Archivo de la etiqueta: infidelidad

Lo que debes hacer para superar una infidelidad

ASQUEROSOS. No hay adjetivo que describa más a las personas que son infieles. Sin embargo, sólo tú sabes si vale la pena darle una segunda oportunidad.

En fin… Si ya decidiste perdonarlo te aconsejo que sigas estos sencillos pasos para que lo superes lo más pronto posible y no quieras cortarle sus partes al chico en cuestión en el intento.

  1. Siente:

Date el chance de sentir. Llora, grita, patalea, enójate, ponte feliz. Seguramente si decidiste perdonarlo es porque ya has estado asimilando lo que pasó, sin embargo, estos días serán una montaña rusa de emociones lo importante es que saques todo lo que sientes.

  1. Pregunta:

Antes de seguir te digo que esto no te va a servir de nada pero si tienes la necesidad de hacerlo, hazlo. Debes estar consciente que todo lo que te diga te sonará súper mal y que terminarás con imágenes mentales que te perseguirán hasta en sueños, pero es inevitable y él tendrá que responderte con sinceridad.

  1. No te obsesiones con ella:

Sólo una cosa: Ella no tuvo la culpa, el cabrón fue tu novio.

  1. Sé honesta contigo:

Sé fiel a tus valores, ideas y sentimientos y sobre todo, no te conformes con algo que no mereces.

  1. Ten paciencia:

Cuesta cañón volverte a sentir segura en tu relación pero tienes que ser muy paciente contigo y con él para que las cosas mejoren, sé también que tendrás recaídas y panic attacks de vez en cuando pero PA-CIEN-CIA.

Por nada del mundo te culpes, la decisión de ser infiel la tomó él y, aunque muchos factores influyen, tú no la tomaste.

 

 

Anuncios

Maneras de lidiar con las ganas de ser infiel

Tal vez hay alguien en el trabajo o en la escuela que te llama la atención, tiene un no sé qué y te gustaría saber qué sería tener sexo con esa persona.

Obvio amas a tu pareja y eso de la infidelidad no está bueno y el hecho de que tengas fantasías con el susodicho no quiere decir que vas a engañar a tu novio o novia, pero si ya lo estás considerando seriamente pero te detienes por no dañar tu relación ¡No te preocupes! Aquí te digo cómo puedes lidiar con eso.

No sientas pena por tus ideas sexuales

El primer paso para lidiar con el sentimiento de ser infiel es aceptarte a ti mismo. Tal vez no te agrada lo que sientes por otra persona que no sea tu pareja, pero sucede. Recuerda que puedes tener esos pensamientos sin tener que llevarlos a cabo.

¿Qué percepción tiene de la infidelidad?

Entiende la definición que tu pareja tiene sobre la infidelidad, si no has hablado sobre ello quizá te sorprenda su respuesta. Por ejemplo, las mujeres consideran más una infidelidad cuando hay sentimientos de por medio mientras que los hombres toleran menos la infidelidad sexual.

Usa tus ideas infieles para ayudar a tu relación

La infidelidad es un sinónimo de insatisfacción. Piensa en qué es aquello que te está orillando a querer hacerlo y coméntale a tu pareja para que entre los dos llenen ese “vacío.”

Deja que tu relación cambie o termine

Con mucha frecuencia no somos honestos con nuestras necesidades emocionales al principio de una relación porque nos da miedo perder a nuestra pareja, pero nunca es demasiado tarde para empezar a comunicarse.

Si realmente quieres a otra pareja sexual, coméntaselo a tu pareja y quizá puedas hacerlo (o puedan hacerlo) aun estando juntos pero, si sus necesidades son distintas lo mejor es terminar.

No finjas

Requiere de mucha energía y mucho estrés para ocultar tus sentimientos en una relación. Tienes que ser sincero contigo mismo con lo que buscas o lo que te hace feliz.

Así que si estás pensando de manera sexual en otras personas, tranquilízate. Esto no te hace una mala persona, simplemente toma una pausa, piensa en por qué estás pensando estas cosas y por qué estás pensando en ser infiel y platícalo con tu pareja.

