Archivo de la categoría: Mente

Las mujeres con senos grandes no son felices

Podríamos jurar que las mujeres con pechos grandes son más felices y más sexys por tener un frente de envidia; sin embargo, estudios revelan que son más propensas a deprimirse y a sufrir trastornos alimenticios.

El Hospital para niños de Boston, afirmó que las mujeres con senos grandes pueden llegar a padecer enfermedades psicológicas como: ansiedad, depresión y baja autoestima. Los senos grandes se clasifican como una situación cosmética cuando en realidad es una condición que tiene efectos emocionales y psicológicos duraderos.

Además, gracias a los prejuicios sociales a las chicas con busto grande les cuesta interactuar con otras personas y por esta razón vienen los sentimientos y pensamientos negativos, afirma el estudio.

¿Crees que este estudio tiene la razón?

 

 

Anuncios

Sé más feliz siguiendo estos pequeños consejos

Nadie tiene la definición exacta de lo que es la felicidad, cada una de nosotras la vive y la siente de forma distinta y hay diversos factores y experiencias que a algunas personas las hacen feliz, mientras que a otras no.

La cuestión es si puedes agregar pequeños cambios en tu vida para hacerla un poquito más feliz de lo que es y aquí te dejo algunos de ellos:

  1. Reflexiona sobre tus necesidades y objetivos: No debes de echar a un lado lo que te motiva y te hace sentir bien. Tener de vez en cuando una plática contigo misma es súper agradable y quizá sea lo que necesites para definir qué es lo que necesitas.

Regálate un par de horas para ti mismo: haz ejercicio, escucha música o lo que sea que te haga feliz.

  1. Aparta un porcentaje de tu sueldo: Independientemente de los ceros que tiene tu cuenta, es importante que guardes un poco de dinero y asó podrás permitirte darte pequeños lujos.
  2. Resuelve tus tareas y pendientes: Resolver o tratar los problemas con rapidez te favorecerá psicológicamente ya que te ayuda a tener determinación y eficiencia. Gracias a esto, desarrollarás una mente más dinámica que te dejará aplicar tus nuevas habilidades en todos los aspectos de la vida.
  3. Realiza 4 o 5 horas de ejercicio a la semana: Mantener tu cuerpo en movimiento hará que te sientas bien contigo misma y obvio, te hará sentir más feliz.
  4. Lee al menos una hora al día: No sólo te hará más feliz; sino que también mejorarás tus conocimientos y se “abrirá” tu mente. Cuando adquieres conocimientos ganas confianza, a la vez que optimizas tu tiempo y mejoras tus habilidades con lo que vas aprendiendo.
  5. Si quieres hacer algo, ¡Hazlo! Evita el miedo a los cambios y a las cosas nuevas. Probablemente tu cerebro te haga creer que los cambios amenazan tu seguridad, pero eso ya no es así. Pese a que necesitas mucha fuerza mental para afrontar los cambios o miedos, vale la pena esforzarse.
  6. Sé escéptica: es un must para evitar que te engañen o se aprovechen de tu nobleza. No debes de dejar que te convenzan tan rápido. Haz preguntas y busca pruebas sólidas si crees que las necesitas.

 

¡Aquí lo tienes, unos cambios leves en tu vida y serás más feliz!

Autolesión: Sacar el dolor que se lleva dentro

Seguramente recuerdan cuando estuvieron de súper moda los “emos” este grupo cuyas características eran muy peculiares, entre ellas estaba la de “autolesionarse”; es decir, los chavitos se cortaban los brazos u otras partes del cuerpo para “desahogar” sus pesares.

Para muchos de nosotros esto era freak y de “locos” no los bajábamos, y sí, la autolesión tiene mucho que ver con desórdenes mentales como por ejemplo: la bipolaridad, algún trastorno de personalidad, incluso trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia.

Las personas que la practican no pueden o no saben canalizar sus emociones, el controlarlas se les complica demasiado por lo que tienen que buscar un medio para distraerse o liberarse de ellas. Sin embargo, ¿Qué ser humano se hace daño a sí mismo?

Sabemos perfecto que tenemos una capacidad de supervivencia impresionante, por ende, auto mutilarse o intentar matarse no es normal. Cuando esto pasa es señal de que hay problemas y se deben de solucionar lo más pronto posible.

Las personas que se hacen daño experimentan la tristeza y el dolor de manera exagerada. Necesitan retomar el control sobre lo que ocurre a su alrededor, sobre sus propios sentimientos; la autolesión es una manera de recuperarlo.

Hoy en día esta práctica está sometida a un sinfín de prejuicios en vez de intentar entender que es más que un medio para llamar la atención. Las personas que se lastiman están sufriendo, se están destruyendo. Imaginemos por un momento lo que pasa por su mente… ¿Qué es eso tan cañón como para querer hacerse daño?

No todo el mundo es capaz de salir de este bache horrible, muchas personas pierden el control y acaban con su vida sin quererlo. La autolesión no es una moda, no es una llamada de atención, no es una broma.

La autolesión es un grito silencioso de una persona que necesita ayuda y que, contrariamente siempre muestra una sonrisa.

 

Las diferencias entre la depresión y la tristeza

Cuando la persona experimenta depresión no encuentra el motivo de su apatía, por ende, no puede poner una solución.

Es muy común que utilicemos la frase “estoy deprimida” cuando tuvimos un mal día o nos sentimos frustradas, esto es una respuesta natural a un suceso infortunado. Romper con nuestra pareja, atravesar por una situación económica grave o la imposibilidad de cumplir un objetivo es normal, ya que no somos máquinas. Sin embargo, estamos muy lejos de padecer una patología grave como es la depresión.

Cuando el tiempo pasa y hemos encontrado una solución al problema, el sentimiento pasa y desaparece por completo. Incluso, cuando un ser querido muere o nos mudamos al otro lado del planeta, entramos en un proceso de duelo y luego nos damos cuenta que la vida sigue. En este caso tampoco estamos hablando de depresión; sino de un desorden anímico normal.

En conclusión la tristeza es un estado emocional natural, una reacción que se relaciona a un episodio o situación en particular.

¿Y la depresión?

Primero hay que poner en claro que se trata de una enfermedad mental y un trastorno del estado de ánimo. Se clasifica de diversas maneras dependiendo de los síntomas que presente el paciente.

La depresión puede durar semanas o años y aquellos que la padecen requieren de ayuda profesional. Para que puedas considerar que padeces de depresión tienes que marcar al menos 5 de los siguientes síntomas:

  • Estar irritable la mayor parte del tiempo.
  • Sentirte triste todo el día y sin motivo aparente.
  • Pérdida o reducción de placer en las actividades cotidianas.
  • Cambios en el peso o en el apetito.
  • Problemas para dormir o necesidad de dormir demasiado.
  • Sensación de inquietud a diario.
  • Lentitud en los movimientos, cansancio, baja energía.
  • Incapacidad para tomar decisiones, sentimientos de culpa o inutilidad.
  • Pensamientos de muerte o suicidio.
  •  Problemas para enfocarte o ser creativa.

Antes de que enloquezcas, respira profundo y lee con atención:

A diferencia de la tristeza, cuando se padece depresión NO se sabe la razón por la cual se está de esa manera, en cambio, cuando estamos tristes nos es muy fácil saber el motivo.

Además, para saber si se está deprimida, es necesario haber pasado mucho tiempo desde los primeros síntomas. Es decir, la persona no se da cuenta de la noche a la mañana que padece un trastorno emocional.

Márchate y sal corriendo, lo tienes permitido

Si por algún motivo o situación no te sientes cómoda en donde estás, márchate. No eres un árbol, muévete. Si tienes que forzar algo, déjalo. Por más que intentes que las cosas, situaciones o personas se amolden a ti no lograrás sentirte cómoda jamás. Tienes todo el derecho del mundo en marcharte y salir corriendo.

Tienes derecho a tomar tu propio camino dejando de lado a los demás, dejando de lado esa manía que tienes de querer hacer feliz a todo el mundo, a todos menos a ti misma. Tienes permitido abandonar ese trabajo que no te llena que no te alimenta profesionalmente y buscar algo que te apasione. Deja a esa pareja tóxica que no te deja avanzar, que no te ama y que no hace de ti una mejor versión.

Tienes derecho a alejarte de esas amistades tóxicas e interesadas. Es tu deber mantenerte rodeada de personas a las que les interese tu felicidad y que estén contigo en las buenas y en las malas, y alejarte de aquellos o aquellas que sólo quieren conseguir algo a cambio.

Elige tu camino y no dejes que nadie lo haga por ti. No eres cobarde y mucho menos una perdedora por dejar atrás lo que no te hace bien, sálvate y no te quedes atrapada en un lugar que no es para ti.

“rompedores” profesionales de promesas ¡Aléjate!

Las promesas que no van enlazadas de hechos no valen absolutamente nada.

Seguramente te has topado con este tipo de personas cuyo pasatiempo es prometer y llenarte el oído de cosas hermosas y maravillosas pero cuando llega el momento de demostrarlas ¡Kaboom! Desaparecen por arte de magia.

Una vez que pasa, automáticamente la desconfianza y el vacío te inundan. Como me caen mal este tipo de seres humanos que nada más vinieron al mundo a traumar a las personas. Si amas a alguien; demuéstralo, si haces una promesa; cúmplela, si no amas; no hagas ilusiones, así de sencillo suena y te juro que es más fácil de llevarlo a cabo.

El rompedor de promesas no tiene la culpa de ser un hablador de primera, todo eso se debe a la forma en la que fue criado y el nivel de autoestima que el pinche chismoso maneje. Los padres son los responsables de demostrar a sus hijos y de enseñarles que las palabras van sí o sí ligadas a los hechos. Por ende, aquellos güeyes que sólo hablan al aire son el reflejo de las promesas no cumplidas por sus padres. #GraciasExSuegrasDelMundo

Las palabras no sólo sirven para comunicar mensajes. Nos sirven para ser congruentes entre lo que decimos y lo que hacemos, es un básico para mantener un equilibrio.

¿Cómo les digo adiós?

Es muy fácil: ¡Aléjate! A nadie le gusta estar envuelta en una falsa esperanza. Obviamente lo aguantas por el peso que tiene el cariño y el amor pero tampoco te pases porque a la larga lo único que obtendrás no son hechos sino un enorme vacío y una enorme sensación de soledad.

¿Cómo debo de actuar?

Una persona te puede fallar una, dos o hasta tres veces, una más y es necesario que reacciones. Es necesario que exijas congruencia y si alguien te dice cuánto te ama y te respeta pero cuando más lo necesitas el cabrón o cabrona se esfuma, desconfía.

Quien de verdad te quiere estará ahí en las buenas, en las malas y en las peores. ¡No hay más!

 

Disfunciones sexuales: más allá de lo físico

Las disfunciones sexuales normalmente se asocian con algo físico y muchas de las personas que asisten a “sexo terapia” creen que con una pastilla se remediará el asunto, cuando en realidad la mayoría de los problemas tienen que ver con el ámbito psicológico.

Las disfunciones sexuales son el resultado de que algo no está funcionando adecuadamente durante la respuesta sexual humana. En este artículo no me iré como media hablando sobre ellas, sino sobre el funcionamiento y la relación que tiene nuestro cuerpo con las emociones.

El sexo se trata de “abrirse” con la otra persona, de dejar entrar. Por ende, ¿Te muestras sin máscaras? ¿Quieres compartir y que compartan contigo?

La realidad es que al momento de tener relaciones sexuales estamos conociendo a la otra persona, su manera de disfrutar, sus reacciones, su forma de dejarse fluir e igualmente la otra persona te está conociendo a ti. Entonces, antes de afirmar que tienes una disfunción sexual es importante que mires en otros ámbitos de tu vida: ¿En qué otras áreas de tu vida no llegas al orgasmo? ¿En qué momento sientes dolor y no permites entrar a otras personas? De alguna u otra forma, nuestro cuerpo nos está avisando cómo nos encontramos con nosotras mismas y qué cosas no andan bien.

El cuerpo es extremadamente inteligente. Muchas veces nos avisa que no quiere estar con esa persona, pero nosotras ahí estamos aferradas porque “queremos tener relaciones” cuando la realidad es que sólo lo estamos haciendo por hacer. Es importante que le prestemos atención a nuestro cuerpo, no es obligatorio tener sexo. Obviamente esto causa un shock y es más fácil decir que se tiene una disfunción a aceptar que simplemente tu cuerpo y el suyo no hacen clic.

