Archivo de la etiqueta: emociones

Las diferencias entre la depresión y la tristeza

Cuando la persona experimenta depresión no encuentra el motivo de su apatía, por ende, no puede poner una solución.

Es muy común que utilicemos la frase “estoy deprimida” cuando tuvimos un mal día o nos sentimos frustradas, esto es una respuesta natural a un suceso infortunado. Romper con nuestra pareja, atravesar por una situación económica grave o la imposibilidad de cumplir un objetivo es normal, ya que no somos máquinas. Sin embargo, estamos muy lejos de padecer una patología grave como es la depresión.

Cuando el tiempo pasa y hemos encontrado una solución al problema, el sentimiento pasa y desaparece por completo. Incluso, cuando un ser querido muere o nos mudamos al otro lado del planeta, entramos en un proceso de duelo y luego nos damos cuenta que la vida sigue. En este caso tampoco estamos hablando de depresión; sino de un desorden anímico normal.

En conclusión la tristeza es un estado emocional natural, una reacción que se relaciona a un episodio o situación en particular.

¿Y la depresión?

Primero hay que poner en claro que se trata de una enfermedad mental y un trastorno del estado de ánimo. Se clasifica de diversas maneras dependiendo de los síntomas que presente el paciente.

La depresión puede durar semanas o años y aquellos que la padecen requieren de ayuda profesional. Para que puedas considerar que padeces de depresión tienes que marcar al menos 5 de los siguientes síntomas:

  • Estar irritable la mayor parte del tiempo.
  • Sentirte triste todo el día y sin motivo aparente.
  • Pérdida o reducción de placer en las actividades cotidianas.
  • Cambios en el peso o en el apetito.
  • Problemas para dormir o necesidad de dormir demasiado.
  • Sensación de inquietud a diario.
  • Lentitud en los movimientos, cansancio, baja energía.
  • Incapacidad para tomar decisiones, sentimientos de culpa o inutilidad.
  • Pensamientos de muerte o suicidio.
  •  Problemas para enfocarte o ser creativa.

Antes de que enloquezcas, respira profundo y lee con atención:

A diferencia de la tristeza, cuando se padece depresión NO se sabe la razón por la cual se está de esa manera, en cambio, cuando estamos tristes nos es muy fácil saber el motivo.

Además, para saber si se está deprimida, es necesario haber pasado mucho tiempo desde los primeros síntomas. Es decir, la persona no se da cuenta de la noche a la mañana que padece un trastorno emocional.

No cambies por nadie, mejora por quien lo merece

La palabra cambio suele sacudirnos, provocarnos miedo a lo que existe detrás de ella y una vez que se pone en acción, nos desorbita totalmente.

Todos los cambios son buenos lo malo es cuando decidimos cambiar por otra persona que exige una nueva versión de nosotras mismas porque la que está corriendo no le late, no lo llena. El error más grande que podemos cometer es cambiar por alguien que no lo merece.

Existen dos tipos de personas que intentarán cambiarnos: 1. aquellas que nos quieren bien y que intentarán potenciar nuestra evolución. 2. Las personas que sienten envidia y harán lo posible para que tu desarrollo se frene.

Las personas que nos rodean intentan moldearnos de manera sutil, otras tantas lo hacen directamente, por ejemplo, son las personas que premian o reconocen nuestro esfuerzo, esperando que algún día nosotras hagamos lo mismo.

Las que intentan cambiarnos directamente, aplican frases tipo: “O cambias ____inserte aquí lo que te pidieron cambiar__ o te dejo/me voy/me enojo/te dejaré de querer.” Esto sólo produce sentimientos de tristeza y de indefensión

Por otro lado, existe el cambio que decidimos hacer nosotras, aquel que nos produce una enorme sensación de bienestar, especialmente cuando se trata de un cambio con sentido y cargado de madurez emocional.

Dejar aquello que te perjudica y no estar dispuesta a quedarte donde estás y dejar que lo negativo se acumule, habla de tu gran madurez emocional, quiere decir que respetas y entiendes tus sentimientos.

