Los 11 rasgos que un empleado no debe tener

La tolerancia es un valor indispensable y más cuando se trabaja en equipo. No obstante, hay ciertas actitudes que como empleados no debemos tener ya que resultan perjudiciales para la empresa y obviamente para tu equipo de trabajo.

Enojo

En la vida laboral constantemente estamos enfrentándonos a situaciones que pueden no ser agradables. Una persona enojona o con mal carácter puede ser una bomba dentro de tu área, rompiendo totalmente la armonía y la tensión se respirará a cada momento. Las reacciones violentas de este tipo de personas descontrolan a los demás empleados y a la empresa en general.

Deshonesto

Las personas deshonestas estropean el buen desempeño laboral, ya que esta clase de personas no suelen decir cuando han cometido un error e incluso pueden llegar a culpar a un compañero.

Desorganizado

Esta es a mí parecer una de las más horribles. Es súper nocivo trabajar con una persona desorganizada, no importa si esta tiene toda la actitud de avanzar, ya que las cosas se le harán doblemente difíciles afectando directamente a su desempeño y obviamente al negocio.

Mal educado

Los modales son importantísimos, es muy desagradable tener como compañero de trabajo a una persona que se esté picando la nariz, se siente mal en su silla o haga ruidos al beber café.

Negativo

Las malas energías y la negatividad frenan el trabajo y con ello la obtención de soluciones. Ser una persona negativa hará que la solución de problemas sea imposible y siempre se le hallará algún obstáculo.

Cizañero

Este es un clásico, no perderá la oportunidad de hablar mal de las personas que conforman su equipo de trabajo, obviamente lo hará cuando no estén cerca de él.

Irrespetuoso

Este comportamiento tensa las relaciones laborales y cohíbe el trabajo en equipo.

Mediocre

Siempre se mantendrá por el camino más fácil y dentro del promedio, ya que ahí no corre ningún riesgo. Las excusas son su fuerte.

Desconfiado

En términos laborales, el problema principal con esta actitud es que, a la gente desconfiada, se le hace muy difícil trabajar en equipo ya que no pueden descansar en que el compañero hará las cosas de forma correcta lo que repercutirá en la rapidez y la fluidez con la que se avance en los quehaceres de tu negocio.

No escucha

Quien no escucha no puede seguir instrucciones. Muy común en este tipo de personas es que asistan a la reunión y a la salida no tienen idea alguna sobre qué fue lo que se habló dentro. Esta actitud termina por quitar mucho tiempo a quien esté sobre la persona que no escucha ya que tendrá el deber de poner más tiempo en supervisar su desempeño.

Controlador

Por lo general las personas con esta característica son muy nerviosas, caen fácil en la histeria y ejercen un control excesivo sobre asuntos que no les incumben. Más temprano que tarde te darás cuenta que un controlador aporta una cuota importante de estrés al equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s