Archivo de la etiqueta: mujeres

Cómo confesarle a tu pareja que has estado fingiendo… Orgasmos

Sabes perfecto que en esta ocasión no tienes chance de dejarte llevar, pero quieres darle gusto a tu chico y decides fingir para que el acto acabe pronto y puedas ver tu serie favorita, ir a comer algo o hacer algo, lo que sea.

No importa la razón o razones por las cuales finjas, si tienes vagina en algún punto de tu vida has tenido que hacerlo.

80% de las mujeres han fingido un orgasmo y un 40% lo hacen regularmente. Mientras fingir se hace con las mejores intenciones, todas sabemos que es lo peor que puedes hacer, el 60% de los hombres piensan que una mujer ha fingido con ellos.

Fingir placer puede acabar mal, puede hacer que exista un hueco de insatisfacción enorme porque ninguno de los dos está explorando ni haciendo lo correcto para llegar al clímax. Lo mejor que puedes hacer es ser honesta con tu pareja, explicarle lo que está pasando y juntos buscar una solución, acuérdate que él no es el responsable de tus orgasmos, es sólo una parte de ellos.

Demuéstrale a tu pareja que serás honesta de ahora en adelante y que juntos buscarán algún método o lo que sea para poder llegar al clímax juntos y disfrutar de una buena sesión de sexo.

43% de los hombres han confesado fingir un orgasmo, de aquellos que lo hicieron, 53% están casi seguros que su pareja se dio cuenta.

Finalmente, es importante quitar la presión de ambos y entender que no siempre que haya sexo significa que siempre habrá un orgasmo, y en realidad no hay nada malo con eso.

 

Anuncios

Mujeres con humor de hombre

No importa cuántos años pasen, la sociedad siempre será machista y el humor entra en esa categoría. Hay cosas que “las niñas bien” no podemos decir, les juro, resulta que hay un vocabulario para señoritas y otro para hombres.

Me considero una mujer con humor de hombre, me gusta usar palabras sucias y reírme de cosas banales, me gusta decir todo lo que una mujer no puede decir y así me siento bien y soy feliz.

Sin embargo, ser una mujer con humor de hombre no es cosa fácil, las mujeres se te quedan viendo raro y los hombres se sorprenden y muchas veces no para bien.

Si tú eres una mujer con humor de hombre te felicito por ser auténtica y por no dejarte llevar por el estereotipo de niña bien o señorita o como sea, pero, no todo puede ser risa y diversión, ya que muchas veces nos enfrentamos a situaciones un poco difíciles, pero bueno, es el precio que debemos de pagar ¿Te han pasado?

1. Tu novio se ríe muchísimo contigo, pero cuando estas con su familia quiere que te comportes.

A tu novio le encanta que seas auténtica y te muestres tal y como eres, pero lógicamente su madre o su familia no entenderían tu humor negro, así que lo mejor es guardar un poquito de silencio, sólo poquito.

2. Tu mamá desea que cambies

Cada que dices una mala palabra tu mamá está detrás de ti para decirte: “Con esa boquita no encontrarás a un hombre.”

3. Eres una loca, pero un hombre es divertido

Un hombre con humor pesado puede ser lo más divertido del universo, pero nosotras, por el hecho de ser mujeres, somos lo más controversial de la historia.

4. Lo mejor que te puede pasar es encontrar a alguien como tu

La vida es hermosa y desde la prepa puso en mi camino a una mujer que es igual que yo y no tienen una idea de la divertida que nos damos cada que platicamos.

5. Te preocupa la primera impresión que das

Obvio no puedes andar por la vida mostrándote 100% tú y hay momentos en los que tienes que “comportarte” como la mujer súper femenina y delicada que eres; sin embargo, a veces el verdadero tú sale a la luz y la frase “Ay disculpa” es el top de tu vocabulario.

Mujeres fáciles

Si por vivir mi vida sexual plenamente y sin tapujos me consideran una zorra; bueno, no soy zorra, soy zorrísima.

En el mundo hay muchas clases de mujeres, las buenas, las malas y las peores; más aún cuando se trata de sexo y brincoteos entre sábanas.

La soltera

Los hombres gozan de completa libertad para poder tener el número de mujeres que quieran y para lo que quieran, pero para una mujer tener más de un hombre está prohibido. Nosotras no podemos tener más de dos penes formados porque automáticamente nos convertimos en unas putas, zorras, desalmadas (ya exageré). Oigan, nosotras también podemos (y queremos) portarnos mal con hombres y más si sabemos que no vamos a llegar a nada serio.