 

 

Búscate otro más bueno, vuélvete a enamorar: La infidelidad en los genes

La infidelidad es un tema delicado, al menos para mí, “no me toques ese vals” porque ya lo viví, lo perdoné y espero no volver a pasarlo. Después de tanto, comprendí que la infidelidad es algo que NO se puede perdonar en lo absoluto.

Ahora, si nos vamos a la forma en la que los hombres y las mujeres perciben el tema de la infidelidad, nos encontramos con miles de kilómetros de diferencia. Por ejemplo, a la mayoría de los hombres les gusta ver o estar con dos mujeres, no sé porque razón les excita que dos mujeres tengan un encuentro sexual. Mientras ellos lo ven como algo “normal”, nosotras lo vemos como una cuerneada magistral y no deja de ser un acto de infidelidad.

A los hombres les afecta mucho más ser traicionados sexualmente por su pareja, que ser dañados emocionalmente. Esto tiene que ver mucho con la genética masculina y la necesidad de esparcir sus genes por doquier y de asegurar que son SUS genes los que están ahí.

Las mujeres, por el contrario, siempre han podido asegurar que el hijo que poseen les pertenece (por obvias razones), por ende, la mujer se enfoca en asegurar la manutención y seguridad de ellas y de sus hijos. Por ello, una infidelidad emocional nos pega mucho más a nosotras porque es inaceptable que otra mujer seduzca a nuestro hombre y nos quite la seguridad física o maternal brindada por él.

Ok. Ahora la tecnología nos permite hacer pruebas de ADN y las mujeres de hoy no necesitan de ningún cabrón para salir adelante. Sí, eso me queda claro y no lo pongo en duda; pero pese a eso, aún seguimos cargando los ideales de siglos atrás, no importa que tan evolucionados estemos como sociedad, seguiremos trasladando ese tipo de genética.

Regresando a la sexualidad entre dos mujeres, podemos ver que en la mente primitiva de un hombre, resulta cero dañino porque se trata de OTRA mujer, ésta no simboliza ningún peligro para la transmisión de los genes, y puede lidiar tranquilamente con la situación.

Así que si sienten celos ya saben a qué se deben, no se traumen y sean felices. Ahora, si tu pareja es un patán o “patana” lo mejor que puedes hacer es mandarlo derechito, “Búscate otro más bueno, vuélvete a enamorar.”

A la mujer con la que mi novio me fue infiel

Sé lo que gritan tus ojos cada vez que me miras. Sé que te sientes triunfante entre sus brazos si los tres estamos en la misma habitación. Sé que necesitas besarle delante de mí para asegurarte y reafirmar tu victoria.

Lo que no sabes es que tú no has ganado. Las dos hemos perdido.

No voy a mentirte, sabes que no me gustas. Ha habido muchas veces en las que te he odiado porque sentía que no era nada comparado contigo. Él me hizo sentir así muchas veces. Ha habido momentos en los que he llorado hasta quebrarme en mi habitación por verlos tan felices. Porque yo podría haber seguido siendo tú durante mucho tiempo, en la burbuja perfecta que habíamos construido, si no hubieras irrumpido entre ambos. Pero él te prefirió a ti.

Pero ahora… Ahora te lo agradezco y siento pena por ti.

Siento pena porque ese chico que te abraza tan fuerte, llenó mi vida de amenazas y viví bajo su yugo varios meses. Ese chico que jura que eres la única persona a la que no le oculta nada, llenaba su boca de mentiras cada vez que me hablaba. Ese chico tan servicial que te cuida y se preocupa por ti, no dejaba que yo tuviera amigos hombres; y si lo hacía, él se encargaba de hacerme sentir culpable. Ese chico que te dice que eres la única, ha intentado volver a contactar conmigo cuando pasaban una mala racha. Ese chico que es un cielo con tus amigos, consiguió que algunos de ellos se alejaran tras acabar la relación.

Siento pena porque piensas que todo lo que hizo, lo hizo porque no me quería realmente. Siento pena porque lo defiendes y crees completamente que eso no va a pasarte a ti, que tú serás diferente, que a ti te quiere de verdad. Si supieras las veces que yo me fui feliz a la cama creyendo eso.

Si un hombre está enamorado realmente, es porque valora a las mujeres, por lo cual debería tratar a todas y cada una con el valor que merecen, pero no fue así.