La carga emocional de emprender

Pasar de empleado a emprendedor no es cosa fácil, debes prepararte mentalmente para enfrentar los nuevos retos.

Para emprender no sólo basta con tener buenas ideas, también se necesita preparación en áreas como la administración, mercadotecnia y ventas, pero sobre todo, una gran firmeza moral y emocional, es necesaria una preparación personal para poder enfrentar los nuevos retos.

¿Te dejas llevar por las emociones? Esto es lo que puede pasar…

  • Mala actitud. El emprendedor se siente pequeño, lo que hace tiene un alcance corto y sufre de incertidumbre al no saber qué pasará con su negocio.
  • No hay disciplina ni enfoque. Si eres desordenado, los resultados serán pobres.
  • No hay inversión. El empresario debe de prepararse para hacer crecer su negocio.

Eres el dueño, no un esclavo

El emprendedor suele convertirse en esclavo de su negocio y termina por detestar su trabajo. Lo ideal es que como emprendedor te preocupes principalmente por el cliente interno: TÚ.

Detente a pensar lo siguiente:

¿Qué quiero?

¿Qué debo hacer para lograrlo?

¿Qué estoy dispuesto a hacer para alcanzar mis objetivos?

¿Qué no estoy dispuesto a hacer?

¿Cómo hacer que las cosas sucedan?

-Traza un plan de negocios.
-Define objetivos claros, medibles y alcanzables.
-Incluye la capacitación propia y del personal dentro del presupuesto.
-Motiva continuamente al personal.
-No olvides que todos tenemos aciertos y cometemos errores.

Jamás dejes de prepararte para convertirte en un empresario o empresaria profesional, consigue las herramientas necesarias para enfrentarte a la dirección de tu negocio y a tu crecimiento.

¡Éxito!

El dolor en tu cuerpo indica cómo te sientes emocionalmente

El cuerpo es una máquina perfecta que nos indica cuando algo no anda bien con nuestra salud física y también cuando emocionalmente no nos sentimos nada bien.

Estas son las señales que da nuestro cuerpo dependiendo de cómo nos sentimos.

Dolor de cabeza

El estrés acumulado durante el día puede ser manifestado de esta manera, así que tómate un momento para relajarte.

Dolor en el cuello

El dolor en esta zona indica que tienes problemas para perdonar a alguien o perdonarte a ti mismo.

Dolor en los hombros

Tienes una carga emocional muy pesada, intenta canalizar todas esas emociones y reparte tu carga a personas que puedan ayudarte, nadie dijo que todo lo tienes que hacer solo.

Dolor en la espalda alta

Indica que te sientes poco querido o poco deseado, si eres soltero es momento de que te pongas las pilas y conozcas a alguien.

Dolor en la espalda baja

Es momento de que organices tus finanzas, probablemente tengas problemas de dinero y por eso sientes dolor en esta área del cuerpo.

Dolor en los codos

Tener los codos tensos representa el estancamiento y la poca facilidad que tienes de hacer cambios en tu vida, es momento de que comiences a darle un giro a la monotonía.

Dolor en las manos

Significa el poco acercamiento que estas teniendo con las personas, trata de hacer nuevas conexiones. Sal a comer con tus compañeros de trabajo o intenta conocer gente nueva.

Dolor en las caderas

¿Te cuesta tomar decisiones y temes al cambio? Esta es la razón por la que tienes esa molestia.

Dolor en las rodillas

Tu ego es demasiado elevado, deja de pensar sólo en ti mismo y piensa en los demás.

 

Aburrimiento emocional

Todas hemos pasado por esta etapa, cuando nuestra vida esta aparentemente en calma, se nos activa un radar que nos hace tomar pésimas decisiones. Aceptémoslo, somos adictas al drama y a las malas relaciones. Necesitamos constantemente tener un estira y afloja en nuestra vida y no es que queramos vivir así por siempre, simplemente son los efectos de “la calma.”