La todos míos

Estas mujeres tienen el derecho de agarrarse a quien quieran, siempre y cuando no afecten a terceras personas. Me causa un poco de estrés aquellas personas que descubren que su pareja les fue infiel y enseguida culpan a la mujer, como si a ellos los hubieran amenazado, ¡Por favor! Recuerden que para bailar se necesitan dos.

La caliente

Las mujeres no podemos ser hot ni sensuales porque “no aplica con nuestro perfil.” ¡Gente mocha sáquese! No siempre nos debemos dar a desear, nosotras también tenemos nuestro corazoncito y claro, nosotras también tenemos ganas.

La ojo alegre

Está claro que si andamos con un chavo, nosotras no podemos controlar quién y cómo lo ven las demás mujeres. Lo mejor que podemos hacer es sentirnos orgullosas de que tengamos a nuestro lado a ese hombre que levanta miradas en cualquier lugar.

Sólo me queda decir una cosa: ¡Enjoy! Sin dejar de ser responsables y sobre todo, sin faltarse al respeto ni a ustedes ni a los demás.

 

¿Celulitis vaginal?

Ya sé, yo también me quedé así de: ¡¿Whaaat?! Me puse a investigar y aunque no lo creas existe la celulitis vaginal, médicamente conocida como foliculitis vaginal. Lo que la ocasiona es la infección de los folículos pilosos y obviamente aparece en la zona genital por depilar el vello púbico, principalmente en la zona de la vulva y los labios vaginales.

¿A qué se debe?

  • Infección por bacterias.
  • Uso de ropa interior ajustada.
  • Depilación.

¿Cómo combatirla?

  • Mantén una higiene diaria. Te recomiendo que utilices jabones que mantengan el PH natural de la zona.
  • No utilizar ropa muy ajustada.
  • Evita totalmente depilarte.

Lo mejor que puedes hacer es acudir a tu ginecólogo para que te medique un tratamiento limpiador con productos antibacterianos o antifúngicos en los casos más leves, que son los más habituales. En las situaciones más graves se pueden combinar estos fármacos con antibióticos o antibióticos orales. También son frecuentes los antihistamínicos para la inflamación y la picazón.

Imagen: peru.com

¿Con cuantos te has acostado?

Siempre insistiré en las etiquetas que como mujeres tenemos, mismas que no terminarán jamás aunque la sociedad se regenere y se haga más liberal, más abierta. Lamentablemente es algo con lo que viviremos y más perteneciendo a la cultura mexicana. ¿Eso es malo? No, no lo es en absoluto, porque ese es uno de los miles de significados culturales de nuestro país, en pocas palabras: “Así nos tocó vivir”. No obstante; el hecho de que seamos catalogadas como “algo” no quiere decir que ese sea nuestro valor como mujer, nuestra esencia. Para entenderlo mejor vayámonos a los números.

La fascinación que se tiene por los números es tal, que todos tenemos uno, siempre, ya sea grande o pequeño, pero pareciera que jamás será el correcto por su pausada o en otros casos acelerada manera de aumentar. Por lo tanto, no existe una respuesta correcta o incorrecta. Si hablamos de cantidades y más refiriéndonos al sexo, jamás estableceríamos una cantidad “buena” o “mala” de hombres con los cuales debemos o debimos acostarnos a estas alturas de nuestra vida.

La vida se basa en prueba y error, a pesar de que te equivoques 10 20 30 o mil veces, lo que importa es que al final llegarás al camino -o hombre- ideal para ti que no sólo cubra una necesidad física. ¿Qué sucede cuándo nos sentimos mal por el número de hombres que han pasado por nuestras sábanas? ¿Realmente un número es lo que nos define o cataloga? Tristemente nos seguimos arrepintiendo por las decisiones que, en su momento se consideraron correctas pero que después de hacerlas queremos meter la cabeza en la tierra como avestruz porque no podemos con el remordimiento. ¿Por?

La sociedad nos ha enseñado a manejar una “doble moral” la de la mujer recatada y la de la mujer “rebelde”. De hecho, hay una frase que seguro conoces, dice así: “Ser una dama en la mesa y una puta en la cama.” Nos encontramos dando vueltas en un círculo vicioso en el cual las únicas que salimos perdiendo somos nosotras. No existirá una cantidad correcta, lo que sí habrá es una autoestima hasta el suelo y claro, millones de etiquetas que nos bombardean.

Conclusión: El número de experiencias, de vivencias, de errores, de aciertos, de one night stands, de todo lo que hemos hecho NO es lo que nos define como mujeres, por una simple y sencilla razón: NO SOMOS UN NÚMERO. Sólo aquellas que disfrutan de su vida lograrán encontrar lo que quieren. 🙂