Me da pena que me mires y sientas que vales más que yo sólo porque él te eligió a ti. Y es triste que pienses que el valor de una mujer lo decide un hombre. Así que, sé feliz y sólo espero que nunca te haga sentir como me hizo sentir un día.

ORIGINAL

La tranquilidad en una pareja después de una infidelidad ¿Se puede?

Una infidelidad no se olvida nunca, es completamente imposible y para muchas personas es algo imperdonable. Cuando se da el caso, toda la confianza y la lealtad en la que “se supone” que estaba basada la relación se van a la basura. Es tal el daño, que cuesta comenzar de nuevo.

La percepción que tenías de tu pareja cambia completamente, no lo crees pero ahí está, esa persona que creías sólo tuya ha compartido su tiempo y quizá su cama con alguien más que no eres tú. El duelo de una infidelidad se tiene que vivir lo suficiente como para después pensar qué es lo que vas a hacer al respecto.

¿Qué pasa si te quedas con él?

La mayoría de las veces, (la mayoría) no podrás volver a confiar en él, vivirás en una angustia constante por no saber si lo que dice y hace es verdad. La intimidad se verá afectada porque ya no querrás que te toque; sin embargo, estás ahí, vives una mentira por miedo a lo que conlleva una separación.

Una persona infiel, siempre será infiel

Aunque nunca se separe de ti, siempre estará en busca de mujeres, contigo se siente seguro y sabe que eres la mujer ideal; sin embargo, lo hace porque así es él porque le encanta vivir en un mundo falso que tarde o temprano va a tener que enfrentar.

No es vida vivir como amigos, enfréntalo y toquen el tema.

¿Qué pasa si no te quedas con él?

Hay muchas mujeres que no perdonan y se alejan de la persona a pesar de tener el corazón destrozado su integridad de mujer vale mucho más.

La decisión sólo la tienes tú. Piensa qué es lo mejor para ti y para tu vida. Retomar una relación después de que se quebró no es fácil, pero tampoco es imposible. Lo más importante es la comunicación entre ustedes.

Esto fue lo que aprendí sobre el amor cuando me fueron infiel

“Tal vez es lo peor que te puede pasar, pero la enseñanza es una de las mejores cosas que deja una infidelidad.”

Vivir una infidelidad es algo sumamente doloroso, mirar desde otra perspectiva como tu relación se destruye por un tercero y pensar que quizá pudiste prevenirlo es una de las experiencias más tristes que se puede vivir. Sin embargo, como todo, esto también tiene su lado bueno y te deja unas cuantas lecciones que te harán crecer y madurar emocionalmente.

1. De amor no se vive

Para muchas personas el amor no es suficiente y a pesar de que las acciones hablan por sí solas, hay seres humanos que no se llenan con este sentimiento tan abstracto y que, por más que te esfuerces jamás darás la talla. #TheUglyTruth.

2. Porque no dura para siempre

A pesar de querer permanecer a lado de esa persona, tenemos que estar siempre con los pies sobre la tierra y estar conscientes de que su vida y su mundo no nos pertenece, ni siquiera eternamente, así que, no hay que olvidar que nada dura para siempre y que existen diversos factores que se interpondrán en el camino y que quizá los desvíen un poco.

3. Nunca acabas de conocerlo

No importa si anduvieron años y si conociste a su familia y amigos, nunca en la vida acabaremos de conocer a una persona, es más, ni nosotras mismas nos conocemos por completo. Jamás asegures o des por hecho de que conoces a alguien a la perfección.

4. Te das cuenta de lo importante que es la comunicación

El punto anterior tiene mucho que ver; ya que es súper importante que ambos se comuniquen y se platiquen todo, desde las ideas o pensamientos locos hasta esas espinitas que hay en el corazón. La comunicación hará que todo sea un poco más fácil y te ayudará a prevenir “desastres.”

5. Y los celos es lo peor que puedes sentir

Los celos es una enfermedad espantosa que poco a poco te envenena por completo. Es lógico que tras una traición amorosa te cueste un poco de trabajo confiar en el otro; sin embargo, no es imposible y es necesario trabajar poco a poco para volver a tener confianza, elimina de tu mente aquellos pensamientos negativos.