Antes de afirmar que tenemos una disfunción detengámonos a pensar cómo estamos con nosotras mismas, cómo nos estamos relacionando con la otra persona emocional y sexualmente. De hecho, si haces un recuento de todas tus parejas te podrás percatar de que todas han sido distintas y a pesar de que seguimos ciertos patrones, nos relacionamos de manera única con cada persona.

Es importante ver la disfunción más allá de algo físico, vámonos a lo emocional, desde lo que nos está diciendo nuestro cuerpo, aunque no lo pelemos, siempre funciona como un traductor de emociones.

Las mujeres con tatuajes tienen la autoestima más alta

Todos en el mundo tenemos derecho a hacer con nuestro cuerpo lo que se nos dé la gana. Los tatuajes son una de esas cosas, por ejemplo.

Un estudio de la Texas Tech University, buscó la relación entre el bienestar y los tatuajes. De acuerdo al profesor de sociología Jerome Koch quien dirigió el estudio, descubrió que hay una gran correlación entre las mujeres universitarias, los tatuajes y la autoestima. Los resultados arrojaron que aquellas mujeres que tienen cuatro o más tatuajes tienen los niveles más altos de amor propio.

Otro de los descubrimientos fue que aquellas mujeres que tenían cuatro tatuajes o más, habían sido propensas al suicidio en el pasado, lo cual habla de una apropiación del cuerpo a través del arte en él. Los expertos creen que los tatuajes funcionan como una especie de sanación para las mujeres que han atravesado o salen de un periodo negro en su vida y finalmente reconocen su cuerpo como propio.

Las mujeres transforman esas inseguridades en empoderamiento. Hemos visto que las mujeres reemplazan un seno removido de forma quirúrgica con un tatuaje. Podríamos decir que los tatuajes son una forma de reclamar el sentido de identidad ante una perdida emocional.

“Creo que las mujeres son más conscientes de su propio cuerpo debido a la gordofobia, la industria cosmética, la cirugía plástica y la hipersexualización del cuerpo femenino en los medios”, dijo Koch.

Todas somos libres y podemos hacernos los tatuajes que queramos y dejar de lidiar con los estereotipos negativos. Para muchas mujeres el arte corporal es una forma de aceptarse a sí mismas. Conozco a alguien que dice que “los tatuajes son de gente con problemas mentales” ¡AH OC!

¿Cuál es el próximo que te harás? J

Las mujeres con tatuajes tienen la autoestima más alta

Todos en el mundo tenemos derecho a hacer con nuestro cuerpo lo que se nos dé la gana. Los tatuajes son una de esas cosas, por ejemplo.

Un estudio de la Texas Tech University, buscó la relación entre el bienestar y los tatuajes. De acuerdo al profesor de sociología Jerome Koch quien dirigió el estudio, descubrió que hay una gran correlación entre las mujeres universitarias, los tatuajes y la autoestima. Los resultados arrojaron que aquellas mujeres que tienen cuatro o más tatuajes tienen los niveles más altos de amor propio.

Otro de los descubrimientos fue que aquellas mujeres que tenían cuatro tatuajes o más, habían sido propensas al suicidio en el pasado, lo cual habla de una apropiación del cuerpo a través del arte en él. Los expertos creen que los tatuajes funcionan como una especie de sanación para las mujeres que han atravesado o salen de un periodo negro en su vida y finalmente reconocen su cuerpo como propio.

Las mujeres transforman esas inseguridades en empoderamiento. Hemos visto que las mujeres reemplazan un seno removido de forma quirúrgica con un tatuaje. Podríamos decir que los tatuajes son una forma de reclamar el sentido de identidad ante una perdida emocional.

“Creo que las mujeres son más conscientes de su propio cuerpo debido a la gordofobia, la industria cosmética, la cirugía plástica y la hipersexualización del cuerpo femenino en los medios”, dijo Koch.

Todas somos libres y podemos hacernos los tatuajes que queramos y dejar de lidiar con los estereotipos negativos. Para muchas mujeres el arte corporal es una forma de aceptarse a sí mismas. Conozco a alguien que dice que “los tatuajes son de gente con problemas mentales” ¡AH OC!

¿Cuál es el próximo que te harás? J

Dile adiós a los temidos “Y si hubiera…”

¡Qué tortura! Con frecuencia regresamos al pasado y aplicamos la famosa frase: ¿Y si hubiera (inserte lo que no hizo en su momento)? Esto nos lleva a una preocupación de la que ya no podemos escapar, ¿Conoces o eres de las personas que utilizan el “hubiera” como un mantra?

Casualmente cuando empezamos a pensar en los “hubiera” se nos abre un sendero repleto de oportunidades que pudimos haber tomado; sin embargo, no nos ponemos a pensar que quizá esto sea un juego de nuestra mente para que nos sintamos inseguros de las decisiones que estamos por tomar o que en algún momento tomamos porque claro está, siempre existe la posibilidad de haber tomado otro camino.

Los temidos “y si hubiera” no vienen solos, vienen acompañados de un miedo e inseguridad terrible, muchos de ellos infundados, que nos hacen soñar con otros resultados. ¿Sabes? Lo más probable es que todo hubiese ocurrido de manera distinta aunque nunca lo podremos saber.

Por ejemplo, si uno de tus amigos no se muestra de manera normal contigo pero te das cuenta que con los demás se comporta un poco más abierto, probablemente si eres una persona cargada de miedos e inseguridades comenzarás a pensar “¿y si le hice algo y si le hubiera preguntado qué es lo que tenía?”

Tal vez no te das cuenta que tu amigo no está teniendo un buen momento y que la confianza que hay entre ustedes evita que tenga que fingir que está bien. ¿Lo has pensado así?

A pesar de ello tu cabeza sigue haciendo ideas en un espiral interminable que seguramente si tu amigo las supiera se moriría de risa.

Es momento de que le digas adiós a los “si hubiera” y comenzar a expresar lo que te está rondando por la cabeza, buscar respuesta a esas preguntas, liberarte de los “hubiera” y ponerte en acción.

A veces no podemos dar marcha atrás en una situación, pero sí podemos cambiar el futuro con una acción que tenga un importante efecto sobre ese pasado.

¿Eres una persona tóxica?

Hemos escrito varios artículos sobre personas dañinas, tóxicas que pueden estar cerca de ti. No obstante, ¿qué pasaría si la persona tóxica fueras tú? Una persona que se hace daño a sí misma.

Tal vez tus actos y tus decisiones sean más negativas de lo que crees, Por eso, hoy descubrirás cinco señales para saber si eres una persona tóxica.

Quedarte a lado de alguien que te hace daño

Por ejemplo, ese novio infernal que te hace la vida de cuadritos pero tú lo súper amas y piensas que algún día (en 1500 años o nunca) va a cambiar. Déjame decirte que la culpa no es de esa persona, la culpa es tuya.

Cuando actúas de esta manera eres una persona tóxica. Tal vez no con los demás, pero si contigo misma.

Culparte por todo

Nadie es perfecto y todo ser humano que presuma de serlo comete errores, por eso, es bueno verlos como oportunidades para mejorar y no como un medio para flagelarse. Debemos aprender de ellos, no culparnos y no darle un poder tóxico a nuestros errores.

Reprimir las emociones

Igual y quieres aparentar ser súper fuerte y por eso no dejas fluir lo que sientes, esto a la larga traerá consigo emociones negativas. Los hombres también lloran, no te hagas la macha.

Ser pesimista

Esta es mi preferida porque ¡híjole! Luego uno se pasa… Entre más seamos pesimistas, menos se resolverán las cosas.

Todos antes que tú

Pensar en ti misma no te hace para nada un ser egoísta, al contrario, para poder ofrecer algo a los demás, primero debes ver por ti. Mi mamá siempre me dice: “primero vas tú, luego tú y al último tú.”

Aprende a analizarte, no tengas pánico de descubrir cosas en ti que lo más probable es que no te gusten. Todas y todos cometen errores, en nosotros está el poder corregirlos.

¡Besos!

Hemos aprendido a querer más pero a menos personas

Conforme vamos creciendo, nos damos cuenta que en materia de amistad importa más la calidad que la cantidad y sólo los que valen la pena permanecen ahí con el paso del tiempo.

Poco a poco las amistades se van reduciendo, ya sea porque se tomaron caminos distintos o porque simplemente la relación no era lo suficientemente fuerte como para sobrevivir. Sea el motivo que sea, la realidad es que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de las manos. Cercamos nuestro círculo con base a lo positivo para nosotras y en lo bueno que nos pueden aportar, haciéndolo más sólido y más profundo.

Es obvio que nos encanta tener cerca a las personas que más queremos y que más nos importan. Esto lo determinamos en gran medida por el tiempo que tenemos para relacionarnos y los intereses y prioridades que establecemos para con los demás. Además, seleccionamos y anteponemos a aquellas personas con las que hacemos un match más intenso y que nos aportan mayor bienestar a nivel social, emocional, cognitivo y conductual.

Cuando existe esta especie de equilibrio, nos es más sencillo conceptualizar la amistad de manera individual. De acuerdo con esto, lo que nos hace elegir a nuestras amistades es la forma en la que nos sentimos emocionalmente y lo que nos puede aportar cada persona.

A más edad, más amistades profundas. Nos gusta estar cerca de esas personas que nos hacen sentir, que nos dicen todo con la mirada, que aprueban y desaprueban con total libertad. Las amistades del tiempo se terminan transformando en hermandades.

 

 

Licuado para estimular el cerebro y mejorar el estado de ánimo

Es lunes y estás cansada por el fin de semana tan dinámico que tuviste. No quieres saber nada de oficina, jefe o pendientes. No te preocupes, tengo una fórmula infalible para ti que no sólo te ayudará en tu jornada laboral; sino que te levantará el ánimo.

Si estás acostumbrada a beber café para cargar la pila, déjame decirte que esta bebida sólo te proporciona un nivel de energía que no durará más de una hora u hora y media pero, si combinamos el aguacate con el chocolate en polvo sin azúcar no sólo conseguiremos un boom de energía; sino también un efecto de saciedad (ya sé que la mezcla suena asquerosa pero no lo es).

Te aseguro que este licuado no hará que aumentes de peso ni talla. De hecho, te ayudará a ir perdiendo esos kilitos de más gracias a la fibra y ácidos grasos que nos aporta. ¡Dile adiós a la apatía y estimula tu cerebro!

¿Cómo lo hago?

Ingredientes

  • 1 vaso de bebida vegetal de almendra (200 ml)
  • ½ aguacate
  • 1 ½ cucharada de chocolate negro en polvo, orgánico y sin azúcar (15 g)
  • 10 arándanos
  • 1 cucharada de aceite orgánico de coco (15 g)*

* Si no tenemos aceite de coco podemos incluir una cucharada de miel (25 g)

Preparación

El chocolate en polvo lo podemos encontrar en el súper o en farmacias. Es el clásico complemento energético y saludable que nos sirve para llevar una dieta más completa, recuerda que no tiene que contener azúcar.

  • Lo primero que harás será utilizar la mitad del aguacate para, después, cortarlo a trocitos.
  • A continuación, lo llevarás a la batidora junto con el resto de ingredientes. La leche de almendra es un componente ideal en el batido para estimular el cerebro.
  • Bate bien y consigue una bebida homogénea. Te aseguro que el sabor es simplemente sensacional y que tu energía y estado de ánimo lo van a notar.

¡No dudes en probarlo!

 

 

Si no sabes a dónde vas no lleves a nadie

Todas hemos pasado por pequeñas rachas en donde no sabemos ni qué onda con nuestra vida, eso es normal, sin importar la edad que tengas es de humanos sufrir crisis existenciales.

Lo malo es cuando dentro de tu desorden mental arrastras a las personas que te quieren y desean ayudarte a “encontrar el camino” (eso no sirve, nadie te puede ayudar). Comportarse de forma egoísta y dañar a los que están a tu alrededor teniendo que soportar tus “no sé qué quiero” no está padre.

Acompáñenme a leer esta triste historia:

Laura estaba perdidamente enamorada de Juan. El pinche Juan era una dulzura con ella y lo único que le repetía constantemente era que “quería hacerla feliz”. Laura por supuesto, estaba súper entusiasmada con el comienzo de la relación; incluso, su familia y la familia de él se habían conocido y automáticamente hicieron clic, todo era perfecto porque pocas parejas logran unir a dos familias completamente distintas.

Todo marchaba excelente hasta que un día Juan recibió una llamada de Voldemort (ya sabes, esa ex a la que no se le puede mencionar ni en drogas) y bueno, al pendejo de Juan se le movió el tapete aun sabiendo que la ex no quería más que torturarlo. Las cosas siguieron entre Laura y Juan, pero Juan ya se comportaba extraño y comenzaba a dar señales de “no saber lo que quería” cuando la realidad es que él no quería estar con Laura, sino con la mugre Voldemort.

