del tipo de éste.

Este tipo de sistema capaz de producir electricidad a partir de gas natural a un precio competitivo y sin emitir gases de efecto invernadero; podría ser una alternativa atractiva para las centrales eléctricas convencionales que utilizan combustibles fósiles. Al utilizarlo se producirá un flujo de dióxido de carbono fundamentalmente puro que podrá ser absorbido bajo tierra con facilidad, a este proceso se le conoce como “secuestro de carbono.”

En el año 2010, el gas natural representó el 22% de la generación de electricidad a nivel mundial, y se prevé que en 2040 se eleve al 24%. El uso de gas natural ha mejorado en los últimos años, dichas expectativas fueron revisadas tanto en los Estados Unidos como a nivel mundial. El gas natural como recurso económico originará una cadena productiva; ya que permitirá abastecer a los mercados que tienen recursos limitados; trayendo como resultado, un abastecimiento favorable en los mismos, con precios relativamente bajos a mediano plazo. Los costos se definirán dependiendo de la región. En Norteamérica se manejará un costo menor, Asia será la de mayor costo (casi al nivel del petróleo crudo) y en Europa un costo de nivel intermedio.

En nuestro país gracias a la reforma energética la Comisión Federal de Electricidad (CFE) podrá utilizar más gas natural y sustituir por completo al combustóleo. En 2012 el costo en el uso de energía eléctrica fue un 25% más alto que en Estados Unidos, esto se debe a que un 80% del precio de generación de energía eléctrica depende del monto en el que se encuentre el combustible. En México, 20% de la capacidad instalada utiliza combustóleo que es cuatro veces más caro que el gas natural y 68% más contaminante.

El uso de gas natural en México servirá para modernizar el sector privado y ofrecer un mantenimiento de mayor calidad a las redes eléctricas; así como también, una notable disminución en las pérdidas técnicas y no técnicas, dando como resultado la obtención de un nivel competitivo en éste sector. Los usuarios notarán una disminución de precio al pagar por este servicio y el planeta tierra recibirá menos emisión de contaminantes.

Beneficios al utilizar gas natural

• Aumento en la eficiencia energética y por ende, un ahorro monetario.
• Suministro de energía útil con el que se pagará por la energía que realmente se utilice y no por el combustible que se consuma.
• Energía más económica que la suministrada por la compañía eléctrica.
• Disminución de emisiones contaminantes provocadas por los sistemas convencionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s