¿Cómo dejar de lado los celos cuando intentas superar una infidelidad?

A nadie le gusta que la persona que más amas y en la que más confías te traicione. Sabes que lo problemas en una relación vienen incluidos en el combo más las papas y el refresco pero… ¿Una infidelidad? ¿Cómo diablos le haces para terminar con los celos y las inseguridades? Igual y te ha pasado, si decidiste seguir con tu pareja y perdonarlo o si estás por comenzar una nueva relación, sé lo difícil que ha sido para ti superar la situación y aunque no lo quieras de pronto te invaden pensamientos negativos y sientes que te ahogas de tantos celos e inseguridades. Piensas que toda la manada masculina es igual y que no habrá un ser humano del sexo opuesto que no te haga daño.

Sí, superar una infidelidad es difícil más, si se decide continuar con la relación (que de alguna u otra forma se quebró) pero quiero que sepas que no es imposible y que poco a poco esa grietita sanará y recuperarás la confianza en ti y en tu pareja. Te aseguro que si llegasen a terminar ya no será por la intervención de terceras personas sino porque ustedes así lo decidieron.

¿Cómo lo hago?

1. Procesa tus sentimientos y deja de lado todos aquellos que te causen una sacudida y que te hagan sentir inseguridad. Seguramente ya hablaste con tu chico y establecieron digamos “las reglas” para retornar la confianza, por lo tanto, CONFÍA y olvídate de esa mala experiencia, trata de aprender de ella para que no se cometan los mismos errores.

2. Cuéntaselo a quién más confianza le tengas. ¡HABLA! Cuando sientas que vas a enloquecer platícalo con tu pareja para que él te ayude a superarlo y te haga sentir segura. No sólo cuentan las palabras sino también las acciones. Él está obligado a ayudarte sin embargo, tú eres la que tiene que trabajar más consigo misma para derrumbar los pensamientos negativos.

3. Medita o haz ejercicio. La meditación o alguna actividad deportiva es un método buenísimo para sacar todo lo malo que habita en tu cerebro. Poco a poco se irán limpiando esas heridas.

No te cierres y mucho menos pienses que no podrás hacerlo, perdonar una infidelidad es una tarea para valientes y tú lo eres y mucho, así que levántate y ponte las pilas. Deja la frustración de lado y libérate de toda la carga que tienen tus hombros y tu corazón. Disponte a abrir tus sentimientos y abrirte a nuevas experiencias amorosas (sí, ya sé que estás con el mismo chico pero esto es una oportunidad para escribir nuevos capítulos).

Si enloqueces la única que va a sufrir más que nadie eres tú. Separa tus miedos de tu intuición y perfecciona lo segundo. Nadie asegura que no volverá a pasar nada malo pero al menos tendrás la capacidad de saber si es momento de irse o de solucionar las cosas.

¡Suerte!

Amigas de las chicas que deciden perdonar a sus novios léanle aquí:

Es horrible que como amiga te la pases cagando a tu amiga, al final, si decide regresar pues es SU PEDO. Ustedes sólo cumplan con la función de apoyar ¿Porque para eso están las amigas, cierto? 🙂

Imagen: We Heart It

Infidelidad virtual

La infidelidad es uno de los temas más hablados y más analizados hoy en día, más aún por la fuerza que ha tomado gracias a las redes sociales y a las innovaciones tecnológicas. Ser infiel está de moda y las redes sociales como WhatsApp y Facebook son idóneas y las más utilizadas. Antes de continuar quiero hacerte una pregunta: ¿Qué es la infidelidad para ti? ¿Hasta qué punto se puede considerar que se cometió una infidelidad?

Los expertos apuntan que la infidelidad se inicia mucho antes de que exista un contacto verbal o físico. Comienza desde el momento en que se considera a un tercero y se comienza a sentir atracción. Se supone que cuando se tiene pareja, ésta goza de un “contrato” de exclusividad tanto amoroso como sexual y que por nada del mundo debe ser violado o alterado, la aparición de un tercero aunque sólo sea una consideración o supuesto, ya pone en jaque ese contrato.