Total, Juan se dedicó a dar falsas esperanzas a Laura y sus secuaces. Ella pendejamente en vez de mandarlo al diablo seguía ahí, recogiendo las babas que Juan derramaba por Voldemort. Para no hacerte el cuento más largo, el pinche Juan acabo diciéndole a Laura “no sé lo que quiero” para ese entonces, Laura ya estaba más clavada que los clavadistas de las Olimpiadas y obviamente le partió el corazón. Y así, sin más, Juan agarro sus inseguridades y sus problemas mentales y se marchó (con otra, ya no con Voldemort) jajaja ¿Qué onda con este güey?

Con esta historia quiero decir que no es justo ilusionar y mentir a alguien que te quiere de verdad, no se vale que los demás acaben pagando los platos rotos de tu inutilidad mental por no decidir a tiempo y sólo jugar con las personas. Lo mejor es que si no sabes a dónde vas no lleves a nadie.

 

No te amas lo suficiente si haces esto

La presión social nos orilla a ser las personas que los demás quieren que seamos. Tratamos de darle gusto a todo el mundo, provocando que nos transformemos en personas sin carácter y se nos complique aún más saber lo que queremos.

Cuando nuestra felicidad empieza a depender de los demás ¡Oh Houston tenemos un problema! Es momento de que hagamos una pequeña parada para reflexionar qué es lo que estamos haciendo con nuestra vida y cómo la estamos dirigiendo.

Si no te aceptas no te amas

Estas totalmente perdida si no te aceptas tal y como eres, lamento decirte que has puesto todo tu ser en manos ajenas ¿Y ahora?

No eres libre siendo tu misma

Ser como tú eres es mucho más sencillo que ser lo que los demás quieren que seas.

Si ahora mismo estás dudando en si te sientes plenamente libre o no para ser tú mismo, con tus defectos y tus virtudes, es necesario que observes tu forma de actuar.

¿Pasas demasiado tiempo rodeado de gente? ¿Evitas a toda costa quedarte a solas contigo mismo?

Si es así, puede que estés rechazando quién eres en realidad y utilizas la multitud para evitar pensar en ello.

¿Qué estás esperando para descubrir quién eres realmente?

No te atreves a decir lo que piensas

¿Alguna vez te has sentido cohibida en una conversación o ese miedo a expresar tus propias opiniones, por si no coinciden con las del resto?

Si es así, tal vez quieras “amoldarte” a los demás, aunque ello implique rechazar y no manifestar tus propias opiniones.

Te criticas demasiado

Eres tan crítica contigo misma que, sin quererlo, te bloqueas constantemente y evitas tu propio avance. De alguna forma, te castigas por no hacer las cosas como debieras. No te das cuenta de que errar te permite aprender y seguir adelante.

Ya no te cuidas

Todos necesitamos sentirnos a gusto dentro de nuestro cuerpo. Si esto no es así, es que estamos haciendo algo mal. Por eso, si has dejado de cuidarte, de vestirte bien, de alimentarte de forma sana y todo esto te hace sentir peor, ¡cambia!

No eres capaz de auto motivarte

Sin motivación, el porcentaje de éxito al llevar a cabo un plan o un sueño se reducen casi al mínimo. Nunca lograrás lo que deseas si no confías en tus posibilidades y te bebes un shot de automotivación positiva todos los días.

No confías en nada que tenga que ver contigo

¿Te has parado a pensar en lo que eres capaz de conseguir? ¿Has valorado todo aquello que has logrado, por pequeño que sea?

No te entregas a los demás sinceramente

Por diversas circunstancias de la vida, puede que tengamos miedo a abrirnos a los demás, a mostrarnos cómo somos realmente.

Siendo plenamente conscientes, nos ponemos una armadura que nos protege, pero que también nos debilita.

Si no te entregas a los demás, si no te abres, si no te amas, nunca podrás saber qué es ser amado de verdad. Incluso puede que nunca llegues a experimentar la sensación de poder confiar en una persona completamente.

 

 

 

 

Por qué las mujeres aman a los patanes

El amor termina siendo un tormento del cual no podemos escapar tan fácil. Nos preguntamos una y otra vez por qué las cosas fallaron, aunque en realidad, desde el principio la relación estaba destinada a fracasar. ¿Sólo somos parte del cliché de esa mujer que se enamora de un patán?

  1. Nosotras podemos cambiarlo. ¿En qué momento pensamos que los hombres educados, lindos y caballerosos son aburridos? ¿Cómo es que llegamos a creer que un verdadero idiota puede convertirse en el amor de nuestra vida? Lo peor es que pensamos que podemos cambiar su forma de ser y transformar al monstruo en un hombre bueno. En realidad no tiene sentido, ¿Por qué no ir directamente al hombre bueno?
    1. Cuando un hombre no está contigo o no te quiere, nada hará cambiarlo de parecer, lo ideal es moverte y buscar otra cosa. Si él te engaña acéptalo, te engañará el resto de la relación. Si tú eres con quien ese hombre engaña, ¿Qué esperas?, ¿Que contigo sea diferente? No pasará.
    2. ¿Quieres soportar toda la vida a un amor en el que no confiarás nunca? Si tu respuesta es no, encuentra a alguien que en verdad te haga sentir confianza y paz.

Las mujeres solemos tener un estúpido patrón de buscar siempre al hombre rebelde que no tiene límites, al atractivo mujeriego que nos haga sentir como en sueños pero a la vez inseguras. Queremos al hombre que no sabe estar con una sola mujer y siempre sale huyendo, de quien somos el respaldo cuando no tiene un mejor plan, el que no está listo, el que se empeña en justificar sus acciones con regalos que no sirven para nada, al frío que sabe que estas perdidamente enamorada de él. Si nosotras no tuviéramos ese deseo tan arraigado de encontrar a este tipo de hombres, probablemente ellos se darían cuenta de que su actitud no es la correcta y ahí sí, ahí sí cambiarían.

 

 

Las mujeres torpes como tú

Las mujeres como tú, que leen y traen un diario, que escriben bonito y se imaginan perversos encuentros y charlas profundas.

Mujeres como tú que cuando les dicen un poema les brotan destellos de los ojitos y su cuerpo tiembla al escuchar el eco de la palabra precisa.

Mujeres como tú que por las mañanas se ven hermosamente confundidas con las cicatrices visibles pero ya muy cerradas.

Están las mujeres como tú, curiosas y un poco torpes, abrazables y deseables.

Esas mujeres deshechas que portan actitudes deslucidas cuando las tratan sin ninguna indiferencia.

 

 

A las mentes pequeñas no les quedan los sueños grandes

Es triste, conforme vamos creciendo nuestros sueños e ilusiones se van haciendo más pequeñas, más simples, más humildes. Esto sucede porque nuestro entorno y las personas que lo conforman nos determinan, incluso puede llegar un momento donde una brecha gigante separa lo que somos de lo que hacemos.

Absolutamente nada de esto nos hace feliz y dicen por ahí que cuando llega ese momento es cuando empezamos a envejecer de verdad. No debemos de permitir que eso suceda, soñar es como respirar, es un alimento para el alma, es vital para vivir.

Los sueños son el tejido de nuestra vida

Los sueños nos ayudan a hallar nuestros miedos, a conocer nuestras necesidades, si aprendemos a interpretarlos será más sencillo para nosotras conocernos y afrontar nuestras dificultades.

Existe un pueblo llamado Senoi, conformado por 60,000 personas, ellos tienen una costumbre algo extraña pero efectiva. Suelen reunirse para contarse sus sueños y pesadillas, analizarlos y así enfrentar sus problemas y conocer sus necesidades.

Además, disponen de unas técnicas muy curiosas para llevar a cabo estas interpretaciones. Son enfoques que tienen auténtico sentido. Estos serían algunos ejemplos.

Si sueñas que te caes por una montaña o que te hundes de pronto, significa que estás pasando una época de gran ansiedad. Para sentirnos mejor es conveniente visualizar, durante varias noches, antes de dormir, que caemos en un campo de flores, blando y mullido.

Cuando tenemos una pesadilla es necesario identificar qué hay detrás de esa amenaza. Porque todo monstruo o sombra es un temor personal que hay que gestionar.

Como puedes ver, esta técnica puede servirnos muchísimo, para ser felices es necesario conocer nuestros miedos y necesidades.

Las mentes pequeñas que invaden nuestros sueños

Este tipo de personas suelen ser de pensamientos rígidos, personas que proyectan a los demás sus propios miedos, anticipando lo peor. Las mentes pequeñas suelen aplastar y vetar la libertad de soñar. Para este tipo de personas cualquiera de tus sueños es considerado una tontería.

No te dejes vencer, estas son las formas de alcanzar tus metas y sueños:

  • Recuerda lo que mereces, no lo que te digan los demás que necesitas.
  • Confía en tu intuición y en el sentido común.
  • Si lo que eres y haces no te da la felicidad, solo existe una opción: propiciar un cambio.
  • Para alcanzar nuestros sueños hace falta que cada día demos un paso hasta ese objetivo.
  • Cualquier cambio, por pequeño que sea, te acercará hacia tus propósitos y te hará sentir mejor.
  • Quien pone cadenas en tus pies para impedir que vueles hasta tus sueños no te quiere ni te respeta.
  • Sé receptiva hacia todo lo que te envuelve para saber cuándo se abre tu mejor oportunidad.

 

Las cosas pueden ponerse en su lugar, pero jamás volverán a ser como antes

No quiero dañar a ningún ser humano que lea esto.

Ayer estuve pensando seriamente que todas las personas que habitamos este planeta somos un total y completo asquito. Sí, así como lo lees. Es muy triste la forma en la que nos manejamos con nuestra familia, pareja, amigos y con la sociedad en general. Estamos súper acostumbrados a disponer de las personas cuando nos conviene y a desecharlas cuando no las necesitamos.

Yo no sé en qué parte de la vida viene una cláusula que permite que todos seamos seres egoístas y que sólo veamos por nosotros sin importar lo que pase a nuestro alrededor. Lo peor es que consideremos las relaciones sociales como algo que “deja de funcionar un momento” y lo ponemos en “pausa” y si no lo necesitamos ahí lo dejamos pudriéndose, ¡Ah! Pero que no llegue el día en que “nos haga falta” porque ahí sí, comper, hasta lo limpiamos con babita para que “vuelva a funcionar.”

¿Quiénes somos o quién nos dio el derecho de disponer del amor, respeto, cariño, apoyo o lo que sea de una persona cuando queramos? Soy de la idea de que en todas las relaciones humanas es un 50% y 50%, recibes lo que das y viceversa. Si en algún momento de tu parte no hubo apoyo hacia una amistad, no vengas a pedir que esa misma persona te apoye cuando lo único que hiciste fue darle la espalda en (inserte el momento en el que usted necesito a esa amistad).

Digo, sé que todos cometemos errores y que no somos los ángeles de la vida para estar ahí siempre cuidando, protegiendo y todo lo que termine en ando o endo; sin embargo, creo que uno no puede esperar recibir lo que no está dando y lo que en su momento por equis razón no estuvo dispuesto a dar.

Seguramente te ha pasado y tienes por ahí a un amigo, familiar o conocido que sólo te busca cuando las cosas están mal y que por razones ajenas a ti, él o ella se apartó de tu vida y de pronto apareció como por arte de magia a pedir tu amistad de vuelta.

Igual y las cosas pueden ponerse en su lugar, pero jamás volverá a ser como antes…

 

Tu pareja es tú mejor reflejo

Un día recuerdas a ese ex que era un pésimo novio (aunque en ese momento no lo hayas notado por lo enamorada que estabas), recuerdas lo infiel y mentiroso que era y le agradeces al universo porque ya no estás dentro de esa relación. Pero te detienes a pensar que Pancho, Poncho y Pincho también han sido así, ¿Por? Si tú eres súper linda y en tus relaciones das hasta los calzones -literal.-

¿Qué es lo que está fallando? ¿Por qué todos son iguales?

Es normal que culpemos a nuestras parejas y digamos: “no fui yo, fue él” y hasta se siente rico hacerlo, pero, si queremos mejores relaciones debemos asumir nuestra responsabilidad y entender que las relaciones son de dos y que SIEMPRE atraemos lo que somos. Si estás cansada de relaciones inestables te recomiendo que te hagas estas preguntas:

¿Soy inestable emocionalmente?

¿Cumplo mis objetivos?

Si me prometo algo, ¿Lo cumplo?

