Citas del infierno

Todas hemos salido con ciertas especies que se dicen llamar hombres pero que, cuando sales con ellos te das cuenta que fueron sacados de otro planeta o no sé qué onda con esos brothers…

1. El papalord

¡Uta! Estos chicuelos se caracterizan por usar la camisa abierta (casi hasta el ombligo) cuello parado y saquito. Se echan medio bote de loción y siempre traen un automóvil bonito. Hasta ahí todo está perfecto, huelen delicioso y se visten digamos “bien”. Lo malo llega cuando te subes a su carro y comienzan a manejar como locos, con la música a todo volumen y aplican frases tipo: “Nena, conmigo nada te va a pasar.” ¡Aja güey! Ya que me notaste prensada del asiento y con cara de “quiero vivir.”

Estos güeyes se sienten lo máximo en la vida y creen que te hacen el favor de salir contigo #NoMamesSiTuMeInvitaste. Suelen tratar despectivamente a los meseros o a cualquier personal de servicio sólo para lucirse y hacerte saber que ELLOS son los que mandan. Si quieres un postre y no sabes cuál elegir, piden toda la carta, el punto aquí es lucir en su máximo esplendor.

2. El YoYo

No hay otro tema de conversación en todo el date más que sobre él y lo que ha logrado en la vida, de lo que tiene y le gustaría tener. Es aburridísimo porque no te deja hablar y si lo hace son escasos 20 segundos y obviamente te interrumpe diciendo algo que tenga que ver con él.

3. El tetazo

El güey es súper ameno por whats y por mensajitos, pero nada más se ven en persona y cambia totalmente. Se transforma en el ser humano más introvertido del planeta y no habla nada, está todo nervioso y aplica la frase: “Hacemos lo que tú quieras.” ¡No pues en ese caso mejor salgo yo sola!”

4. El desmadroso

Este personaje suele vivir cada fin (desde el jueves) en el pedo, la cuba y el buen humor. Siempre tiene plan y de lo único que habla es de las pedas maratónicas y de las pendejadas que ha hecho durante su vida. Al escucharlo una de dos: o tiene un hígado de plástico, o ya no tiene hígado. Su cara luce como de unos 10 años más de los que tiene, se ve todo madreado y con ojeras.

5. El “a lo que vine”

Este tipo de hombre no tiene madre, digo… Entiendo que todos los hombres se rigen por el sexo y es en lo que piensan con más intensidad, pero no chinguen en la primera cita sacan sus negras intenciones y no sabes de donde le salen tantas manos porque en lo que menos te das cuenta ya te abrazo y ya te está tocando la pierna. Lo peor es cuando se te acercan mucho y te hablan con voz “sensual”. ¡Guácala!

¡Comparte más citas del infierno para hacer la segunda parte!

¡Gracias por leer! ¡Besos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s