Se dice que el dolor y la angustia que provoca la infidelidad virtual son iguales o más fuertes que una infidelidad real.

Un estudio de la Universidad Tecnológica de Texas, publicado en la revista Internacional Contemporary Family Therapy, reveló que cuando una de las partes de la pareja descubre el intercambio de mensajes sugestivos en las redes sociales de su compañero/a con otra persona se generan angustias y crisis tan fuertes como cuando se conoce una infidelidad sexual carnal.

Por el contrario, hay quienes opinan que una infidelidad virtual no es tan importante, ya que “lo que no se vio con los ojos, no cuenta.”

¿Tú de qué lado estás?

Las redes sociales son motivo de tensión dentro de una relación de pareja, ya que muchas de nosotras hemos manifestado molestia porque nuestra pareja está en línea o revisando su perfil. Desgraciadamente Facebook tiene un gran impacto en las relaciones amorosas, ya que se ha redefinido el ámbito de lo público y lo privado, y todo el mundo puede ver cuando una pareja está comprometida, casada o si se ha peleado.

Debemos ser conscientes que las redes sociales poco a poco irán tomando mayor fuerza, por lo tanto, no habrá manera de eliminarlas o de evitar este tipo de cuestiones. Lo mejor que podemos hacer por nuestra relación es hablar al respecto. Ambos expresar la idea que se tiene sobre la infidelidad. Para él o para nosotras hasta qué punto se considera una infidelidad. Porque vamos, si de pronto tu chico se lanza miradas con una chica en un bar y para ti eso ya es una traición, pues unos mensajes por la web o por el teléfono móvil también lo serán.

Consejos para que Facebook no arruine tu relación

Facebook ha encabezado una de las principales razones por las que una pareja termina su relación. Se le da tanta importancia a las publicaciones, comentarios, likes, fotos y al temido inbox que ahora la mayor prueba de amor que se pueden dar las parejas es la contraseña y la exigencia para que el otro borre a los amigos que no le caen nada bien a su pareja. ¿En qué momento una simple red social se convirtió en un problema amoroso? Seguir leyendo…

Imagen: www.universomujer.com

¿Qué hacer si te descubren siendo infiel?

InfidelidadQueHacerSiTeDescubrenSiendoInfielEstuve buscando diversas opiniones respecto al tema y, llegue a tres conclusiones. Todas dependen de los valores que tengas inculcados y de la manera de ver las relaciones de pareja. Una infidelidad parte de diversos factores: insatisfacción, soledad, aburrimiento, monotonía, diversión. Sea el motivo que sea, es algo que sucede en todas -o la mayoría- de las relaciones. Porque déjame decirte que la fidelidad NO existe, es más, me atrevo a decir que es algo necesario en la vida del ser humano.

1. Niégalo todo.

No importa si la evidencia te delata completamente, aquí el punto es negarlo hasta el final. Inventarte cualquier cosa que pueda involucrar a alguien más menos a ti. Ejemplo:

Un amigo le fue infiel a su novia, una noche de copas una noche loca. Todo marcho perfecto la noche anterior, él pasó una increíble velada en compañía de una mujer hermosa, hicieron de todo. Lo malo, fue que al día siguiente, su novia le cacho los boxers llenos de lápiz labial rojo. Mi amigo -súper listo, léase en tono sarcástico.- Inventó que la muchacha de limpieza había sido la culpable porque ella quería con él. Obviamente la chica perdió el empleo y a mi amigo no le creyeron nada.

2. Di la verdad.

Así nada más, sé sincero con tu pareja y confiesa todo. Igual y los resultados no son muy buenos y todo termina o en el mejor de los casos, pueden solucionarlo y hasta su relación mejora. La buena comunicación es fundamental para poder arreglar este tipo de problemas.

3. Ten cuidado

Si van a ser infieles, mínimo, MÍNIMO hagan las cosas bien. ¡Borren la evidencia! No sean tan obvios, eliminen mensajes, fotos o cualquier cosa que pueda echarlos de cabeza. De verdad, no subestimen la habilidad de investigación que tiene su pareja y más cuando sospecha que la estas cuerneando. Sean inteligentes y hagan todo con cuidado, al menos, que lo que busques es que te truenen, pues ahí sí aplica que no te tomes la molestia de ocultar las cosas.