Otro aspecto importante es que la relación con el otro habla mucho de la relación que tenemos con nosotras mismas. Cuando tu amor propio es fuerte, eres capaz de ponerte límites y hacerte a un lado cuando la situación se torna tóxica; sin embargo, cuando piensas que no mereces un amor sano basado en el respeto y sólo te conformas “con un peor es nada”, por miedo a estar sola, lamento decirte que seguirás atrayendo personas que no te valoran.

Todas las personas que se cruzan por nuestra vida son nuestro reflejo, son seres que llegan a nuestro mundo para enseñarnos cómo somos y ayudarnos a crecer. Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es pensar qué es lo que quieres y cómo lo quieres. Tómate una pausa para ordenar tu energía y atraer eso que realmente quieres y así la vida te dará lo que está acorde a lo que transmites.

¿Quieres un hombre saludable? Inscríbete a al gym, ¿Quieres un hombre culto? Lee, visita museos, acércate a gente que te aporte algo interesante. Ojo: no se trata de que te vuelvas otra persona, simplemente se trata de hacer pequeños ajustes, mandándole señales a la vida de que estás preparada para algo mejor.

 

 

 

 

Cómo detectar a un mentiroso en potencia

No hay cosa más fea que las mentiras -excepto las mentiras piadosas que igual y no dañan a nadie y nos ahorran muchísimos problemas- pero bueno, el punto aquí es que si convives o andas con un mentiroso en potencia es necesario que te vuelvas experta en el tema para que dejen de verte la cara.

Cero detalles

Este tipo de mentiroso hará lo posible para no ahondar en el tema y así no “regarla”, generalmente este individuo es monosilábico.

Lenguaje corporal

El mentiroso evita hablar de frente para así evitar el contacto visual.

Negación

Pueden negarlo todo hasta la tumba, incluso si retomas un tema de años atrás este güey sigue negándolo hasta el fin y hasta se puede llegar a indignar.

Contradicciones

Es normal que si dejas un tema pendiente, lleno de cosas dudosas y lo retomas después, el mentiroso en potencia puede cambiar la versión, pon muchísima atención en lo que te dice y después ríete en su cara.

Dan demasiadas explicaciones

Nunca olviden: el tamaño de la explicación es proporcional a la mentira. Peor si te dan explicaciones sin que tú se las pidas.

Repiten la pregunta

Esta especie actúa como si estuviera retrasado mental. Te responden repitiendo la pregunta como si no hubiera quedado muy claro, esto lo hacen para ganar tiempo y pensar mejor en la justificación. Ejemplo:

Damita: “¿Por qué no estaba prendido tu celular?”

Mentiroso en potencia: “¿Por qué no estaba prendido mi celular?” “¿El mío?” (no cabrón, el celular del señor que vende tacos en la esquina) #YisusLlevatelos ¡Parfavaaaar!

Sudan

Está comprobado que las personas que mienten tienden a sudar más, por ello, si están en pleno invierno y el güey no deja de sudar lo mejor es que empieces a sospechar (casi me sale un verso sin esfuerzo)

Te “echan la bola”

Son hábiles estos hijitos del mal y al final te hacen quedar como una loca, posesiva y mala mujer, saben cómo voltearte la tortilla cañón.

Se ponen a la defensiva

Cuando un mentiroso siente que lo confrontan es súper normal que adopten esta actitud.

Lo ideal es que comencemos con una conversación casual para que el mentiroso en potencia no sienta que se le está interrogando. Si no presionamos, el mentiroso se contradecirá solito y es más probable que muestre los puntos que acabo de mencionar y así será más fácil caerle en la mentira.

¡Un saludo a mi ex! Jajaja nocierto, un saludo a ustedes mis lectoras y lectores que tanto quiero. Si desean compartir su experiencia no duden en escribirme a: gama_blog@hotmail.com ¡Besos!

 

Cosas que los hombres dicen y que hacen sentir sexy a una mujer

En esta vida no todo lo que hacen o dicen los hombres es malo, démosles tantito chance, también hay cosas que hacen o dicen muy bien, haciendo que nos sintamos las mujeres más sexys del mundo y claro, sacan nuestro lado wild.

1. “Hueles súper rico”

Aplica cuando te saludan y con una cara llena de “ganas” te dicen: ¡Qué rico hueles! 20 puntos para el muchacho.

2. Que te vea con ganas…

Cuando cachas a tu novio o crush viéndote tipo el lobo feroz, obviamente te sientes la mujer más sensual del mundo y tu autoestima se va a full.

3. “Me encanta que te rías”

Esta frase provoca que obviamente te rías más, sonrías y parezca que estás en drogas.

4. “Que bonitas piernas tienes”

Y si a eso le sumamos un ligero peyísquito en el muslo (peyísco tierno eh!) ¡No pos ya estuvo!

5. “Quiero bailar contigo”

Sacas tus mejores pasos y si aplica la canción también los más sexys.

6. Que te ponga atención

Es increíble cuando estás en una fiesta o reunión llena de gente y el chico en cuestión te pone atención como si no existiera nada más que tú, se ríe contigo, platica y todo es hermoso… Esto es algo que debería de durar siempre y no sólo cuando quieren quedar bien.

7. Que te tome de la espalda baja y te jale hacía él

No necesita explicación… ¡Hombres no dejen de hacerlo!

8. Mirarte los labios

Tampoco necesita explicación

9. Que te bese el cuello

Esta menos, ¡menos! Necesita explicación. Bueno sí… Satanás la invento para caer en sus redes… ¡Malditos! (nocierto, sicierto)

10. “Que rico besas”

¡Ay parfavaaaar! De algo sirvió jugar semana inglesa, francesa y todas esas cosas que se inventaban para agarrarte a besos en la primaria – secundaria ¿A poco no?

Cuando decides decir adiós

Hola queridas lectoras (y lectores también) de Gama Blog, pido disculpas por haberme ausentado un mes entero, la verdad los extrañe muchísimo pero ya estoy de vuelta y prometo no abandonarlos más.

El artículo de hoy hablará sobre lo difícil que es decirle adiós a una persona, más, si el sujeto en cuestión ha significado por mucho tiempo algo súper importante en tu vida. Sabemos perfecto que eso de cerrar ciclos es una de las cosas más duras de hacer y que a pesar de ser algo que nos beneficia, al mismo tiempo nos causa daño.

Cuando se está por mucho tiempo en convivencia con alguien, llámesele pareja, amigo o familiar, pueden existir cosas malas que poco a poco dañan la relación y que por ende, nos dañan a nosotras, quizá en un principio no las detectamos y continuamos acumulando acciones, palabras o gestos negativos que al final se vuelven un cúmulo de cosas que en algún momento tienen que explotar, no importa lo que sea porque el apego es mucho más fuerte y es una venda que nos mantiene cegadas, también es un analgésico que nos mitiga el dolor, pero no por mucho tiempo.

¿Cuándo es necesario cerrar el ciclo?

  1. Falta de comunicación.
  2. Ya no existen planes en común, cada quien está tomando su propio camino.
  3. Ya no suelen frecuentarse como antes, las actividades que solían hacer juntos ya no las realizan o de plano, cada quien hace sus cosas por separado.
  4. Se la pasan discutiendo por cualquier cosa.
  5. La confianza entre ambos terminó.

Si le diste palomita a más de una creo que es momento de cerrar el ciclo pero ¿Cómo le haces?

Lo primero que tienes que hacer es dejar de esforzarte en olvidarlo porque eso JAMÁS, JA-MÁS va a suceder, eso solo les pasa a las personas con amnesia pero no es el caso (ya sé, sé que deseas que te dé, pero no pasará).

2. Entiende lo que realmente sucedió

Si al terminarla relación te tomó por sorpresa, quizá no estuviste muy atenta a las señales que él o ella te estaba enviando, dejaste de mirar la relación de ambos y sólo te enfocaste en ti.

Piensa que una persona no puede ser igual toda la vida, lo mismo pasa con las relaciones; todo evoluciona y si tu no permites que la persona que comparte contigo lo haga también y tu junto con ella, mi estimada, debo decirte que por eso tronaron. Así que, lo mejor que puedes hacer es encontrar el problema (aunque ya sea demasiado tarde) pero esto te ayudará a asimilar la situación.

3. Reinvéntate

Para poder salir librada, lo que tienes que hacer es aumentar tu autoestima, ser honesta contigo misma y con tus demás relaciones. Abre tu mente y corazón, permítete mirar, entender y sentir a los que están a tu alrededor. Sé auténtica y manda el mensaje que realmente deseas enviar, conoce a los otros más allá de su imagen.

Cuida mucho lo que das y como lo das, si no te otorgas el lugar que mereces dentro de tus relaciones, lo más probable es que todo vuelva a valer queso.

4. Aprende

Cada cosa que te sucede en la vida trae consigo una lección, te pido por favor pienses en qué cosa buena te ha dejado el cerrar el ciclo con esa persona, enfócate en lo bueno y busca, busca en tu interior esa satisfacción de haber cerrado ese libro que ya no tenía más páginas donde escribir.

5. Identifica lo que se llevó y lo que te dejo

Identifica qué es lo que esa persona se llevó de ti, pueden ser tus sentimientos, cualidades o confianza en ti, sólo ubícalo y lucha por obtenerlo de nuevo (obvio no vas a ir a tocarle la puerta y decirle oye regrésame la confianza que tenía en mí misma, eso lo crea y lo fortalece cada una de nosotras)

Siempre da las gracias: Es imposible agradecer algo que no hayas recibido, así es que enlista todo eso que agradeces de esa relación.

6. Avanza

La mejor manera de avanzar es simplemente actuando, moviéndote, accionándote. Si ya lo estás haciendo y sientes que no te ha dado resultados, observa lo que sí has estado recibiendo, quizás no es tu expectativa, quizás no es lo que esperas, pero seguramente sí estás avanzando, reconócete por eso.

¿Cuál es el momento perfecto para hacerlo?

Aquí te dejo unos tips, mejor llamados: “ritual de despedida”

Necesitas de 15 minutos a 1 hora, (dependerá de ti) para hacer el siguiente ejercicio.

  1. Busca un lugar y momento en el que estés tu sola y te sientas libre de expresarte
  2. Siéntate en una silla e imagina que frente a ti tienes a tu pareja pasada, a tu amigo o a lo que sea que quieras decirle adiós.
  3. Empieza por decirle lo primero que te venga a la mente, lo que sientes, si estás enojada por algo este es el momento de decírselo, desahógate de todo aquello que te gustaría decirle
  4. Empieza a agradecerle por todo lo que recibiste y aprendiste de él o ella y de la relación
  5. Pídele que te regrese todo aquello que crees haber perdido junto con su partida, que te regrese tu alegría, tu confianza o tu pasión, lo que sea que hayas sentido que se llevó al irse
  6. Cierra los ojos y siente como vas recuperando esos sentimientos agradables dentro de ti y date cuenta que nacen de ti, con o sin esa persona
  7. Si necesitas pedirle algo más, hazlo
  8. Platícale lo que ahora vas a hacer de tu vida y cómo te vas a relacionar con los demás.
  9. Despídete imaginando inclusive que le das un abrazo
  10. Párate y es muy importante que le digas “ahora voy a continuar con mi vida” e imagines cómo le das la espalda y te vas

Espero que este artículo te haya servido y de corazón deseo que sanes pronto. Puedes compartir tu experiencia enviándome un correo a gama_blog@hotmail.com o escribiendo en la página de Facebook: Gama Blog o por Twitter: gama_blog o por aquí (si tienes una cuenta en wordpress).

¡Nos leemos pronto! ¡Besos!

 

 

Nadie se me acerca ¿Qué estoy transmitiendo?

No te has dado cuenta, pero a veces tomas actitudes o acciones que repelen a las personas y te alejan del sexo masculino, demostrándo una personalidad que en realidad no es la tuya.

Mujeres que temen a la intimidad

La intimidad es un must, es la forma de vincularse y de intercambiar (lo que quieras) en una relación. El no permitir que alguien se acerque a nosotras puede partir de lo siguiente:

  • Miedo al rechazo o abandono.
  • Miedo a perder la identidad propia ¿Por?
  • Miedo a ser abrumada por las necesidades del hombre.
  • Por sentirse independiente.
  • Por ser una mujer seca, mejor conocida como la roca.

Mujeres con altas expectativas

Es obvio que cuando comenzamos una relación, nuestras expectativas estén a full y si estas no son cumplidas, solemos desilucionarnos, decepcionarnos y enojarnos. Empezamos a pedirle “sutilmente” a nuestra pareja que cambie “eso” que nos saca de quicio.

Cuando todo se vuelve demasiado y se deja de lado la comunicación basada en la retroalimentación, lo único que provocaremos es que se alejen de nosotras.

