Cuando un amor es difícil de superar

Se tiene la idea de que si el amor no duele no es amor, se cree que en las relaciones verdaderas alguno de los dos tiene que experimentar el dolor para darse cuenta y, que los demás se den cuenta de que ama demasiado. Una parte de esto es real, ya que en toda relación existen conflictos y etapas en las cuales ambos podrían hacerse daño; no obstante, el dolor o sufrimiento no es la base, y mucho menos es el significado o equivalencia de cuánto amor se siente por la persona. Existen infinidad de artículos que te explican cómo, cuándo y por qué iniciar una relación, pero, ¿Qué pasa cuando termina? Te explican también como mantenerla y revivir la pasión, pero jamás te dicen que pasa después de.

Hay personas que viven en un amor fracasado con tal persistencia, que una vida no les basta para superarlo. Se quedan atados a un pasado, a una relación que obviamente ya no existe y que, jamás volverá a renacer. Se pierden completamente en lo que fue y pudo ser, recuerdan cada momento de la relación como si fuera ayer. Le dan la espalda a todas y cada una de las oportunidades que la vida les brinda. Se encuentran inmersos en un luto eterno, sin que se les haya muerto nadie. Son parte de un duelo no resuelto.

El ego es lastimado por el simple hecho de pensar y saber que las cosas no resultaron como fueron planeadas y más aún, si la persona está rehaciendo su vida con alguien más. También puede ser un exceso de lealtad a una historia vivida con intensidad o simple rebeldía frente a una pérdida lamentable, o una forma particular de hacerle un homenaje a quien se quedó con nuestras ilusiones. O quizás sean profundas añoranzas de los buenos momentos, o expectativas falsas a las cuales seguimos apegados, o un insondable hastío por todos los sueños que se nos han desmoronado, o un temor incontrolable a la incertidumbre.

Es cierto que cada persona vive a su manera una ruptura amorosa. El dolor de una ruptura conlleva un proceso que hay que atravesar cuando se sufre la pérdida de alguien a quien amamos. Es cierto que durante este proceso, una parte de nosotros muere, cambiamos totalmente y nunca volvemos a ser los mismos. Mueren tantos sueños, tantos planes e ilusiones, mueren tantas sonrisas que llegaron a ser tan cotidianas, muere el anhelo de vivir un amor que pensamos sería duradero. Muere ese brillo que iluminaba nuestros ojos, muere esa parte de nosotros que gracias a ese amor nos hacía ser una mejor persona, mueren las ganas de volver a enamorarnos, y a veces, por un periodo de tiempo, tristemente pueden morir hasta nuestras ganas de vivir…

No olvides nunca que tú tienes la fuerza suficiente para superar cualquier barrera, no te dejes vencer por el pasado. Vive y disfruta tu presente. Imagina y crea un futuro…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s