Síndrome del cuidador

Tal vez por alguna razón te encuentres a cargo de alguien, ya sea tu abuelita o abuelito, tu hermano menor o algún familiar. El síndrome del cuidador es más común de lo que crees ya que afecta a todas las personas que tienen la importante tarea de hacerle la vida más fácil a otros y cuidar de sus necesidades.

Cuidar a una persona es algo que afecta física y mentalmente al cuidador; ya que se le entrega todo el tiempo y todos los pensamientos posibles, descuidándose a sí mismo y olvidándose por completo de que él o ella también es una persona. Es importante que se le preste atención a este tipo de síndrome que afecta principalmente a mujeres.

El síndrome del cuidador se da principalmente en mujeres, gracias al amor y dedicación con los que se desempeña esta tarea. Ser una mujer cuidadora trae consigo los siguientes problemas que muchas veces no se perciben del todo.

  • Casi el 60% de las personas que se ven obligadas a atender a un familiar dependiente en un momento dado, tienen que dejar a un lado su vida laboral.
  • Ser cuidadora supone tener que estar pendiente de una persona las 24 horas del día.
  • Es una tarea que se desempeña con cariño y con dedicación, de ahí que, en ocasiones, sea habitual que sientan ansiedad y que piensen que la persona dependiente las necesitan con urgencia o que no están siendo cuidados como merecen cuando se permiten un “pequeño descanso” o son sustituidas por unos días por otro familiar en dicha tarea.
  • La mayoría de personas que adquieren el rol de cuidador no están preparadas. Ello supone que van a sufrir sobrecargas físicas al no saber cómo mover o trasladar al familiar dependiente, que cometan errores con respecto al cuidado o la administración de fármacos, de alimentación, de higiene, etc.
  • Los cuidadores tienen una edad media que va entre los 50 y los 60 años, con lo cual, son personas que ya arrastran sus propias dolencias y limitaciones físicas.
  • Se compagina el cuidado de la persona dependiente con la atención a otros familiares, como nietos, hijos…
  • Los cuidadores acaban perdiendo sus instantes de ocio personal, sus aficiones. Su vida se convierte en un círculo del cual no puede salir y, día a día, esa presión física y emocional va causando estragos muy graves.

¿Padeces el síndrome?

Responde sí o no a estas señales de alerta

  • Agotamiento físico y mental
  • Problemas de sueño
  • Cambios de humor frecuentes
  • Cambios de peso muy acentuados
  • Dependencia de calmantes y analgésicos
  • Aislamiento social
  • Dificultades cognitivas, como pérdidas de memoria, de atención.

¿Cómo evitarlo?

El hecho de cuidar de alguien no quiere decir que tu vida tiene que desaparecer.

  • Establece horarios donde dispongas siempre de varias horas al día para ti misma.
  • Aprende a delegar en otros responsabilidades, es algo vital. El cuidado de una persona dependiente no debe caer en exclusividad en un solo individuo, así pues, establece acuerdos con otros familiares y, a su vez, con servicios sociales. Ello no significa que “quieras menos o que te despreocupes” de la persona dependiente. Al contrario. Cuentas con más ayuda y, a su vez, tú vas a encontrarte mejor para serle más útil a la persona. Recuerda que, si tú estás bien, ofreces lo mejor de ti misma, pero si estás mal, si tu ánimo está bajo, no harás bien tu trabajo.
  • Infórmate sobre la dolencia o el problema de la persona dependiente que cuidas. Apóyate en profesionales que te puedan asesorar y ayudar para desempeñar bien tu función.
  • Mantén siempre tu vida social, queda con tus amistades siempre que puedas. Cuida de tus emociones y de tu felicidad cotidiana.
  • Realiza algo de ejercicio aunque sea suave y al aire libre, ya que es algo muy necesario. Sal a caminar todos los días, haz estiramientos en casa y cuida en especial de tu espalda.
  • No dudes en pedir  ayuda profesional cuando te veas saturada. No se trata de visitar los centros médicos o de servicios sociales únicamente por la persona que atiendes. Tú también eres importante y, su tú caes, lo perdemos todo. Busca ayuda cuando te sientas saturada, es algo vital.

Imagen: www.asesoriagerontologica.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s