Mujeres enojadas con los hombres

No todos los hombres son iguales. No sé, pero he entendido algo… No hay hombres iguales, nosotras los hacemos iguales con nuestras acciones, pensamientos y deseos. Así es… Solemos moldear al tipo de hombre que queremos y como estamos acostumbradas a seguir patrones, bueno, los hacemos idénticos.

Mujeres que controlan

A nadie en el mundo le gusta que lo controlen, todo ser es libre a pesar de estar en una relación. Tener el control en la pareja es satisfactorio ya que se tiene la seguridad de que todo saldrá a favor de la controladora.

Mujeres que dan todo

Antes se pensaba que la mujer capaz de amar sin límites era lo máximo en el mundo del amor; sin embargo, hoy en día darse toda y dejarse llevar como gorda en tobogán puede causar molestias. Mujeres que aman demasiado, ¡están fuera! 😦

 

 

No cambies por nadie, mejora por quien lo merece

La palabra cambio suele sacudirnos, provocarnos miedo a lo que existe detrás de ella y una vez que se pone en acción, nos desorbita totalmente.

Todos los cambios son buenos lo malo es cuando decidimos cambiar por otra persona que exige una nueva versión de nosotras mismas porque la que está corriendo no le late, no lo llena. El error más grande que podemos cometer es cambiar por alguien que no lo merece.

Existen dos tipos de personas que intentarán cambiarnos: 1. aquellas que nos quieren bien y que intentarán potenciar nuestra evolución. 2. Las personas que sienten envidia y harán lo posible para que tu desarrollo se frene.

Las personas que nos rodean intentan moldearnos de manera sutil, otras tantas lo hacen directamente, por ejemplo, son las personas que premian o reconocen nuestro esfuerzo, esperando que algún día nosotras hagamos lo mismo.

Las que intentan cambiarnos directamente, aplican frases tipo: “O cambias ____inserte aquí lo que te pidieron cambiar__ o te dejo/me voy/me enojo/te dejaré de querer.” Esto sólo produce sentimientos de tristeza y de indefensión

Por otro lado, existe el cambio que decidimos hacer nosotras, aquel que nos produce una enorme sensación de bienestar, especialmente cuando se trata de un cambio con sentido y cargado de madurez emocional.

Dejar aquello que te perjudica y no estar dispuesta a quedarte donde estás y dejar que lo negativo se acumule, habla de tu gran madurez emocional, quiere decir que respetas y entiendes tus sentimientos.

Sí te puedes morir de amor: el síndrome del corazón roto

El famoso dicho: “de amor nadie se muere” suma puntos en su contra, porque sí te puedes morir de amor.

Es científicamente conocido como cardiomiopatía, puede surgir en momentos de estrés generado por alguna angustia emocional y puede presentarse aunque tu corazón esté súper saludable.

El corazón responde a las hormonas del estrés como la adrenalina, epinefrina y el cortisol. Hacen que tu corazón lata más fuerte conforme tu cuerpo se prepara para hacer algo a un nivel sobrehumano. Estos mismos químicos también son liberados cuando sientes ansiedad o te rompen el corazón.

Demasiados químicos pueden hacer que tu corazón se agote por la sobre estimulación del estado emocional. El síndrome del corazón roto puede presentar síntomas como si fuera un problema cardiovascular, como por ejemplo, dolores en el pecho, falta de aire y palpitaciones, que pueden terminar en una falla en el corazón o incluso la muerte si no se trata.

Este problema es más común en mujeres que en hombres, aunque aún no se conoce exactamente la razón, se dice que tiene que ver con las hormonas que cada género posee.

Obviamente no podemos predecir las cosas malas o “fuertes” que suceden, lo que sí podemos controlar es la manera en la que tomamos las cosas y la forma en la que las manejemos emocionalmente.

Una vida saludable y llena de ejercicio puede ayudarnos a enfrentar de la mejor manera aquellas cosas que dañan nuestras emociones. El corazón está estrechamente ligado a las emociones y saber controlarlas puede proteger nuestra salud y nuestra vida.

 

Ansiedad y depresión: Una lucha constante

La depresión y la ansiedad son problemas emocionales que nadie desea sentir, simplemente es un cúmulo de situaciones y experiencias complicadas que el día menos esperado explotan.

Se tiene la idea de que una persona que sufre estos trastornos, es un ser débil, inestable e incapaz de enfrentar la vida. Los que forman parte de su entorno se la pasan dando discursos tipo: “Tienes que madurar”, “La vida no es así”, “No es para tanto”, “No tienes porque llorar.”

¿Te suenan? Quizá tú escuchaste este tipo de frases que lejos de reconfortarte te hacen sentir peor. Es importante que le demos la atención necesaria a la dolencia emocional así como se le da a un dolor de cabeza o de estómago.

No debemos dejar que las heridas emocionales se curen solas, debemos trabajar en ellas y encontrar la razón del dolor. Lo ideal es acudir a un psicólogo para que nos brinde las mejores estrategias y nos ayude a enfrentar la depresión y la ansiedad.

Así como nos damos cuenta que algo que comemos nos hace daño, debemos dejar de consumir aquellos pensamientos y circunstancias que nos hacen daño, no vale que sólo parchemos las heridas, es necesario limpiarlas y sanarlas poco a poco.

Ansiedad

Un ataque de ansiedad es similar a un viaje en una montaña rusa. De un momento  a otro va a parar, pero no sabemos cuándo, ni cómo por lo que mantener el control ante esto es un poco complicado.

Depresión

Quien padece depresión, se hunde en una constante tristeza o irritabilidad. Nada lo motiva, ni lo ilusiona. Le cuesta ir a la escuela o al trabajo. La depresión es la punta de todo lo que hemos traído cargando durante mucho tiempo, es el resultado de circunstancias difíciles que guardamos en lo más profundo de nuestro ser.

La depresión y la ansiedad no son para nada signos de debilidad, al contrario, demuestra la fortaleza que el ser humano ha tenido a lo largo de la vida y que de un momento a otro, esa fortaleza y ese “aguante” sale a flote por medio de estos problemas emocionales.

Nadie está libre de relacionarse con la depresión y la ansiedad, ya sea de manera directa o indirecta.

 

Pequeñas casualidades que te cambian la vida

La mayoría de nosotras estamos a favor de que la casualidad no existe, que todo aquello que nos sucede es resultado de nuestras acciones y que cada una cosecha lo que siembra. No obstante, en lo que sí estamos a favor, es en que hay veces que la vida nos sonríe y la suerte está de nuestro lado, colocándonos a personas que cambian nuestra vida para bien, personas que de alguna u otra forma valen la pena.

Nuestro único deseo es que las cosas que recibamos sean buenas, no nos preocupamos por la ciencia o la física cuántica, sobre si lo que atraemos es gracias a nuestra mente o si los planetas se alinean. El punto es que esperamos cosas positivas ¿Y quién no? A nadie le agradan las cosas malas, por ello, es importante que reflexionemos lo siguiente:

Amor propio

Si careces de amor propio, lo único que pasa es que “te dejas llevar” y permites que otras personas e incluso la vida te pongan las casualidades enfrente. Amarnos a nosotras mismas nos ayuda a saber que sí y que no es bueno para nuestro entorno.

Sin temor a la incertidumbre

Odiamos no tener las cosas bajo control, las cosas sorpresivas nos causan conflicto. Debemos aprender a entender y aceptar todo aquello que no podemos manejar y la casualidad es una de ellas.

¡Disfruta todo lo que la vida te va dando!

Síndrome de la silla vacía

Se refiere a la pérdida de una persona especial para nosotros; se le denomina síndrome, porque esta sensación de tristeza se agrava en momentos que son sinónimo de festejo o alboroto.

Este sentimiento tan fuerte, tiene que ver con un proceso de duelo, donde tenemos que acostumbrarnos a vivir sin esa persona, experimentando un terrible dolor emocional. El duelo no tiene fecha de duración, se termina cuando ya puedes vivir sin esa persona y puedes hacer tu vida sin sentir ese vacío.

Es importante mencionar, que este síndrome puede manifestarse aun cuando la persona no haya fallecido.  Esto quiere decir que puede trasladarse a otros factores como por ejemplo, la soledad.

Para vencer este síndrome debes hacer lo siguiente:

  1. No callarte: Normalmente cuando se padece este sentimiento, no se tienen ganas de hablar; sin embargo, es bueno que nos desahoguemos con nuestra familia o amigos.
  2. Pide ayuda: No creas que puedes con toda la carga, lo mejor que puedes hacer es acudir a un psicólogo, ellos son expertos en la mente humana y podrán ayudarte a superar la pérdida.

Es necesario que siempre tengamos en mente que las personas que están en nuestra vida se van a ir de una u otra manera y que por más que queramos no podremos impedirlo.

 

Cómo hacer que se enamoren de ti

Seguramente has escuchado y leído infinidad de cosas que debes hacer para que un hombre se clave contigo. Pasar tiempo con él, tener detalles, escucharlo, impulsarlo etc, etc. Sin embargo; la fórmula perfecta para que se enamoren de ti es…

Pedirle que haga algo por ti. Así es, tú mujer independiente acabas de leer algo que va en contra de tu código femenino. Tú que tratas de hacer las cosas por ti sola y que hay veces en las que ni siquiera permites que él pase por ti a tu casa, lamento decirte que los hombres se enamoran de la mujer a la que “le invierten tiempo.”

Quizá pensarás que no quieres parecer dependiente y una especie de carga para tu pareja o para el chico que te gusta,  con esto no estoy diciendo que él tiene que hacer TODO por ti porque por otro lado a los hombres les gustan las mujeres que pueden hacer y lograr cosas por si mismas; no obstante, el instinto masculino los llama a que como machos alfa tienen que ayudar en algo a su pareja, no importa si sólo es para abrir el frasco de la mermelada.

Uno termina enamorándose de las personas a las que les da; no alas que les quita. La realidad es que siempre nos enamoramos cuando “damos algo”; es por eso, que las buenas relaciones están basadas en lo que uno le puede dar al otro y viceversa. Aquello bueno que se aporta a la relación ayuda a que el enamoramiento aparezca o permanezca según sea el caso.

Como mujeres independientes es necesario que de vez en cuando permitamos que nos apapachen, nos cuiden y hagan algo por nosotras para hacer sentir importante a la otra persona.

Relaciones amorosas: Atraes lo que eres

Cuando nos sentimos tristes, deprimidas y vacías le echamos la culpa a la soltería. Esa tristeza tan profunda es porque no tenemos una pareja que nos haga piojito mientras vemos nuestra serie favorita en Netflix.

Cuándo más tristes nos sentimos es cuando más “necesitamos” compañía, pensamos que eso curará todos nuestros males y que por fin podremos estar completos. Sin embargo, ¿Quieres a una persona triste, deprimida y sin rumbo?

En esta vida atraemos lo que somos, llámense amistades o pareja. Lo que no sabemos es que primero debemos de ser felices y la pareja llegará solita, sin necesidad de buscarla. Siempre queremos a nuestro lado a un hombre detallista, fiel, sincero y con todas las cualidades del mundo; sin embargo, muy pocas veces nos ponemos a analizar cuáles de esas cualidades poseemos.

Lo mismo pasa cuando no hemos superado a nuestro ex, toda esa energía la pasamos a nuestra nueva relación y cometemos los mismos errores y repetimos la historia. El sentir celos o envidia por querer vivir lo que los otros viven hace que la llegada de esa persona maravillosa se retrase. Rabiar cada que postean fotos amorosas o comentarios llenos de miel, en vez de sentir envidia, debemos sentir alegría por el otro, para que esas bendiciones que nosotras enviamos se nos regresen al doble.

Lo mejor que podemos hacer es cerrar los ojos, respirar profundo, exhalar, abrirlos, levantarnos y seguir. Recuerda que no hay prisa y que todo llegará en el momento adecuado, en el momento en que te sientas lista para abrir tu corazón. En el momento en que no tengas que pedir amor, sino que simplemente lo vas a compartir con esa persona que un día te vas a encontrar en el camino.

 

 

El amor es eterno, pero la paciencia no

Debemos de tener algo muy claro: el amor por sí solo no es la base de las relaciones felices. Cuando no hay reciprocidad, comprensión y respeto, la paciencia se agota. Decir adiós a alguien que ha compartido tantas cosas y por la que hay un sentimiento enorme es súper difícil; sin embargo, es algo que debemos hacer por nuestro propio bienestar emocional y físico.

Cuando se acaba la paciencia, se acaban las ilusiones, las ganas y comenzamos a hundirnos en un vacío que destruye nuestra autoestima. Solemos ceder y ceder sin darnos cuenta que nos estamos perdiendo a nosotras mismas.

