¿Con cuantos te has acostado?

Siempre insistiré en las etiquetas que como mujeres tenemos, mismas que no terminarán jamás aunque la sociedad se regenere y se haga más liberal, más abierta. Lamentablemente es algo con lo que viviremos y más perteneciendo a la cultura mexicana. ¿Eso es malo? No, no lo es en absoluto, porque ese es uno de los miles de significados culturales de nuestro país, en pocas palabras: “Así nos tocó vivir”. No obstante; el hecho de que seamos catalogadas como “algo” no quiere decir que ese sea nuestro valor como mujer, nuestra esencia. Para entenderlo mejor vayámonos a los números.

La fascinación que se tiene por los números es tal, que todos tenemos uno, siempre, ya sea grande o pequeño, pero pareciera que jamás será el correcto por su pausada o en otros casos acelerada manera de aumentar. Por lo tanto, no existe una respuesta correcta o incorrecta. Si hablamos de cantidades y más refiriéndonos al sexo, jamás estableceríamos una cantidad “buena” o “mala” de hombres con los cuales debemos o debimos acostarnos a estas alturas de nuestra vida.

La vida se basa en prueba y error, a pesar de que te equivoques 10 20 30 o mil veces, lo que importa es que al final llegarás al camino -o hombre- ideal para ti que no sólo cubra una necesidad física. ¿Qué sucede cuándo nos sentimos mal por el número de hombres que han pasado por nuestras sábanas? ¿Realmente un número es lo que nos define o cataloga? Tristemente nos seguimos arrepintiendo por las decisiones que, en su momento se consideraron correctas pero que después de hacerlas queremos meter la cabeza en la tierra como avestruz porque no podemos con el remordimiento. ¿Por?

La sociedad nos ha enseñado a manejar una “doble moral” la de la mujer recatada y la de la mujer “rebelde”. De hecho, hay una frase que seguro conoces, dice así: “Ser una dama en la mesa y una puta en la cama.” Nos encontramos dando vueltas en un círculo vicioso en el cual las únicas que salimos perdiendo somos nosotras. No existirá una cantidad correcta, lo que sí habrá es una autoestima hasta el suelo y claro, millones de etiquetas que nos bombardean.

Conclusión: El número de experiencias, de vivencias, de errores, de aciertos, de one night stands, de todo lo que hemos hecho NO es lo que nos define como mujeres, por una simple y sencilla razón: NO SOMOS UN NÚMERO. Sólo aquellas que disfrutan de su vida lograrán encontrar lo que quieren. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s