Las heridas emocionales son las que más tardan en sanar

El dolor y la tristeza es un must en nuestra vida, es algo que por ley debemos experimentar; sin embargo, no debemos quedarnos estancadas en el sufrimiento, lo mejor es superarlo, mirar hacia adelante y tomarlo como un medio para crecer.

Todas tenemos alguna herida emocional o más de una, este tipo de daño no se ve y quizá no se externe del todo, lo mejor que se puede hacer es dejar de percibir las heridas como una derrota o un signo de debilidad y aprender a reconocerlas como parte de nuestra esencia.

En este mundo hay dos tipos de personas:

Las que día a día hacen de su dolor una fortaleza y sanan por ellos mismos. Guardan sus cicatrices como parte de sus vivencias.

Las que se clavan y hacen de su dolor una especie de estilo de vida, van contaminando con rencor todo lo que hay a su alrededor.

Las heridas emocionales pueden llegar a manifestarse físicamente si no son cuidadas de manera correcta. Estas suelen ser las más comunes:

  • Migrañas
  • Cefaleas
  • Problemas musculoesqueléticos
  • Dolor de estómago
  • Malas digestiones
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Mareos
  • Náuseas

¿Cómo curarme?

  1. Llora, enójate, sigue llorando. Lo mejor que puedes hacer para desahogarte es llorar, gritar, patalear, lo que sea necesario para sentirte bien.

Ojo: el desahogo emocional no debe de durar más de dos semanas, si nos dejamos llevar y prolongamos el desahogo a un mes, probablemente nos dé una depresión de miedo.

2. Prioridades. ¿Qué necesitas para estar bien? Piensa en eso que te hará bien y el tiempo que necesitas. Por ejemplo, vete una semana a un lugar tranquilo donde sólo estés contigo. ¿Necesitas sentirte útil? Márcate nuevas metas y objetivos para sentirte motivada. ¿Necesitas ser feliz? Es momento de depurar todo aquello que no necesitas en tu vida, ya sea objetos o personas.

3. Reinvéntate. Es momento de plantearse ¿Qué tipo de persona me gustaría ser? Para lograr reinventarnos necesitamos alimentar nuevas esperanzas e ilusiones, nunca es tarde para los cambios.

4. Rodéate de gente positiva. Es súper importante que nuestro entorno esté limpio, sea sano y nos ayude y motive a crecer. Aléjate de las personas tóxicas y que no te dejan avanzar.

No olvides que la vida sigue su curso y mereces avanzar al tiempo, no te dejes vencer, no te detengas jamás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s