Disfunciones sexuales: más allá de lo físico

Las disfunciones sexuales normalmente se asocian con algo físico y muchas de las personas que asisten a “sexo terapia” creen que con una pastilla se remediará el asunto, cuando en realidad la mayoría de los problemas tienen que ver con el ámbito psicológico.

Las disfunciones sexuales son el resultado de que algo no está funcionando adecuadamente durante la respuesta sexual humana. En este artículo no me iré como media hablando sobre ellas, sino sobre el funcionamiento y la relación que tiene nuestro cuerpo con las emociones.

El sexo se trata de “abrirse” con la otra persona, de dejar entrar. Por ende, ¿Te muestras sin máscaras? ¿Quieres compartir y que compartan contigo?

La realidad es que al momento de tener relaciones sexuales estamos conociendo a la otra persona, su manera de disfrutar, sus reacciones, su forma de dejarse fluir e igualmente la otra persona te está conociendo a ti. Entonces, antes de afirmar que tienes una disfunción sexual es importante que mires en otros ámbitos de tu vida: ¿En qué otras áreas de tu vida no llegas al orgasmo? ¿En qué momento sientes dolor y no permites entrar a otras personas? De alguna u otra forma, nuestro cuerpo nos está avisando cómo nos encontramos con nosotras mismas y qué cosas no andan bien.

El cuerpo es extremadamente inteligente. Muchas veces nos avisa que no quiere estar con esa persona, pero nosotras ahí estamos aferradas porque “queremos tener relaciones” cuando la realidad es que sólo lo estamos haciendo por hacer. Es importante que le prestemos atención a nuestro cuerpo, no es obligatorio tener sexo. Obviamente esto causa un shock y es más fácil decir que se tiene una disfunción a aceptar que simplemente tu cuerpo y el suyo no hacen clic.

Antes de afirmar que tenemos una disfunción detengámonos a pensar cómo estamos con nosotras mismas, cómo nos estamos relacionando con la otra persona emocional y sexualmente. De hecho, si haces un recuento de todas tus parejas te podrás percatar de que todas han sido distintas y a pesar de que seguimos ciertos patrones, nos relacionamos de manera única con cada persona.

Es importante ver la disfunción más allá de algo físico, vámonos a lo emocional, desde lo que nos está diciendo nuestro cuerpo, aunque no lo pelemos, siempre funciona como un traductor de emociones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s