Puedes perdonar, aceptar y pasar muchas cosas, está bien siempre y cuando sea recíproco y exista sinceridad en el arrepentimiento. Ahora bien, la cuota de cesiones y concesiones tiene un límite. Cada que cedemos a algo estamos perdiendo una parte de nosotras, por ejemplo, dejar de ver a un amigo porque tu pareja siente celos o dejar de hacer lo que te gusta para dedicarle tiempo a tu novio.

La paciencia tiene un límite y cuando notas que ninguna de esas concesiones te ha sido retribuida o reconocida lo mejor es que te sientes a pensar sobre tu situación y quizá debas tomar una decisión.

Llegó el momento de decir adiós

Por más amor que exista en nuestro corazón, llega un punto en que el daño y las desilusiones son más fuertes y poco a poco destruyen nuestra salud emocional y física. Toda despedida trae consigo cierre de ciclos y cambios que nos ayudan a crecer y a mejorar como persona.

El amor es eterno pero la paciencia no…

Ley de vida: No puedes hacer feliz a todo el mundo

Hemos crecido creyendo que es nuestro deber darle felicidad a las personas que nos rodean, incluso es considerado una especie de “valor”; sin embargo, no todos los valores que existen son coherentes o se pueden cumplir.

No puedes andar por la vida haciendo feliz a todo aquel que se cruza en tu camino, además no es muy conveniente para ti. Para lograr un equilibrio emocional, es primordial tener en mente que NO podemos hacer feliz a todo el mundo, sobre todo, a personas que no se lo merecen.

Se trata de saber establecer prioridades sin catalogarnos como egoístas por cuidar nuestro bienestar emocional y sobre todo nuestra felicidad. Sólo cuando se está bien consigo misma, seremos capaces de hacer feliz a los demás.

Felicidad = destrucción

Cuando pretendes hacer feliz a todos, lo único que conseguirás será destruirte, porque es imposible que todas las personas a las que “intentas” hacer feliz encajen con tus valores.

Es imposible hacer feliz a la persona que sólo te trae decepciones, críticas o algún daño a tu vida. No vale la pena dar lo mejor de nosotros mismos a alguien que no lo valora ni lo reconoce.

Recuerda:

La felicidad no es un regalo, no es algo que se da así de simple. Dar felicidad implica sacrificar algunas cosas, por ejemplo, tiempo y energía personal. Si la o las personas a las que les das felicidad no lo reconocen o valoran, entonces no vale la pena.

Lo mejor es ofrecer felicidad a aquellos que te dan felicidad sin pedir nada a cambio. Las personas que merecen recibir felicidad de tu parte, son aquellas que te hacen una mejor persona, que te impulsan y no te detienen en lo que piensas y sueñas. Son personas que no te alejan de ti mismo y con las que puedes decir SÍ o NO cuando algo te inquieta.

La felicidad será efectiva siempre y cuando no la otorguemos por el simple hecho de “contentar” a alguien.

El pasado: Aprende, agradece y déjalo ir

Superar el pasado no es una tarea fácil, pero no podemos estancarnos en eso toda la vida, reciclando emociones, pensamientos y vivencias que bien sabemos, jamás volverán a pasar, jamás.

Lo primero que tienes que hacer para poder superar el pasado es no buscar culpables, trata de sanar los rencores y el odio. Es súper válido que llores, patalees o hagas lo que sea para liberar ese daño que te hicieron; sin embargo, esto no debe durar más de tres meses.

Es más doloroso aún permanecer atadas a ese odio y rencor porque queramos o no estamos atadas a la persona que nos hizo daño. Perdona a la persona y perdónate a ti misma por haber invertido tiempo, emociones e ilusiones en quien no lo merecía.

Jamás intentes culparte, abre los ojos, respira profundo, asume y perdona todo lo que se relacione con el daño. Sentirás una liberación interior que sanará las heridas.

No vuelvas a casa

La palabra nostalgia tiene su raíz en el griego y está compuesta por “regreso o volver a casa.” El hecho de que te pases recordando el pasado es una forma sutil de regresar a lo que te hizo daño.

Olvídate del sufrimiento que bloquea la capacidad de vivir la realidad inmediata, deja de alimentar emociones que ya no son útiles en tu vida. Aprende, agradece y déjalo ir.

Utiliza la nostalgia para recordar lo que TÚ eras en ese entonces y en lo que te has convertido ahora y úsalo a tu favor para renovar energías.

Lo bueno está por llegar, sólo ábrele la puerta

  • Piensa y decreta lo que en realidad mereces, cambia tu actitud y “eso” llegará.
  • Una vez que te des cuenta que dejaste el pasado atrás, tus heridas ya habrán sanado y eso traerá consigo nuevas oportunidades.

Date la oportunidad de vivir y sentir cosas nuevas, el pasado está marchito y por más que te esfuerces, jamás volverás a sentir lo mismo.

 

Amistades tóxicas: Identifica si tienes alguna

Nosotros somos seres sociables por naturaleza, por ello, la importancia de tener amigos nos da un equilibrio emocional que otras personas no pueden.

Sin embargo, hay personas que entran a nuestra vida para generar caos y desequilibrio y muchas veces no sabemos si eso puede ser erradicado. Lo que sí, es que son personas muy influyentes que alteran nuestro entorno y nuestras emociones. Identificar a aquellas personas que intoxican nuestra vida es muy importante para así poder alejarlas y mantener nuestro equilibrio emocional.

Pasivo agresivas

Este tipo de personas suelen mantener una actitud negativa, nada les parece y suelen molestarse sin necesidad de expresarlo. Acumulan su enojo e insatisfacción y de la nada estallan.

Competitivas

Siempre querrán estar un paso delante de ti. Si les cuentas que tuviste un aumento salarial, ellas tratarán de contarte algo mejor.

Drama queen

Este tipo de amistades viven en un constante drama, descargan sus conflictos e inseguridades y utilizan a las personas que los rodean como terapeutas, pero jamás se dejan ayudar o no aceptan consejos.

Las amargadas

Se enojan por todo, incluso si las cosas van bien. Tienen mala autoestima y su aspecto parece de un enojo eterno.

Las manipuladoras

Este tipo de personas sacan provecho de aquellas que evitan confrontaciones y casi nunca dicen que no.

Las envidiosas

Les enoja que a otros les vaya bien e inventan chismes para justificar o tapar que los logros de las personas son por méritos propios.

¡Diles adiós!

Lo primero que debes hacer es cambiar tu actitud ante este tipo de personas, aprende a decir NO cuando sea necesario, poner límites de confianza y cortar las conversaciones negativas.

 

La mejor edad es la que tienes ahora

Muchas personas a lo largo de su vida no acaban de encajar con sus años.

Cuando somos pequeñas deseamos ser jóvenes, pensamos que ahí se encontrará una vida llena de sueños, amores y aventuras, ansiamos tener una vida adulta para poder hacer lo que queramos. Ahora que ya estamos en la edad que tanto anhelábamos, no acabamos de encajar con lo que somos, con lo que representamos y por supuesto, con nuestros años.

El no sentirnos en equilibrio con nuestra vida y con los años que tenemos es algo muy peligroso. Nos cuesta entender que cada año de vida es vida vivida con nuestros seres queridos, es una oportunidad para crecer como personas y para estrechar lazos con quienes nos rodean.

¿Qué edad tienes?

A pesar de que aún soy joven, me parece que tengo la edad que mi rostro y mis ojos representan, lo importante es que al pasar de los años, nuestro interior no envejezca y no perdamos la ilusión en todo aquello que realizamos.

Al pasar de los años…

Conozco a varias personas que ocultan su edad por pena, se quitan años o se suman, les da pánico no estar a la altura de los años o qué sé yo. Lo importante es sentirse bien consigo mismo, con lo que se ha conseguido y con lo que se es, sólo así los años de vida que se tengan sentarán a la perfección.

No debemos sentirnos mal con nuestra edad, porque al final son sueños cumplidos, porque cada día vivido forma parte de tu esencia, es hermoso tu reflejo, eres increíble con lo que eres. Siéntete satisfecha por lo que has logrado hasta ahora y por lo que has superado a lo largo de los años.

Aléjate de quien no te necesita

En Facebook tenemos la opción de “Eliminar amigo”, si no está en tus redes sociales, no está en tu vida. Lo mismo deberíamos hacer en la vida real, muchas veces estamos rodeados de personas que no nos dejan avanzar y lo mejor es “eliminarlas” de nuestra vida. Obviamente no vamos a ir diciendo adiós, simplemente se trata de priorizar y de no invertir tiempo y energía en quien no lo merece.

¿Ya no me necesitan?

Muchas veces es complicado darnos cuenta cuando alguien ya no nos necesita en su vida, cuando dejamos de ser importante en ella y cuando el respeto se pierde y la relación se vuelve interesada. Es necesario identificar quién nos necesita de forma auténtica y quién se ha despegado desde hace tiempo de nuestro corazón.

Todas tenemos una amiga o amigo que sólo aparece cuando necesita algo, excusándose con la frase: “Sólo tú sabes escucharme”, “sólo en ti confío.” Lo mejor que podemos hacer es poner límites, esto no quiere decir que acabemos con la relación; sino expresar lo que sentimos y pensamos al respecto y de ahí pintar nuestra raya.

A lo largo de nuestra vida hemos dejado (y tendremos que dejar) a muchas personas, de eso se trata, de ir avanzando e irnos quedando con lo que realmente importa. Sé que duele y has experimentado un vacío al darte cuenta que alguien importante para ti dejó de necesitarte, pero sólo con el tiempo podrás comprender y superar la pérdida. No olvides que te tienes a ti misma y eso es lo único que importa, ámate, respétate para que así puedas abrir la puerta a otras personas.

Las personas que realmente te necesitan en su vida te lo demostrarán de manera sincera sin chantajes ni egoísmos. Tú también debes demostrarles cuán importantes son para ti. En esta vida no se trata de acumular gente como lo hacemos en las redes sociales, procura quedarte con lo mejor, con lo que te llene y te haga feliz.

 

Cuida tu cuerpo para lograr un equilibrio físico y mental

La mente y el cuerpo tienen un lazo súper estrecho, es por ello que los problemas emocionales repercuten en el cuerpo y se presentan en dolores y molestias físicas o viceversa. El equilibrio físico y mental es fundamental para tener una buena calidad de vida.

Sabemos que muchas veces es complicado o casi imposible lograr dicho equilibrio; sin embargo, aquí te dejo unos consejos para que lo logres y tu salud mental y física estén al cien.

Haz ejercicio físico

Es una de las mejores prácticas que se pueden hacer todos los días para mejorar la salud física y mental. Al hacer ejercicio la hormona de la felicidad se estimula, además, es buenísimo para mantenerte en tu peso y así evitar enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.

Consume alimentos saludables

Los nutrientes que poseen los alimentos tienen la capacidad de fortalecer todo el cuerpo a nivel físico y mental ya que contribuye a la segregación de sustancias que determinan el estado emocional.

Escucha a tu cuerpo

El cuerpo es tan perfecto, que sabe alertarnos cuando algo no está bien, las señales y síntomas que se manifiestan demuestran cuando estamos atravesando por alguna enfermedad física o emocional. Es importante que aprendamos a escucharlo y a no ignorar los focos rojos para así atenderlos lo más pronto posible.

Practica Yoga

El yoga es una disciplina antigua originaria de la India, cuya práctica sirve para ejercitar la mente y el cuerpo hasta lograr una estabilidad.

Está basada en las directrices morales que invitan a la autodisciplina, la calma, el respeto y la sinceridad con el propio ser y con los demás.

Existen diferentes formas de practicarla según su origen pero, en general, todas apuntan a afianzar la capacidad de la mente para incidir sobre las funciones corporales.

Por esto, a nivel global su realización ayuda a:

  • Mejorar la actitud.
  • Recuperar la calma.
  • Reducir el estrés.
  • Lograr la disciplina.
  • Aumentar la flexibilidad.
  • Fortalecer el sistema inmunológico.
  • Mejorar y controlar la respiración.

No esperes más para poner en marcha estas recomendaciones para encontrar de nuevo ese bienestar físico y emocional que se pierde con las diversas dificultades que llegan a presentarse a lo largo de nuestra vida.

Acaba con el mal humor

El mal humor es como una bacteria que no sólo te infecta a ti; sino a todo aquel que se encuentra a tu alrededor. Debemos de aprender a canalizarlo, aceptar lo que tenemos y lo que ocurre en nuestra vida y sobre todo, pensar de forma positiva. ¿Suena fácil pero es imposible? Aquí en Gama te decimos cómo lograrlo.