Entiéndase como malas decisiones: buscar a tu ex, coquetear con el vecino, aceptar una invitación con alguien que sabes perfecto que no habrá futuro. En pocas palabras… Salir con cualquier cabrón que se te pone enfrente. ¡Y vaya que sí! Este tipo de decisiones, mis queridas señoritas lectoras las tomamos cuando estamos aburridas emocionalmente.

Hay que aclarar que como mujeres independientes nos encanta ser solteras y amamos el tiempo para nosotras, aquí el punto es que nos encanta entretenernos con algo, con lo que sea.

Después de varias malas decisiones a lo largo de mi vida, al fin aprendí a distinguir las señales que indican que estoy a dos segundos de tomar una mala decisión…

Te parecen interesantes personas que no lo son:

Cuando te descubres poniendo mucha atención a la plática aburrida del brother con el que saliste, pero te la fumas porque “no está tan mal” o piensas que con una “manita de gato” pudiera ser guapo, estás por tomar una mala decisión.

El aburrimiento emocional nos hace ver prospectos donde no hay ni una pizca. No aplica tu compañerito semiguapo con el que no tienes nada en común; ni es prospecto el amigo de tu mejor amigo al que medio le va bien en la vida.

Si no lo habías considerado como prospecto cuando tu vida estaba tranquila, no deberías de hacerlo ahora que “estás aburrida.”

Ojo: esto no significa que nos cerremos a las posibilidades de conocer gente, no; pero hay que estar conscientes y tomar la decisión de hacerlo por los motivos correctos y no por estar sumida en el aburrimiento.

Aceptas dates que sabes perfecto que serán aburridas

Yo lo llamo: “Salir por salir” “Pa no dejar” Siempre hay un güey en tu vida que te invita a salir y tú sabes perfectamente que no tienen nada en común y que sus pláticas son más aburridas que un curso de inducción. Si decides salir con él y “darte una oportunidad” estás aburrida emocionalmente.

Te prometo que él no es, ni será nunca… No existe la posibilidad de que se haya hecho más interesante de la noche a la mañana. Puedes tranquilamente ir a perder tu tiempo si no tienes nada que hacer, pero jamás cambies planes por ver a alguien que es de hueva.

Creas intimidad con el equivocado

Sabes perfectamente que no aplica que te estés involucrando, pero ahí vas. Lo peor es cuando le das entrada a espacios de tu vida que sólo compartirías con una pareja, como por ejemplo, tu familia, amigos o tu cama (y tu cuerpo). Con esto no estoy diciendo que no tengas un free porque estos muchachitos se encargan de darle un toque de drama a nuestra vida, el problema es cuando ni siquiera tienes eso y ahí vas a involucrarte íntimamente con cualquier persona.

Al final no sabrás cómo deshacerte de él y será una historia negra más en tu vida.

Escuchar estas señales no es fácil pero por lo menos mantengamos los ojos y la cabeza súper alerta y tratemos de pensar antes de dar cualquier paso.

 

Come sin sentirte culpable

Sé muy bien que te ha pasado muchísimas veces, y que cada que comes en demasía sientes una culpa enorme. Es momento que dejes de preocuparte y disfrutes de la comida. Primero debes de saber que la culpa es un indicador de que se está haciendo algo inadecuado para tu salud, cuerpo o emociones. Por eso es muy importante que aprendas a lidiar con tus emociones para tener un buen equilibrio físico, emocional y psicológico para tener una buena calidad de vida y te sientas bien contigo misma.

La psicología apunta que esto se debe a que no existe un control emocional; por lo tanto, se trata de equilibrar ingiriendo grandes cantidades de comida;  en nuestro interior existe un vacío emocional que deseamos llenar a como dé lugar y, lo que más está al alcance para hacerlo es la comida.

¿Qué puedes hacer?

  1. Periódicamente ve al médico para que te haga un chequeo general.
  2. Acude a un nutriólogo. Esto es excelente para que aprendas a comer cosas sanas y en las cantidades correctas.
  3. Checa cómo estás de tus emociones. ¿Cómo te has sentido los últimos meses? ¿Qué es lo que provoca que te sientas mal? Analízalo y trabaja para combatirlo. Pide ayuda a tu familia o acude a un psicólogo.