Infidelidad masculina: Alelo 334

InfidelidadMasculinaDamas y caballeros, con ustedes… El culpable de que sus novios les pongan los cuernos: ¡El gen, Alelo 334! Esta noticia es viejita (2008), sin embargo, porque no volver a retomarla y más ahora que las relaciones amorosas se han transformado completamente, dónde la infidelidad está a la orden del día -no me digan que no-. Además, como quiero dejar de echarle tierrita a los hombres, les quiero ayudar dándoles la excusa perfecta para justificar -de una manera más inteligente- sus infidelidades y paren de decir la excusa tonta: “No es lo que parece.”

En la genética del hombre habita un gen llamado Alelo 334, éste gestiona la vasopresina, es una hormona que se produce naturalmente, por ejemplo, en los orgasmos. De acuerdo a un estudio realizado en el Instituto Karolinska de Estocolmo. De ahí se derivó que los hombres dotados de esta variante del gen no sean aptos para tener una relación estable y menos fiel. ¿Cómo ven?

Alelo 334 está presente en el cerebro de la mayoría de los mamíferos. Hasse Walum, del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Karolinska, apunta que “Es la primera vez que se asocia la variante de un gen específico con la manera en que los hombres se comprometen con sus parejas.”

“El análisis se llevó a cabo durante al menos cinco años con parejas heterosexuales -más de 1.000, de las cuales 550 eran gemelos- que confesaron en test psicológicos si se sentían felices, cómo era su convivencia, si reían o besaban a menudo y sobre el futuro de su relación.

Y el resultado fue que los hombres con el alelo 334 -dos de cada cinco en este estudio- afirmaron tener lazos menos fuertes con su pareja y, además, éstas reconocieron que se sentían menos satisfechas con sus cónyuges que las que se casaron con hombres sin esta variante genética.

Se da la circunstancia -revelada por el estudio- de que los hombres ‘dotados’ con dos copias del alelo 334 han tenido en su vida más crisis de pareja y sus esposas afirmaron que están más insatisfechas.

Walum indicó que la influencia de los niveles de la hormona vasopresina y las relaciones sociales es “modesta” e insuficiente para predecir de forma exacta el comportamiento futuro de un hombre en una relación de pareja, ya que ahí intervienen otros factores socioculturales.”

Los hombres que poseen este gen, no quiere decir que estén totalmente incapacitados para mantener una relación estable, ya que esto se debe más bien a una limitación social. Tampoco es un indicador de fracaso constante con la pareja, lo que sí, es que aumentan las probabilidades de infidelidad.

Este descubrimiento, más allá de servir como una forma de excusar a los hombres infieles, se prevé que servirá en un futuro para ayudar en la investigación de patologías caracterizadas por presentar dificultades en las relaciones sociales como el autismo o la fobia social, indicó el investigador.

Ahora ya lo saben, cualquier cosa: “La culpa la tiene el gen, mi amor.”

Si quieres leer más sobre el tema visita el artículo: “Infidelidad: Un mal necesario”

¡Les mando besos, gracias por leerme!

Sufrí un engaño amoroso: Mi próxima relación será mucho mejor…

engañoamorosoSufrir un engaño por parte de tu pareja puede resultar algo súper doloroso; sin embargo, no significa que el sufrimiento será eterno, porque ¡Volverás a enamorarte! Y ¡Volverás a amar! Y cuando lo hagas, será aún más sorprendente, principalmente por lo que has aprendido tras ese proceso de ser engañado. Sé que es una locura, pero no te imaginas las cosas positivas que esto trae consigo, ¡Checa esto!

Sabes lo que quieres y lo que no en una relación.

Yo no sé tú, pero cuando me engañaron, tuve la oportunidad (y tú también la tendrás, créeme) de sobreanalizar cada parte de la relación y me di cuenta de que cedí en cosas que en realidad no quería ceder. Sabrás cómo quieres ser tratado y como quieres que tu futura relación funcione. Tal vez te acostumbraste a estar con una persona que no te dedicaba tiempo a solas, que siempre quería estár rodeado de todos menos de ti, no contestaba tus llamadas y que para colmo te engaño, por lo tanto, no aceptarás este tipo de trato nunca más. Tendrás más claro lo que quieres y no quieres.