Todas hemos pasado por esos días en los que nada nos favorece, queremos matar y gritarle a todo aquel que se cruza en nuestro camino. Generalmente estos episodios de mal humor son pasajeros; sin embargo, hay personas que parecen estar eternamente en el limbo del mal humor. ¿Conoces alguna? ¿Te consideras una de ellas?

¿Qué desata al mal humor?

• Cuando las expectativas propias no se cumplen.
• El mal humor es una señal de que existe algo que nos molesta. Hay personas que lo canalizan y lo desaparecen.
• Aquellas que no pueden controlarlo, demuestran que no tienen capacidad de resolver problemas aumentando así la carga negativa en su interior.
• Ese malestar suele transformarse en rechazo, en ocasiones hacia sí mismo y también hacia los demás.
• La frustración invade el interior.
• Las personas con mal humor crónico no disponen de capacidad reflexiva, de autovaloración ni de una adecuada gestión emocional.
• Hay una negación de la realidad.
• En ocasiones, el mal humor constante es reflejo de una persona egocéntrica donde sus problemas son siempre la mayor prioridad.

El mal humor se contagia

• La actitud de una persona, ya sea positiva o negativa, siempre nos acaba afectando a los demás.
• El mal humor procedente de un familiar cercano o de un amigo siempre nos resulta incómodo y acaba generando en nosotras emociones negativas e incluso el desánimo.
• Lo que sucede es que llegamos a desarrollar una serie de mecanismos casi inconscientes que acaban contagiándonos ese mal humor.
• En primer lugar, llevamos a cabo una imitación de gestos. Si la otra persona frunce el ceño y muestra malestar en la cara, nosotros haremos lo mismo porque estamos empatizando.

¿Cómo evitar contagiarte?

  • Cuando una persona comience a tener actitudes o comentarios negativos, lo mejor que puedes hacer es aportar cosas positivas a lo que él o ella te está diciendo.
  • Si estás escuchando y no quieres evitarlo para no ser grosera, lo que debes hacer es protegerte a ti misma para que nada te afecte. Piensa que sólo eres un “paño de lágrimas” pero no te enganches.
  • Sonríe en todo momento.

No permitas que el mal humor acabe con tu vida y con la de los demás. Disfruta lo que el mundo te ofrece y recuerda que nada es para siempre, todo es temporal y si las cosas van mal no te preocupes, no será para siempre, lo mismo pasa con las cosas que van bien, tampoco son eternas.

Consejos para encontrar la felicidad cuando todo parece estar perdido

Todos los días como buenos seres humanos luchamos por sentirnos bien, por sonreír y por superar todos los retos que la vida nos pone. Somos profesionales en tratar por todos los medios de estar bien, de sentirnos felices.

Lo malo es cuando nos llegan esas malas rachas donde todo se pone en nuestra contra y parece que tenemos una nube negra sobre nosotros y por más que hacemos no se quita.

Como consecuencia comenzamos a perder la motivación, a tener ideas negativas que nos frenan y nos impiden disfrutar las cosas buenas que tenemos.

Acaba con esas emociones negativas y ponte las pilas, aquí te dejo algunas claves para encontrar la felicidad a pesar de que todo esté devastado.

1. Confía en ti

No perder la confianza en nosotros mismos nos ayudará a resolver cualquier conflicto o a superar aquello que no tiene solución.

2. No siempre tienes la razón

Somos necios, siempre intentamos tener la razón (a pesar de que quizá no la tengamos) luchamos y afectamos nuestras relaciones sociales. Lo mejor que podemos hacer es buscar un equilibrio para llegar a un acuerdo donde nadie salga afectado.

3. Siente de manera positiva

La felicidad está en nuestra actitud, tener sentimientos positivos nos ayudará a superar momentos difíciles.

4. Adiós quejas

No hay peor manera de enfrentar los problemas que sólo quejarse ¡Actúa!

5. Olvídate de las críticas

Criticar a los demás le resta puntos a nuestra felicidad y obviamente nos quita energía y tiempo para resolver nuestros problemas.

6. Quiérete

Aceptarnos tal  y como somos es un must para solucionar todos y cada uno de nuestros problemas. Cuando fingimos ser algo que no somos para agradar a alguien lo único que logramos es una infelicidad total.

7. Cero culpas

No podemos evitar echarnos la culpa cuando algo sale mal, sin embargo, esto es un obstáculo enorme. Te recomiendo que aceptes tus errores y aprendas de ellos, tómalos como una experiencia que al final te traerá algo bueno. El hubiera no existe.

 

 

Las heridas emocionales son las que más tardan en sanar

El dolor y la tristeza es un must en nuestra vida, es algo que por ley debemos experimentar; sin embargo, no debemos quedarnos estancadas en el sufrimiento, lo mejor es superarlo, mirar hacia adelante y tomarlo como un medio para crecer.

Todas tenemos alguna herida emocional o más de una, este tipo de daño no se ve y quizá no se externe del todo, lo mejor que se puede hacer es dejar de percibir las heridas como una derrota o un signo de debilidad y aprender a reconocerlas como parte de nuestra esencia.

En este mundo hay dos tipos de personas:

Las que día a día hacen de su dolor una fortaleza y sanan por ellos mismos. Guardan sus cicatrices como parte de sus vivencias.

Las que se clavan y hacen de su dolor una especie de estilo de vida, van contaminando con rencor todo lo que hay a su alrededor.

Las heridas emocionales pueden llegar a manifestarse físicamente si no son cuidadas de manera correcta. Estas suelen ser las más comunes:

  • Migrañas
  • Cefaleas
  • Problemas musculoesqueléticos
  • Dolor de estómago
  • Malas digestiones
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Mareos
  • Náuseas

¿Cómo curarme?

  1. Llora, enójate, sigue llorando. Lo mejor que puedes hacer para desahogarte es llorar, gritar, patalear, lo que sea necesario para sentirte bien.

Ojo: el desahogo emocional no debe de durar más de dos semanas, si nos dejamos llevar y prolongamos el desahogo a un mes, probablemente nos dé una depresión de miedo.

2. Prioridades. ¿Qué necesitas para estar bien? Piensa en eso que te hará bien y el tiempo que necesitas. Por ejemplo, vete una semana a un lugar tranquilo donde sólo estés contigo. ¿Necesitas sentirte útil? Márcate nuevas metas y objetivos para sentirte motivada. ¿Necesitas ser feliz? Es momento de depurar todo aquello que no necesitas en tu vida, ya sea objetos o personas.

3. Reinvéntate. Es momento de plantearse ¿Qué tipo de persona me gustaría ser? Para lograr reinventarnos necesitamos alimentar nuevas esperanzas e ilusiones, nunca es tarde para los cambios.

4. Rodéate de gente positiva. Es súper importante que nuestro entorno esté limpio, sea sano y nos ayude y motive a crecer. Aléjate de las personas tóxicas y que no te dejan avanzar.

No olvides que la vida sigue su curso y mereces avanzar al tiempo, no te dejes vencer, no te detengas jamás.

Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener

Aunque no lo creas, no todas las personas tienen claro por lo que vale la pena tener o conservar en su vida. Es básico luchar por nosotras mismas para tener todo aquello que nos hace sentir estable ya sea por tener más dinero, más bienes, más amor, más amistades o lo que sea. El hecho de luchar por nosotras no nos hace egoístas, al contrario.

A veces la vida nos regala cosas o situaciones que no merecemos, nadie merece ser infeliz, ser abandonado, ser traicionado; sin embargo, el chiste de recibir cosas que no esperamos nos motiva u obliga a luchar constantemente, porque eso es la vida, es una lucha que no tiene fin y eso hace que consigamos lo que queremos.

Te invito a que pienses y reflexiones ¿Qué es lo que te gustaría tener? ¿Ya lo tienes? Bueno, ahora considera lo siguiente:

  • Eso que tanto deseas debe de ser un reflejo de ti misma, por ejemplo, si deseas tener una casa en la playa porque te transmite tranquilidad, paz. Si piensas en un bien físico, relaciónalo con crecimiento personal.
  • Piensa en aquello que te proporcione un AUTÉNTICO bienestar interno. No importa si es simple, a veces las cosas pequeñas dan resultados o satisfacciones enormes.
  • Piensa también no sólo en lo que quieres; sino en lo que mereces tener.
  • Evita sentimientos negativos. Querer tener algo para hacer daño a los demás no favorece en nada a tu crecimiento interno.

Lo más importante es pensar que quizá muchas de las cosas que quieres ya las tienes pero no te has dado cuenta. Tienes una familia, una buena salud, una buena pareja, un buen trabajo. A pesar de que ya lo tengas, es necesario luchar todos los días para conservarlas, recuerda que no todo se queda a tu lado o en tu vida nada más porque sí.

Luchar nos hace mejores personas, nos hace más fuertes y nos enseña el verdadero valor de las cosas. No hay nada más delicioso en la vida que obtener lo que uno quiere, nada cae del cielo y nada se soluciona por arte de magia. Quien lucha consigue resultados, toda lucha trae cambios y con ellos se abre la puerta a nuevas oportunidades.

Tómate un tiempo para pensar por lo que quieres luchar y por lo que realmente vale la pena romperse la madre, aprende a separar qué es lo que vale la pena tener y qué es lo que ya no sirve.

Cuando menos lo esperas todo sale bien

¿Es una frase hecha? ¿Es una especie de mantra que debes repetirte a ti misma para levantarte el ánimo y levantárselo a los demás? No, la realidad es, que ES una realidad y así como bebes café y haces ejercicio todas las mañanas, el pensar que las cosas saldrán bien es un hábito.

Ser positivas es darnos la oportunidad de que la vida nos dé lo que merecemos, de darle “chance” a todas y cada una de las esperanzas que tenemos para que se vuelvan algo tangible y no algo que ocurrió por casualidad. Las cosas no ocurren porque sí, ocurren porque tú haces que sucedan.

Seguramente tienes a una amiga que cada que te llama lo único que te platica son dramas multiplicados por 1000. Es obvio que todas hemos pasado por momentos de dolor, hemos tenido pérdidas, nos han traicionado o abandonado y no por eso queremos recordarlo todos los días. Las personas que acogen, aceptan y dejan ir las situaciones que las han dañado, son más libres y más sanas, fluyen mejor por la vida y les es más sencillo mantenerse con una actitud positiva ante el mundo.

Con esto no te estoy diciendo que te será súper sencillo levantarte y dejarte fluir por la vida con una sonrisa de oreja a oreja, no. Sin embargo, es un buen momento para comenzar a pensar que hay cosas que no están dentro de nuestro control y que, lo mejor es aceptarlas y dejarlas ir.

Tampoco puedes controlar a las personas que te rodean para que no te hagan ningún daño, así sea tu amiga de toda la vida o incluso tus padres, todos cometen errores que pueden lastimar y no pasa nada, la vida sigue y al final las cosas se alinean, todo se disculpa y puedes continuar por el camino.

El optimismo es bueno pero, tampoco aplica que te vuelvas tipo “únete a los optimistas, ánimo” A veces, ser muy muy muy optimista es malo, esto es lo que no debes hacer:

  • Ser positivo nivel extremo y pensar que se estará rodeado de un éxito rotundo y que naciste para vencer y no para ser vencido es un error enorme.
  • Es bueno dejarnos llevar y fluir por la vida, pero jamás debemos perder la realidad y despegar los pies de la tierra. Debemos de estar preparadas para lo imprevisto.
  • Recuerda: TÚ NO ERES TUS ERRORES. Hay personas que por haber tenido un mal día, automáticamente piensan que su vida en general es una basura o que es el peor día de sus vidas. Aprendamos de los errores y superémoslos.

 

 

Sigo a mi ex por las redes sociales

Si, te consideras una persona súper madura por lo tanto, decides seguir a tu ex en todas las redes sociales, no quieres que piense que estás ardida, total, aquí no pasó nada y puedes seguir con tu vida tranquilamente y ver lo que postea. La realidad es que quieres seguir pendiente de lo que hace y no hace, si la pasa bien o la pasa mal (en el fondo es lo que más deseas jaja).

Aunque disfrutar la desgracia ajena es uno de nuestros principales placeres “ocultos” (pronto escribiré un post a cerca de esto) quizá no sea la mejor manera de mantenerte estable y alimentar tu salud emocional, pero no importa, lo haces de todos modos.

¿Por?

Es súper sencillo, tal vez sientas un poco de “alivio” al ver que si tu ex la pasa mal, probablemente sea por la ruptura de la relación, te gusta saber que tú hayas sido el mejor prospecto que pudo haber pasado por su vida. El problema viene cuando es lo contrario y el güey está más feliz que reina gay en festival y ahí sí, te da en toda la madre.

