Archivo de la etiqueta: cerrar ciclos

Cuando decides decir adiós

Hola queridas lectoras (y lectores también) de Gama Blog, pido disculpas por haberme ausentado un mes entero, la verdad los extrañe muchísimo pero ya estoy de vuelta y prometo no abandonarlos más.

El artículo de hoy hablará sobre lo difícil que es decirle adiós a una persona, más, si el sujeto en cuestión ha significado por mucho tiempo algo súper importante en tu vida. Sabemos perfecto que eso de cerrar ciclos es una de las cosas más duras de hacer y que a pesar de ser algo que nos beneficia, al mismo tiempo nos causa daño.

Cuando se está por mucho tiempo en convivencia con alguien, llámesele pareja, amigo o familiar, pueden existir cosas malas que poco a poco dañan la relación y que por ende, nos dañan a nosotras, quizá en un principio no las detectamos y continuamos acumulando acciones, palabras o gestos negativos que al final se vuelven un cúmulo de cosas que en algún momento tienen que explotar, no importa lo que sea porque el apego es mucho más fuerte y es una venda que nos mantiene cegadas, también es un analgésico que nos mitiga el dolor, pero no por mucho tiempo.

¿Cuándo es necesario cerrar el ciclo?

  1. Falta de comunicación.
  2. Ya no existen planes en común, cada quien está tomando su propio camino.
  3. Ya no suelen frecuentarse como antes, las actividades que solían hacer juntos ya no las realizan o de plano, cada quien hace sus cosas por separado.
  4. Se la pasan discutiendo por cualquier cosa.
  5. La confianza entre ambos terminó.

Si le diste palomita a más de una creo que es momento de cerrar el ciclo pero ¿Cómo le haces?

Lo primero que tienes que hacer es dejar de esforzarte en olvidarlo porque eso JAMÁS, JA-MÁS va a suceder, eso solo les pasa a las personas con amnesia pero no es el caso (ya sé, sé que deseas que te dé, pero no pasará).

2. Entiende lo que realmente sucedió

Si al terminarla relación te tomó por sorpresa, quizá no estuviste muy atenta a las señales que él o ella te estaba enviando, dejaste de mirar la relación de ambos y sólo te enfocaste en ti.

Piensa que una persona no puede ser igual toda la vida, lo mismo pasa con las relaciones; todo evoluciona y si tu no permites que la persona que comparte contigo lo haga también y tu junto con ella, mi estimada, debo decirte que por eso tronaron. Así que, lo mejor que puedes hacer es encontrar el problema (aunque ya sea demasiado tarde) pero esto te ayudará a asimilar la situación.

3. Reinvéntate

Para poder salir librada, lo que tienes que hacer es aumentar tu autoestima, ser honesta contigo misma y con tus demás relaciones. Abre tu mente y corazón, permítete mirar, entender y sentir a los que están a tu alrededor. Sé auténtica y manda el mensaje que realmente deseas enviar, conoce a los otros más allá de su imagen.

Cuida mucho lo que das y como lo das, si no te otorgas el lugar que mereces dentro de tus relaciones, lo más probable es que todo vuelva a valer queso.

4. Aprende

Cada cosa que te sucede en la vida trae consigo una lección, te pido por favor pienses en qué cosa buena te ha dejado el cerrar el ciclo con esa persona, enfócate en lo bueno y busca, busca en tu interior esa satisfacción de haber cerrado ese libro que ya no tenía más páginas donde escribir.

5. Identifica lo que se llevó y lo que te dejo

Identifica qué es lo que esa persona se llevó de ti, pueden ser tus sentimientos, cualidades o confianza en ti, sólo ubícalo y lucha por obtenerlo de nuevo (obvio no vas a ir a tocarle la puerta y decirle oye regrésame la confianza que tenía en mí misma, eso lo crea y lo fortalece cada una de nosotras)

Siempre da las gracias: Es imposible agradecer algo que no hayas recibido, así es que enlista todo eso que agradeces de esa relación.

6. Avanza

La mejor manera de avanzar es simplemente actuando, moviéndote, accionándote. Si ya lo estás haciendo y sientes que no te ha dado resultados, observa lo que sí has estado recibiendo, quizás no es tu expectativa, quizás no es lo que esperas, pero seguramente sí estás avanzando, reconócete por eso.

¿Cuál es el momento perfecto para hacerlo?