Confianza y honestidad.

No tienes una idea de cuánto valorarás ambos, serás más honesto y confiable; ya que después de ser engañado comprenderás lo que valen y harás todo lo posible por manejar tu relación en un ambiente de comunicación y apertura. Se verán más como un equipo que como un par que sale.

Apreciarás más la amabilidad.

Cuando te encuentres con esa persona capaz de brindarte bondad sincera, será una de las sensaciones más bonitas que podrás sentir; a partir de ahí, serás más agradecido de ser tratado bien. Y jamás darás por hecho el buen trato de tu pareja.

Eres más fuerte de lo que piensas.

¡Lo lograste! ¡Has sobrevivido! ¡Y te has vuelto a enamorar! Descubriste que te has superado a ti mismo y que, a pesar de las adversidades lograste salir adelante y salió la fuerza que ni tú imaginabas que tenías. A pesar de que sufriste un engaño, esto no representó el final de la felicidad, no olvides que siempre habrá más espacios para los buenos tiempos, y no sólo en las relaciones amorosas; sino en todo lo que rodea tu vida.

Infidelidad: Un mal necesario…

Broken pink heart is holding by hand on white background

El tema de la infidelidad quizá sea uno de los más polémicos dentro de la sociedad; ya que existen opiniones a favor o encontra de. Hay parejas que lo aceptan e incluso motivan a ejercerla y obviemente, otras que por ningún motivo están dispuestas a tolerarla. En la actualidad la infidelidad o la traición amorosa se ha convertido en el pan de cada día que “alimenta” la relación y si a esto se le auna las redes sociales, la infidelidad se transforma en un complemento amoroso.

Comunmente se cataloga a la infidelidad como la acción que daña e incluso rompe con la relación amorosa, ya que se quebranta una de las bases que sostienen a la misma y ésta es la confianza. El que la sufre puede llegar a experimentar cambios en su autoestima y sentimientos de culpabilidad, debido a que se bloquea completamente cualquier razonamiento y, se antepone el amor que se le tiene al infiel. Todo esto se origina inconscientemente para evitar el dolor que provoca.

Generalmente cuando dos personas deciden comenzar una relación, automáticamente se da por hecho que ambas deben de guardarse algo así como una especie de culto; es decir, no habrá traiciones por ninguna de las dos partes. Pese a eso, no hay que olvidar que, el ser humano es un ser social por naturaleza, y éste necesita interactuar constantemente con aquello que forma parte de su contexto. Por ende, la infidelidad puede ser considerada una manera de llevar a cabo ésta interacción. Por otro lado, los sujetos a pesar de contar con cierto nivel de raciocinio, no dejan de ser parte del mundo animal y, la infidelidad es una forma de exteriorizarlo debido a que forma parte del instinto pasional humano y que por miedo a ser juzgado por la sociedad lo reprime.

Ahora, si nos enfocamos en los pensamientos e ideales de cada individuo, sabemos que estos pueden ser influidos y cambiados; por lo tanto, ¿Cómo puede existir la fidelidad hacia otra persona si no se es fiel así mismo? A pesar de que en este caso se habla del respeto dentro de una relación de pareja, al final todo lo mencionado anteriormente concuerda y tiene que ver con la manera en la que los seres humanos ejercen la fidelidad en el contexto que sea.

Este artículo no está a favor ni en contra de la infidelidad. Lo que se pretende es hablar de ello no sólo enfocándose en lo que se dió o no dentro de la relación, en si fue o no culpa de alguno de los dos o de ambos, sino también desde el punto social, personal y natural.

Al final y a pesar de la educación y los valores inculcados en la vida de cada individuo, esta es una acción que puede llegar a invadir tu relación por los factores que sean y depende de ti si lo aceptas o no. Lo importante es comprender que la traición forma parte del ser humano y que “pertenecer” a alguien es una utopía.

Los individuos se entregan una y otra vez así mismo, a otros. No pueden dejar de involucrarse. No pueden dejar de sentir y hacer sentir.

¡Nos vemos en el próximo artículo!