El seguir a tu ex por las redes sociales se puede deber a dos cosas:

  • Terminaron súper bien, súper cuates (generalmente pasa 1 en un millón)
  • Lo sigues por rencor para alimentar al narcisista que llevas dentro. Si lo haces por esto, debes estar preparada para recibir satisfacción o un poco de dolor.

Te recomiendo que si terminaron mal, lo mejor es que dejes de seguirlo y de ser posible lo bloquees. Pero, si terminaron por decisión mutua, bueno, igual y puede dejarte algo bueno o algún mensaje positivo incluso aun cuando ya hayan terminado.

Lo más importante aquí es que vayas en busca de tu propia felicidad y estés lo más tranquila posible.

¿Tu pareja es un psicópata?

La palabra psicópata pone a la gente un poco nerviosa, así que si estuvieras viendo regularmente a uno, probablemente quisieras saber, ¿no?

La ciencia puede ayudar con esto. Se ha descubierto recientemente una manera fácil de detectar si alguien tiene la posibilidad de ser un psicópata: míralos bostezar.

Según un nuevo estudio, se descubrió que las personas con características de psicópata son menos probables de “contagiarse” del bostezo de otros.

Para el estudio, los investigadores consiguieron que 135 estudiantes universitarios completarán un examen que determina si tienes una personalidad psicópata y luego los expusieron a una situación diseñada para causar que bostezaran como resultado.

Descubrieron que la gente que salía más alto en la escala de psicopatía eran mucho menos propensos a bostezar en respuesta a otros bostezando.

Seguro has oído de la psicopatía, pero probablemente no estas muy bien enterado de lo que realmente es. La psicopatía es un desorden antisocial, pero a diferencia de otros desordenes antisociales, este carece de un componente emocional. Uno puede ser antisocial en el sentido de que es violento o vengativo, pero aún puede procesar el aspecto emocional de la situación.

Por otro lado, los psicópatas podrán ser narcisistas, estafadores, no pueden crear lazos emocionales fuertes con otros, no aprenden de los castigos, callosos y carecen de culpa.

No se entiende exactamente por qué existe este vinculo del bostezo en psicópatas, pero en ellos o personas con características psicópatas pronunciadas suelen tener dificultad al medir las emociones de otros, lo cual la mayoría de la gente puede hacer.

Cuando una persona bosteza, toma mucho procesamiento social para bostezar también y los psicópatas podrían no detectar el estado emocional o mental de otra persona bostezando. Ven a una persona bostezar y no piensan que es más que eso.

Claro que esto no significa que porque alguien no bostece después de ti que es un psicópata.

Existen muchas razones de por qué muchos no respondemos a un bostezo contagioso, incluso cuando sabemos que somos susceptibles a ellos. Una diagnosis de psicopatía requiere unas cuantas pruebas y una evaluación clínica.

Así que si notas que tu pareja no bosteza cuando tú lo haces, no pierdas la cabeza, podría ser nada. Pero si encuentras a alguien con quién sales mucho y es emocionalmente distante, introvertido, audaz y no bostezan cuando tú lo haces, podrías estar en la presencia de un psicópata.

 

Original.

Alcanza la salud física y mental

Es muy sencillo conseguir un día a día más tranquilo y saludable, si aplicas estos consejos  como una rutina, conseguirás que tu calidad de vida aumente.

¡Ejercítate!

Practica una actividad tres veces a la semana y que ésta dure más de una hora, las actividades deben de ser vigorosas para reforzar músculos y huesos.

Limpia la alacena

Límpiala poco a poco, cuando vayas comprando cosas nuevas procura que sean bajas en azúcares, sales y grasas.

Compra en el mercado

Frutas y verduras que sumen entre 5 y 7 porciones diarias.

Deja de fumar

Cada año mueren 6 millones de personas por enfermedades relacionadas con el consumo del cigarro.

Lávate las manos

Esto es básico; sin embargo, no muchas personas suelen tener esta higiene. Esto es fundamental para evitar la propagación de enfermedades como diarrea, problemas respiratorios y transmisión de virus y bacterias.

Higiene mental

No sabes lo bueno que es para nuestra mente hacer actividades como yoga, meditación.

Disfruta el tiempo libre

No sólo te quedes horas frente a la computadora o el teléfono móvil. Sal y disfruta con tus amigos y tu familia.

Ríe

La risa es la mejor medicina para el alma, el cuerpo y la mente. Una persona que ríe mucho, encuentra la misma tranquilidad que las personas que meditan. ¡Adiós estrés gracias a la risa!

Verdades sobre las personas neuróticas

Ser una persona neurótica trae mala reputación, son consideradas con mal humor y con la tensión al mil. Repasan y piensan las situaciones dos veces y no dejan las cosas tan fácilmente.

Ser neurótica (o neurótico) tiene beneficios, si sabes manejar tu neurosis puedes beneficiar a tu mente sobre-activa mejor que los demás. Aquí unas cuantas verdades de las personas neuróticas.

Cero improvisación

A las personas neuróticas les revienta no planear u organizar. No permiten que las cosas se salgan de control para evitar sorpresas.  Aunque podrían beneficiar de ajustarse a su entorno, su preparación no es algo malo.

Increíbles amigos

Los neuróticos siempre tienen en orden todo y siempre estarán pendientes de los demás, así que, si tienes un amigo que sufre de neurosis, no faltará su felicitación en tu cumpleaños o en lo que sea relevante en tu vida.

Mejor salud

Estas personas presentan menos enfermedades crónicas, su peso corporal es saludable y no se inflaman mucho. La conciencia mezclada con la neurosis puede ser una muy buena combinación.

Ansiedad = un punto positivo

Sabemos que la ansiedad no es considerada como algo bueno; sin embargo, un neurótico puede utilizarla a su favor ya que no se congelará y hará lo posible por eliminar esa ansiedad.

El amor los calma

Una relación romántica puede calmar a los neuróticos. Como si fuera magia.

Cada decisión es muy importante

No importa si decide lo que quiere cenar o lo que quiere hacer por el resto de su vida, es igual de importante.

Más inteligentes

El estrés, de manera moderada, podría ayudar con el desempeño en gente que se preocupa, según un estudio que también dice que esta gente que se preocupa de más suele tener un coeficiente intelectual mayor que aquellos con síntomas menos severos de ansiedad.

Analizar, analizar, analizar

No importa qué tipo de comentario sea, no importa la magnitud de éste. Los neuróticos pasarán horas y horas pensando en ello.

Fatalistas natos

Esta gente suele responder con emociones negativas ante amenazas, frustración o la pérdida.

Extremadamente auto-conscientes

Puede ser muy útil en su vida profesional y personal, siempre y cuando sea de manera moderada.

 

Alergia al internet: El nuevo trastorno del siglo XXI

Es conocido también como sensibilidad electromagnética o electrohipersensibilidad, afecta a una de cada mil personas por la exposición continua a los campos electromagnéticos.

A pesar de que aún no se establece por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad, los científicos hablan acerca de sus síntomas y los riesgos que existen al padecerla, en un mundo donde cada día nos encontramos más expuestas a este tipo de tecnologías.

¿De qué se trata?

  • Aún se necesitan más investigaciones que demuestren cuándo un dolor es provocado por la exposición a estos aparatos tecnológicos.
  • El boom de la tecnología ha causado que varias personas se vean afectadas por su uso y al parecer esto irá en aumento.
  • Su impacto no sólo depende de las redes inalámbricas; sino también de todos los campos electromagnéticos.
  • Varios estudios apuntan que la exposición a estos aparatos se puede controlar y así ya no se vería afectada la salud del usuario.

¿Cuáles son los síntomas?

Aún no se pueden determinar síntomas concretos; ya que se están realizando investigaciones que determinen los efectos que podrían generar en la salud. Sin embargo, se han encontrado algunos síntomas gracias a personas que la han padecido, los más comunes son:

  • Insomnio
  • Mareos
  • Vómitos
  • Dolores de cabeza
  • Latidos irregulares
  • Falta de concentración
  • Perdida de la memoria a corto plazo

Estudios relacionados:

En una reciente investigación, se evaluó el desarrollo y crecimiento de semillas de berro expuestas a esta clase de radiación, con el fin de determinar el impacto que sufrían bajo estas condiciones.

Se utilizaron 400 semillas de berro, seleccionadas por su rápido crecimiento, y se clasificaron según el ambiente.

Una de las muestras fue colocada en una habitación junto a dos routers de Wi-Fi, mientras que la segunda muestra se mantuvo en una habitación simple libre de este tipo de dispositivos.

Aunque ambas recibieron cuidados similares, al final los resultados arrojaron que las semillas expuestas a la radiación no se desarrollaron, mientras que las de la habitación simple sí.

Esto generó más interrogantes para los investigadores, quienes ahora están adelantando estudios para encontrar el impacto de esta radiación en la salud humana.

¿Cómo prevenirlo?

  • Mantener el celular, los routers de Wi-Fi y aparatos eléctricos lo más alejados posibles. Es cierto que muchos de estos se requieren a diario, pero lo ideal es reducir al máximo su uso para no exponerse todo el tiempo a la radiación.
  • Al hablar por el celular, en lo posible se debe evitar el auricular y no hablar por tiempo prolongado.
  • Evitar llevar el celular al dormitorio, al igual que los routers y otros aparatos electrónicos. Todos estos dispositivos están asociados con la disminución de la calidad de sueño y otros trastornos nocturnos.
  • Los aparatos eléctricos que estén en el dormitorio deben estar, por lo menos, a 30 centímetros de distancia de la cama.

 

 

Maneras de mantener tu cerebro en forma

¡El cerebro es nuestro motor y por eso debemos cuidarlo todos los días!

Nuestro cerebro cada vez es más propenso a sufrir enfermedades, es por eso, que debemos cuidar y ejercitar este músculo para prevenir enfermedades futuras, como por ejemplo, Alzheimer. La idea es, con alimentación y tareas, prevenir síntomas y mejorar tu estado mental a través de estos consejillos que te van a encantar.

1. Camina todos los días, al menos 30 minutos.

2. Cuida tus tiempos de sueño y descanso, procura que sea una rutina para que no se alteren demasiado.

3. Toma vitaminas y minerales todos los días.

4. Si eres fumadora, lo mejor es que te vayas despidiendo de este horrible vicio.

5. Las nueces son buenísimas, trata de agregarlas en tu dieta diaria.

6. ¡Lee! Lee muchísimo. Al menos un libro cada mes.

7. Toma agua todos los días.

8. Consume más granos y harinas integrales.

8. La yoga o la meditación son buenísimas ¿Qué esperas para meterte a una clase?

9. Ten mucho sexo. ¡Sobre todo en las mañanas! No te imaginas los beneficios del sexo mañanero.

10. Apaga la televisión y procura escuchar más música.

11. Aprende algo, por ejemplo, un idioma. No importa cuánto te tardes, te ayudará muchísimo.

12. ¿Quieres relajarte? Toma una copa de vino, no diez.

Esto es lo que tienes que hacer si quieres empezar a meditar

Si decides empezar a utilizar uno de los poderes curativos más efectivos ¡Checa esto! Se ve fácil, sí, pero no lo es tanto…

1. Sé constante

Si decides hacerlo tiene que ser en serio, es decir, meditar todos los días. No puedes hacerlo cuando se te dé la gana porque sería lo mismo que no hacer nada.

2. Busca una guía

Sabemos que la meditación es algo muy personal, pero, te recomiendo que busques una guía que te ayude a seguir el camino y así obtendrás resultados más rápido. Si no deseas tener a un profesor, puedes leer libros acerca de meditación, lo importante es tener un referente.

3. ¡Respira!

Es súper importante saber respirar mientras meditas, ya que es el punto de intersección entre la mente y el cuerpo, y es el puente para una buena relajación.

4. ¡Adiós mitos!

Se piensa que meditar es dejar la mente en blanco y no pensar en absolutamente nada, cosa que es imposible y no es el objetivo de la meditación. La idea es canalizar los pensamientos, cambiándolos y así no estar tan atrapadas en ellos.

5. Ten expectativas bajas

Primero que todo, parte con pasos pequeños. Al principio unos pocos minutos de meditación te parecerán horas, así que no te sobre exijas, esto no es una carrera de tiempo. Establece tiempos y síguelos.

6. Sonríe

Es un simple gesto que puede mejorar enormemente tu meditación. Concéntrate en no dejar de hacerlo, y cada vez que vuelvas a adoptar una postura sonríe una vez más.