Aquí te dejo unos tips, mejor llamados: “ritual de despedida”

Necesitas de 15 minutos a 1 hora, (dependerá de ti) para hacer el siguiente ejercicio.

  1. Busca un lugar y momento en el que estés tu sola y te sientas libre de expresarte
  2. Siéntate en una silla e imagina que frente a ti tienes a tu pareja pasada, a tu amigo o a lo que sea que quieras decirle adiós.
  3. Empieza por decirle lo primero que te venga a la mente, lo que sientes, si estás enojada por algo este es el momento de decírselo, desahógate de todo aquello que te gustaría decirle
  4. Empieza a agradecerle por todo lo que recibiste y aprendiste de él o ella y de la relación
  5. Pídele que te regrese todo aquello que crees haber perdido junto con su partida, que te regrese tu alegría, tu confianza o tu pasión, lo que sea que hayas sentido que se llevó al irse
  6. Cierra los ojos y siente como vas recuperando esos sentimientos agradables dentro de ti y date cuenta que nacen de ti, con o sin esa persona
  7. Si necesitas pedirle algo más, hazlo
  8. Platícale lo que ahora vas a hacer de tu vida y cómo te vas a relacionar con los demás.
  9. Despídete imaginando inclusive que le das un abrazo
  10. Párate y es muy importante que le digas “ahora voy a continuar con mi vida” e imagines cómo le das la espalda y te vas

Espero que este artículo te haya servido y de corazón deseo que sanes pronto. Puedes compartir tu experiencia enviándome un correo a gama_blog@hotmail.com o escribiendo en la página de Facebook: Gama Blog o por Twitter: gama_blog o por aquí (si tienes una cuenta en wordpress).

¡Nos leemos pronto! ¡Besos!

 

 

Anuncios

Cerrar ciclos

Young Woman on Beach Drawing a Circle in the Sand with a Stick

Sabemos que todo en la vida tiene un principio y un final, esto aplica también para las relaciones de pareja. Terminar con una relación puede ser mucho o poco difícil, todo depende de lo buena que haya sido, pese a eso, tomar la decisión de romper resulta complejo para los seres humanos y, el no hacerlo por lo que esto representa, puede llegar a volvernos locos.

La sociedad sufre de un grave problema, éste es el no poder o no querer cerrar ciclos. Por desgracia, no contamos con la capacidad de desprendernos completamente de aquello que ya no puede permanecer en nuestras vidas, no hemos aprendido a decir adiós de la manera correcta. Detengámonos a pensar en nuestra última relación amorosa, no importa si fue pasajera o duradera, da igual; es importante repasar cómo empezó y lo más importante, cómo terminó. Piensa si la relación fue real y con esto me refiero a que si ninguno de los dos supo decir adiós de la manera correcta ¿Cómo pudo considerarse una relación verdadera? Si no hubo un adiós, es porque quizá no comenzó como debió de haber sido.

Vivimos en la era de las relaciones sin forma, de las relaciones a medias y que, por lo mismo, terminan sin tomarle importancia alguna. Nos hemos acostumbrado a regalar nuestro corazón a la primera persona que se nos pone enfrente y nos manda whats de buenos días o nos ofrece algún un tipo de atención, como si eso ya fuera suficiente para querernos quedar con la persona para siempre. Es preocupante la rapidez con la que nos enamoramos y al mismo tiempo tronamos y seguimos con nuestras vidas, así, como si nada hubiese pasado.

Como sociedad carecemos de una “cultura” amorosa; es decir, hoy en día las relaciones se basan en lo superficial y efímero, nos protegemos más a nosotros mismos para evitar enfrentar lo que representa terminar con alguien, por ende, nos negamos a tener relaciones reales y obviamente, nos negamos rotundamente a terminar con todas ellas.
Estamos constantemente en nuestra zona de confort al mantener a toooodas nuestras ex parejas ahí, cómo velitas prendidas -por si se me ofrece algo-, y por la negación de terminar lo que hubo con un cierre real, honesto y transparente.

Es de suma importancia que nos atrevamos a cerrar verdaderamente el ciclo con esa persona, sabemos que será doloroso y horrible; sin embargo, ese dolor nos dará la esperanza de un nuevo y feliz comienzo con alguien más. Si no lo hacemos, será complicado poder recibir a una nueva persona en nuestra vida.