No a todos les gusta el sexo: Asexualidad en hombres y mujeres

Suponemos el sexo como una actividad natural; “normal” de los seres humanos, a todos les encanta y es un must en la vida. Si no lo tienes pues que mala suerte, que infelicidad, que infierno no tener sexo.

Sorprendentemente y digo “sorprendente” porque no puedo creer que existan personas a las que no les guste tener relaciones sexuales, que no sientan atracción carnal por nadie, eso está cabrón.

Asexuales les llaman, se define “asexual” a una persona que no siente atracción sexual hacia otras personas, tanto del sexo opuesto como del mismo sexo, así como la falta de interés por mantener relaciones sexuales. Esta condición no es considerada un problema, al contrario, es una forma de vivir súper normal.

Es importante saber que la asexualidad no es un trastorno sino que forma parte de los gustos y preferencias de la persona. El problema se presenta cuando la persona no acepta su asexualidad e intenta tener relaciones sexuales por presión de su pareja o por ser aceptada y querida.

Un hombre o mujer asexual son diferentes entre sí en cuanto a su forma de vivir el sexo y las relaciones de pareja:

  • Sienten excitación sexual con deseo de masturbarse solos, pero no sienten atracción ni mucho menos interés en tener una relación sexual con alguien. Consideran que el orgasmo es algo que se debe de obtener en privado y la frecuencia con la que se masturban puede ser igual o inferior comparado con las personas que no son asexuales.
  • Tienen fantasías sexuales y se ayudan de la pornografía; sin embargo, no tienen interés de llevarlas a cabo con su pareja. Esto es similar a las personas no asexuales, ya que pueden tener fantasías pero no el interés de realizarlas. Otros, en cambio, no sienten ninguna excitación mediante el uso de la fantasía.
  • Algunos sienten atracción romántica hacia otras personas. Por ejemplo, pueden desear acariciar, abrazar, besar a la persona pero no la desean sexualmente, incluso pueden llegar a enamorarse sin tener interés en una relación sexual.

No se considera asexuales a las personas cuya falta de deseo sexual se vea relacionada con alguna enfermedad física o mental, como puede ser una depresión, que pueden dar lugar a un desinterés en el sexo mientras dura dicha enfermedad. Tampoco se considera a una persona asexual cuando el deseo disminuye debido a ciertos problemas, como por ejemplo, los conflictos de pareja.

La presión social hace que se ignore totalmente que la asexualidad existe y que no es sinónimo de complejos o traumas; sino simplemente es lo que compone a la persona en ese ámbito. Tampoco importa que preferencia sexual se tenga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s