Cuando menos lo esperas todo sale bien

¿Es una frase hecha? ¿Es una especie de mantra que debes repetirte a ti misma para levantarte el ánimo y levantárselo a los demás? No, la realidad es, que ES una realidad y así como bebes café y haces ejercicio todas las mañanas, el pensar que las cosas saldrán bien es un hábito.

Ser positivas es darnos la oportunidad de que la vida nos dé lo que merecemos, de darle “chance” a todas y cada una de las esperanzas que tenemos para que se vuelvan algo tangible y no algo que ocurrió por casualidad. Las cosas no ocurren porque sí, ocurren porque tú haces que sucedan.

Seguramente tienes a una amiga que cada que te llama lo único que te platica son dramas multiplicados por 1000. Es obvio que todas hemos pasado por momentos de dolor, hemos tenido pérdidas, nos han traicionado o abandonado y no por eso queremos recordarlo todos los días. Las personas que acogen, aceptan y dejan ir las situaciones que las han dañado, son más libres y más sanas, fluyen mejor por la vida y les es más sencillo mantenerse con una actitud positiva ante el mundo.

Con esto no te estoy diciendo que te será súper sencillo levantarte y dejarte fluir por la vida con una sonrisa de oreja a oreja, no. Sin embargo, es un buen momento para comenzar a pensar que hay cosas que no están dentro de nuestro control y que, lo mejor es aceptarlas y dejarlas ir.

Tampoco puedes controlar a las personas que te rodean para que no te hagan ningún daño, así sea tu amiga de toda la vida o incluso tus padres, todos cometen errores que pueden lastimar y no pasa nada, la vida sigue y al final las cosas se alinean, todo se disculpa y puedes continuar por el camino.

El optimismo es bueno pero, tampoco aplica que te vuelvas tipo “únete a los optimistas, ánimo” A veces, ser muy muy muy optimista es malo, esto es lo que no debes hacer:

  • Ser positivo nivel extremo y pensar que se estará rodeado de un éxito rotundo y que naciste para vencer y no para ser vencido es un error enorme.
  • Es bueno dejarnos llevar y fluir por la vida, pero jamás debemos perder la realidad y despegar los pies de la tierra. Debemos de estar preparadas para lo imprevisto.
  • Recuerda: TÚ NO ERES TUS ERRORES. Hay personas que por haber tenido un mal día, automáticamente piensan que su vida en general es una basura o que es el peor día de sus vidas. Aprendamos de los errores y superémoslos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s