Archivo de la etiqueta: corazón roto

Sí te puedes morir de amor: el síndrome del corazón roto

El famoso dicho: “de amor nadie se muere” suma puntos en su contra, porque sí te puedes morir de amor.

Es científicamente conocido como cardiomiopatía, puede surgir en momentos de estrés generado por alguna angustia emocional y puede presentarse aunque tu corazón esté súper saludable.

El corazón responde a las hormonas del estrés como la adrenalina, epinefrina y el cortisol. Hacen que tu corazón lata más fuerte conforme tu cuerpo se prepara para hacer algo a un nivel sobrehumano. Estos mismos químicos también son liberados cuando sientes ansiedad o te rompen el corazón.

Demasiados químicos pueden hacer que tu corazón se agote por la sobre estimulación del estado emocional. El síndrome del corazón roto puede presentar síntomas como si fuera un problema cardiovascular, como por ejemplo, dolores en el pecho, falta de aire y palpitaciones, que pueden terminar en una falla en el corazón o incluso la muerte si no se trata.

Este problema es más común en mujeres que en hombres, aunque aún no se conoce exactamente la razón, se dice que tiene que ver con las hormonas que cada género posee.

Obviamente no podemos predecir las cosas malas o “fuertes” que suceden, lo que sí podemos controlar es la manera en la que tomamos las cosas y la forma en la que las manejemos emocionalmente.

Una vida saludable y llena de ejercicio puede ayudarnos a enfrentar de la mejor manera aquellas cosas que dañan nuestras emociones. El corazón está estrechamente ligado a las emociones y saber controlarlas puede proteger nuestra salud y nuestra vida.

 

Anuncios

El hombre correcto en el momento inapropiado

Quisiera haberte conocido en otro momento, en otra vida tal vez. Un momento en el que nuestros corazones estuvieran completos para poder amarte entero y no a pedazos. Otro momento donde la vida nos permita conocernos de nuevo y enamorarme de un nuevo tú y de una nueva versión de mí.

Todo sucede por una razón, hay algo más grande que ordena y le da a todo su lugar: el tiempo. Si este fue nuestro tiempo y la vida no vuelve a unirnos, me quedo con la satisfacción de haberte conocido y haberlo intentado.

Confío que con el tiempo te recordaré con amor, pero con un amor limpio, sincero. Te recordaré sin rencor, sin dolor y espero que tú también hagas lo mismo, porque nunca fue mi intención hacerte daño.

Lamento haber sido yo la circunstancia que te hizo crecer. Quien te ayudó a ser ese hombre maravilloso que estás destinado a ser, cuando tú lo desees, pero que yo no podré disfrutar. Lamento que seas el hombre perfecto para la mujer incorrecta, en el tiempo incorrecto.

Lamento que hayas sido el hombre correcto en el momento equivocado, lamento que hayas sido tú el amante aprendiz para la experiencia, pues quizá fue a mí a la que le faltó paciencia para entender que el amor no se hace con el cuerpo, sino con el alma. Lamento ser yo la persona que te cambió. Lamento ser yo quien hubiese querido conocerte en otro tiempo.

Lamento que seas el hombre correcto en el momento inapropiado.

¡Sobrevive a un corazón roto! Y no mueras en el intento…

CorazónRotoCuando te rompen el corazón te suelen romper todo, es de lo más común hoy en día y no serás ni la primera ni la última que lo sufrirá, ni tampoco será la última vez. No es fácil olvidar a alguien con quien compartiste tu vida, tu cuerpo, tu alma. No es fácil sanar un corazón sin desangrarse, ojalá pudieras ponerte alcohol y una curita y seguir adelante. Así que, ¡Wake up! Gama te da algunos tips para superar y curar a tu corazoncito de melón.

Llora. Llora muchísimo berrea hasta que te quedes dormida, llorar ayuda a limpiar y sanar un corazón roto. Pero, sólo hazlo un par de días, después sécate las lágrimas, ponte bonita y a lo que sigue. No te claves en la tristeza, hay momentos en los que debes de enfocarte en el presente porque es lo único que tienes.

Acepta que tienes el corazón roto. Acéptalo y disfrútalo. Un corazón roto es muestra de un corazón vivo, significa que lo has intentado. Y es que el amor es tan bonito que, hasta cuando te das en la madre, se siente bien rico.

Dale las gracias por haberse ido. Relájate, no tienes que ir corriendo a su casa, siemplemente hazlo tú misma, no sé, agarra una foto de él y agradécele por todo lo bueno y malo que te dio. Aunque no lo creas, te está haciendo una mujer más fuerte.

Abrázalo. No, no vayas corriendo a abrazarlo. ¡Calma!. Pero cada que quieras mentársela, gritarle, decirle que lo extrañas, o llorar, cierra los ojos y abrázalo con todas tus fuerzas en tu corazón.. Bendecir te traerá bendiciones de regreso. Maldecir sólo le hará daño a tu corazón.

Un clavo no saca a otro clavo. Normalmente hace el agujero más grande, así que, no utilices el cuerpo y los sentimientos de otra persona para olvidarlo, no es sano y al final habrá lastimados. Para que un corazón pueda amar debe de estár sano. Dicen que no hay que llenar los vacíos, hay que habilitar los espacios.

Despeja tu mente. Olvídalo, no te quedes como Charly en pijama de cuatro días. Ocúpate, haz lo que siempre haz querido, se la mujer que siempre has querido ser. Sal, diviértete.

Suéltalo. Aunque sea difícil, suelta el pasado, déjalo ir y así te sentirás libre y parte de tu tristeza se irá. Date cuenta de que sólo son memorias de quien solías ser. Ahora deseas otra cosa, así que lo más importante es reconocerte y reconstruirte. Agárrate los ovarios y suelta el exceso de equipaje, eso te permitirá escoger qué llevar para tu siguiente viaje.

Perdona. No importa lo que te haya hecho la otra persona. Perdonarlo no le dará nada a él, pero a ti te hará una persona feliz, te quitará peso de encima y, sobre todo, disipará el odio en tu corazón

Sonríe. Quizás es de lo menos ganas tienes, pero la vida siempre te ha demostrado que lo que viene siempre es mejor que lo que tuviste. Deja de hacerte la víctima y sonríe lo más que puedas, ¡hasta tú misma te sorprenderás del poder de una sonrisa! Tu vida de soltera va a requerir muchas sonrisas.